Carreras hay muchas, vida una sola

La hípica es un deporte de pasiones, transversal, que es seguido por una incalculable cantidad de personas en todo el mundo, que nos entrega muchas emociones, alegrías, triunfos, como así también episodios de profunda tristeza.

 

.
Es así como hace unos pocos días atrás fuimos testigos de la partida de uno de los integrantes que forman parte de esta. Estos momentos nos recuerdan la fragilidad que presentamos y en la cual nos desenvolvemos día a día en un deporte de extremo riesgo.

Cuando ocurren estos eventos indeseados, es cuando nacen muchas reflexiones que pocas veces son resueltas. Nos recuerda el peligro que estamos enfrentados, tanto animales, jinetes, cuidadores, preparadores y veterinarios, en el desarrollo de esta actividad. Pero hay algo mucho mas importante que nos motiva a seguir en el desarrollo de nuestra hípica, que es la gran pasión que todos presentan. Una pasión que envuelve a todos los estamentos, que lleva a tratar de lograr aun mejores rendimientos, desarrollar campeones y mejores espectáculos. Aquí es cuando no tenemos que olvidar que en la búsqueda de mejores performances no debemos superar los límites físicos que tanto el animal como los jinetes presentan ya que siempre hay que considerar el concepto de que carreras habrán muchas vida una sola.

Espero que la partida de otro mártir de la hípica no sea en vano y saquemos todos lecciones de esta. Lecciones para poder lograr un desarrollo en buena ley de este hermoso deporte y recordando que tanto los animales como humanos, somos seres vivos y que por lo tanto tenemos límites y estos no deben ser extralimitados, ya que de un  momento a otro la vida se encarga de recordarnos lo frágiles que somos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales