Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Lectura   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Campaña Electoral   ·   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Muerte



Una fiesta con poco futuro


Inicio > Economía
03/06/2011

1575 Visitas






La política monetaria laxa implementada por la Reserva Federal y la aparición de China como el gran comprador de productos primarios, dotaron al mercado internacional de liquidez y demanda, empujando los precios internacionales hacia arriba. Tal situación ha implicado un importante incremento en la entrada de divisas a los países productores alimentos y materias primas como Argentina u otros países latinoamericanos. Pese a que muchos de ellos experimentaron históricas tasas de crecimiento, no todos han tenido la misma performance en materia económica. Algunos, como Chile y Brasil, lograron dar señales de credibilidad al mundo lo que les permitió concentrar un gran nivel de inversiones y empezar a perfilarse como grandes referentes del continente, pero otros no hicieron lo mismo.







La política monetaria laxa implementada por la Reserva Federal y la aparición de China como el gran comprador de productos primarios, dotaron al mercado internacional de liquidez y demanda, empujando los precios internacionales hacia arriba.Tal situación ha implicado un importante incremento en la entrada de divisas a los países productores alimentos y materias primas como Argentina u otros países latinoamericanos. Pese a que muchos de ellos experimentaron históricas tasas de crecimiento, no todos han tenido la misma performance en materia económica. Algunos, como Chile y Brasil, lograron dar señales de credibilidad al mundo lo que les permitió concentrar un gran nivel de inversiones y empezar a perfilarse como grandes referentes del continente, pero otros no hicieron lo mismo.









Quien merece párrafo aparte es Argentina, que si bien gozó de niveles de crecimiento excepcionales, mantuvo una política económica retrograda y poco ortodoxa que hizo de su crecimiento algo no sustentable. Mientras los países vecinos se concentraron en políticas de ahorro e inversión, el gobierno argentino apeló a elevados niveles de gasto público para incentivar el consumo y así agregar unos puntos adicionales a la tasa de crecimiento.  Ya sea por medio de cuantiosos subsidios a empresas para mantener precios bajos o grandes transferencias a personas para financiar el consumo, el país ha terminado sufriendo una fuerte exacerbación en la tasa de inflación, obligando a hacer algunas correciones en el "modelo" que nunca se llevaron (ni se llevarán) a cabo.











Las complicaciones en una economía inflacionaria son varias. Entre ellas, se suele confundir aumentos de precio con una mayor demanda lo cual puede llevar a tomar decisiones de inversión erróneas. El horizonte de planificación empresarial se llena de incertidumbre, provocando distorsiones en la asignación de recursos y un uso menos eficiente de los mismos. El problema empeora cuando el público descubre que la única forma de evitar que su ingreso pierda valor es consumir antes de que los precios sigan aumentando, es entonces cuando la velocidad de circulación del dinero se acelera (la cantidad de veces que cambia de manos en un período determinado), acrecentándose también el ritmo de crecimiento de la tasa de inflación .





Este escenario es sostenible en la medida que las exportaciones sigan aportando recursos a las arcas fiscales, lo cual depende en gran medida de los elevados precios internacionales que en la actualidad ostentan los commodities agrícolas que exporta la Argentina.





Hoy en día, nuestra economía está creciendo por encima de su potencial, es poco productiva y está "tirada" por el consumo, por ende, en la medida que cese o disminuya lo recaudado por exportaciones no se podrá subsidiar a las empresas para que mantengan precios bajos ni financiar el consumo  de las familias de recursos bajos. Cuando el contexto internacional deje de ser el mismo, la economía argentina sufrirá un duro golpe con la realidad. Es un colapso que se puede evitar, o por lo menos amortigüar el golpe y reducir los costos sociales, políticos y económicos. Pero esto último sólo será posible si se corrige el rumbo, es decir, si se deja de financiar toda esta fiesta de consumo que no es más que un estado de bienestar pasajero. Es hora de llevar a cabo un "sinceramiento" de la economía si se quiere evitar la catástrofe, pero hasta el momento ni la sociedad ni las autoridades parecen preocupadas por la tormenta que se avecina.



* Primera imagen extraída de www.urgente24.com









Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22620 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora