Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Política   ·   Moralidad   ·   Feminismo



Carroñeros alerta para regresar al gobierno


Inicio > Política Nacional
12/07/2013


1037 Visitas



Al pueblo, sin color político, hay que temerle si se le exige y a cambio recibe la impresión inequívoca de que los gobernantes asumen el costo de la corrupción al precio de los sacrificios del ciudadano.


Cuando la descompensación entre lo exigido y lo aportado, deja en evidencia la ineficacia de de un Gobierno; cuando las directrices de mandato se basan en la imposición subyugando a quienes mantienen la estabilidad social en silencio… esa inmensa mayoría que no se desgañita en las calles con argumentaciones demagógicas o sectariamente parasitarias; cuando se desoyen las advertencias del sufrimiento y las protestas de la mermada paciencia, es cuando el pueblo decide en la rebelión el destino de sus esperanzas.

Si  quien manda desobedece el consejo de la gente- harta de las presiones-, redundando  en las estrategias de la explotación, la ciudadanía ha de ser consciente de su poder exigiendo en la desobediencia civil el sacrificio de sus políticos. Esa rebelión es su poder y su derecho.

La Administración pública en España es un objetivo muy a propósito para defenderse  con la rebeldía y obligar a los políticos a desmantelar la corrupción que se financia, mediante la insoportable presión fiscal y la persecución conminatoria contra el ciudadano.

La corrupción política no tiene fondo, el bolsillo de los gobernados, sí.

Sin embargo, España no es un país que se deba regir por la apariencia sutil de las condiciones socio económicas que padecemos saliendo del abismo al que nos abocó Rodríguez Zapatero. No podemos dejarnos llevar por la ira ahora, sin reflexionar sobre los orígenes de nuestros males sobrevenidos en el 2004.

Montar en cólera acerca de pecados menores prescritos en el 2001, y aún no demostrados porque los originales de la contabilidad de Bárcenas carecen de pruebas de recepción del dinero, podría ser la excusa perfecta para intentar derrocar un gobierno y soportar el regreso de estos manipuladores del socialismo que son la verdadera y fatídica consecuencia de que el golpe de estado que trajo el zapaterismo tuviera triunfal engaño para desmantelar institucional y económicamente  a España.

No hay que guiarse por las apariencias ya que los parásitos verdaderamente dañinos, aguardan para roer los huesos que descoyuntaron durante ocho años. La  pieza servida a la carroña nos metería en peores lodazales e inmundos laberintos, con estos serviles hijos de Satanás prestos a seguir despiezando el territorio nacional y sembrar un destructivo sectarismo del que ya fuimos víctimas mediante el latrocinio y el crimen de sangre encubierto.

No sería extraño que pretendieran una moción de censura por cuestiones menores frente a las criminalidades que ellos cometieron; sin parasitar desde el mandato nada es igual y el sectarismo ha de alimentarse de la demagogia hasta que se pueda instaurar la sopaboba permanente. En ello están.



Los males, al desaparecer el nefando Zapatero, se fueron paliando. Por lo pronto, Rajoy libró a los ciudadanos de un rescate europeo que habría supuesto hipotecar nuestro potencial económico sine die. En tanto se dirimen las responsabilidades judiciales, no perdamos de vista la corrupción criminal e inmisericorde que el PSOE ha practicado desde el poder contra la vida del pueblo. No caben estupideces, ligerezas, sucias demagogias acostumbradas por criminales impunes. Mejor guiados ahora que en manos de torpes, analfabetos, oscurantistas, necios y estafadores sin ninguna vergüenza que durante ocho años nos llevaron a la destrucción con el inicio de una matanza que, siendo un golpe de estado, algunos se encargaron de encubrir en una sociedad enferma de ignorancia, cuyas instituciones adolecen de pútrida naturaleza servil a intereses ocultos practicados contra nuestras existencias.

Así que cuidado con los rebuznos indignados de quienes más debieran callar la boca; los caraduras y criminales que no enmudecen nunca,  conscientes de que la trampa al servicio de la política es un arte que dominan a la perfección.

No más engaños ni estafas de los mayores forajidos que jamás pasaron por el gobierno con tanta iniquidad como impunidad, destrozando el PIB en el siglo XX del felipismo y el XXI del zapaterismo, engañando a un país que se muestra asolado después del paso de un socialismo acostumbradamente rastrero. No más ligerezas y mantengamos identificados y sin olvidar a los causantes de nuestros males y la muerte de nuestras esperanzas después de trabajar durante décadas para que unos miserables nos robaran lo ganado a pulso pensando, ingenuos somos, que existía un mañana.

No olvidemos, pese a que campan a sus anchas sin castigo a sus fechorías, quiénes son los verdaderos culpables de que en poco tiempo destruyeran una España que no reconoce ni la madre que la parió, como en su día dijo un sinvergüenza llamado Alfonso Guerra. Malditos sean que lo consiguieron estos malhechores  de siempre que siguen los postulados de un criminal Pablo Iglesias ¿Qué esperar de las alimañas?

Pablo Iglesias, fundador del PSOE, lacra histórica de sinvergüenzas disimulados en democracia, decía:



“Para aquellos que no hayan estudiado bien estas cuestiones, aunque muchos lo sabrán, diré que el partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales,... esta aspiración lleva consigo la supresión de la magistratura, la supresión de la iglesia, la supresión del ejercito y la supresión de otras instituciones necesarias para este régimen de insolidaridad y antagonismo... Este partido... está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad,... cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones…”

Así nos fue a todos.





Etiquetas:   Corrupción   ·   PSOE

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18436 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora