Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Moralidad   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Las nuevas figuras políticas de Quintana Roo


Inicio > Política Nacional
11/07/2013

779 Visitas



Siguiendo con el análisis de los saldos que arroja el pasado proceso electoral local en Quintana Roo, corresponde ubicar a los verdaderos triunfadores y derrotados, porque ni todos lo que perdieron salen completamente vencidos, ni todos los que ganaron son auténticos vencedores.


Es una cuestión de perspectiva, que implica el surgimiento y posicionamiento de quienes en adelante serán las figuras políticas del Estado, los que simplemente ocuparan espacios de relleno en el cumplimiento de una asignación y los que aun en la desventaja, mantendrán vigencia y perspectiva de futuro.

Finalmente los que fracasaron rotundamente y lo perdieron todo, espacio, influencia y oportunidad, como sucede claramente con los hermanos Alicia y Julián Ricalde y Gregorio Sánchez.

En principio el gran ganador es el Gobernador Roberto Borge, sin lugar a dudas la operación política conducida personalmente por el, se refleja en los números que son arrasadores y no dejan oportunidad al revire.

Roberto Borge se convierte en el gobernador priista de Quintana Roo, más exitoso en función de los resultados electorales, entendiendo las condiciones actuales y el clima de apertura política y alternancia nacional.

Antes se ganaba todo por descontando, desde el gobierno de Mario Villanueva Madrid, ningún mandatario quintanarroense pudo lograr tener todos los municipios y escaños al congreso, que además ahora son mas.

El resultado le otorga el más amplio margen de maniobra, un control absoluto del congreso y las alcaldías, sumado al que ya tenía en las delegaciones federales, de tal suerte que mas allá del privilegio de su posición, es hoy quien concentra todo el poder en el Estado.

Por supuesto que el resultado aun y cuando no era prioritario para la Presidencia de la Republica, mas ocupada en mantener vivo el Pacto por México, le da al Gobernador una dimensión de mayor influencia ante el poder central.

Los saldos de la jornada lo convierten por encima de la definición por descontado, en el único interlocutor político ante el gobierno federal, de tal suerte que será solo él, quien tenga el privilegio de proponer y definir las siguientes candidaturas de su partido en los próximos procesos por venir.

Ahora bien hablando de quienes obtuvieron las alcaldías, los que realmente trascienden son Paul Carrillo, Agapito Magaña y Mauricio Góngora, los dos primeros porque ambos recuperan sus municipios de manos de sus rivales.

En el caso de Carrillo y Góngora porque por el tamaño e importancia de sus ayuntamientos, se convierten decíamos en las nuevas figuras políticas de la entidad.

En ambos casos, dada la envergadura de su encargo, naturalmente tienen que ser vistos como las cartas fuertes del priismo para la próxima sucesión, aunque no sean los únicos porque el Diputado Federal Raymundo King también está en esa lista.

Nos referimos a ellos, porque dentro del grupo de funcionarios públicos, los que están ocupando cargos en las administraciones federal y estatal, no hay mucha tela de donde cortar.

Los otros alcaldes simple y llanamente se encargaran de administrar, porque no tienen mayor potencial ya sea por su propia personalidad, o por el tamaño de sus demarcaciones.

En ese grupo esta Eduardo Espinosa Abuxapqui, quien aun ganando recibió la votación más baja para un alcalde de la capital del estado, signo inequívoco de que su victoria fue de partido y no personal.

Además de que tendrá que lidiar con un municipio en bancarrota, Abuxapqui ya vio pasar sus mejores momentos, en los que por su ambición dilapido alianzas que ya no podrá restaurar, su magro capital político no le alcanzara más que para transitar en la ignominia.

En el caso de los Diputados, sobresale y por mucho José Luis Toledo, que como candidato fue quien recibió proporcionalmente el mayor porcentaje de votación de todos los contendientes incluso a las alcaldías.

Situación que confirma la base de popularidad que lo acompaño en la campaña y que justifica plenamente el hecho de considerarlo como una figura política local trascendente.

Chanito Toledo tiene ahora además de las características necesarias, un trascendente apoyo popular que lo hace desde ahora el virtual único aspirante a la candidatura para la próxima presidencia municipal de Solidaridad, eso claro si es que el Gobernador no lo incluye en la lista por la sucesión mayor, lo cual no se puede descartar.

Claro que no todos los que alcanzaron la diputación tendrán la misma dimensión, porque muchos de ellos solo serán parte de un contingente uniforme, sin el mayor distingo.

De algunos de ellos como Remberto Estrada, Arlet Molgora, Maritza Medina y Mario Machuca por ejemplo, no hay nada que esperar, mientras que de Maribel Villegas ahora como priista temporal, seguramente si tendremos noticias.

Villegas solo le es fiel a su ambición, por tanto la Cámara de Diputados solo será una plataforma desde donde impulsarla, nada más, como sucederá también con algunos panistas y perredistas que llegaran por la vía plurinominal.

Finalmente como señalábamos al principio, los grandes perdedores de la contienda, que para ellos no fue una batalla sino la guerra completa, son los hermanos Ricalde y Gregorio Sánchez, quienes materialmente lo perdieron todo.

Los Ricalde el poder, el dinero y la influencia partidista, Sánchez Martínez el último resquicio de su vanidad, en su caso la última oportunidad política, toda vez que ya con la realidad a cuestas, su peso especifico desapareció por completo.

Porque aquí el asunto es que si cualquiera de los tres, lo cual no se puede descartar, intentaran retornar al proceso político, el costo de las facturas pendientes no les dejara poder hacer gran cosa.

Los tres dilapidaron el capital político que en su momento pudieron amasar, hoy este llego a su fecha de caducidad y por ende, no se puede ni se les debe considerar para efectos de la reconstrucción de sus partidos.

Se volvieron material de desecho a causa de sus propios errores, una ambición desmedida combinada con una cerrazón, producto de la arrogancia y la falta de talento político.

Visto así, el grupo de figuras políticas con todo y el gran número de actores que participa, se reduce considerablemente a unos cuantos, que primero por posición y segundo por expectativa, serán los elementos a seguir y juzgar, por lo que bien valdrá la pena dedicarles a ellos la siguiente entrega de este espacio la próxima semana.

 

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Gobierno   ·   Partidos Políticos   ·   Quintana Roo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18774 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora