Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Psicología   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



El nuevo panorama político de Quintana Roo


Inicio > Política Nacional
09/07/2013

854 Visitas



El contundente resultado de las elecciones locales del domingo, dejan como saldo varias lecturas, mismas que transforman radicalmente el panorama político de la entidad hacia el presente y por supuesto también hacia el futuro.


Por eso y antes de analizar lo que paso en la elección, vale la pena vislumbrar los escenarios por venir y como estos van a influenciar el desarrollo político y social de la entidad.

Hay que empezar por decir que desde la gubernatura de Mario Villanueva Madrid en la década de los noventas, el PRI no había tenido todas las presidencias municipales y la mayoría absoluta en el congreso.

Contra cualquier pronóstico, aun sabiendo con antelación que el priismo obtendría en esta ocasión excelentes resultados, el carro completo, con excepción de un solo distrito de quince y las diez presidencias municipales, es una victoria arrasadora.

Esto por supuesto le otorga al Gobernador Roberto Borge, el mayor margen de maniobra posible, un completo predominio producto de la operación política, que hay que reconocerle y que en este caso ni siquiera sus más acérrimos detractores le  podrán escatimar.

Roberto Borge va a gobernar la segunda mitad de su mandato sin oposición, porque esta no solo perdió los espacios necesarios para hacer contrapeso, sino porque se quedo sin líderes visibles.

El rotundo fracaso de los hermanos Alicia y Julián Ricalde dejan en la orfandad la fuerza política tanto del Partido Acción Nacional como el de la Revolución Democrática respectivamente.

Adicionalmente la clara derrota de Gregorio Sánchez, finalmente sepulta las ambiciones tanto del personaje como de los grupos que en su momento por conveniencia lo secundaron.

Esto por supuesto infiere que en adelante, las figuras políticas necesitaran un mayor fondo en la búsqueda de las simpatías populares, porque una de las lecciones de esta elección, es lo que parece el final de la participación y la oportunidad para los que se creen así mismos iluminados.

De tal suerte que la forma de hacer política tendrá pues una modificación, misma que va a privilegiar el trabajo de los partidos políticos, por encima de la irrupción de los personajes en lo individual, así como de los grupos.

Estos partidos, principalmente el PAN y el PRD, tendrán por necesidad que replantearse, empezar materialmente de cero, buscar nuevos liderazgos que permitan el proceso de reconformación, pero sobre todo de autentica representación.

En tanto eso sucede, porque hay que entender que no va a ser en automático y el proceso para logarlo será complicado y de entrada no garantiza que los resultados sean positivos, el régimen priista fortalecido buscara una consolidación integral.

En este contexto, el régimen administrara decíamos con todas las presidencias municipales, la mayoría absoluta en el congreso, sin omitir las delegaciones del gobierno federal, un escenario ideal para su causa.

Por supuesto que esto conlleva dos vertientes, la primera se relaciona precisamente con la administración gubernamental en lo que se refiere a la aplicación de presupuestos y el desarrollo de programas.

La otra que de alguna manera se deriva de la primera es la parte eminentemente política, la que tiene que ver con la perspectiva electoral futura, tanto para la próxima elección federal, como en su momento para la sucesión gubernamental y la renovación de alcaldías y el congreso.

Porque no cabe ninguna duda de que en función de los resultados obtenidos el domingo, el régimen empezara desde ya a preparar como asunto prioritario las siguientes competencias electorales, considerando la oportunidad para mantener el predominio.

Con esos argumentos, por principio de cuentas el Gobernador Roberto Borge tendrá el espacio y la tranquilidad para planear y preparar los proyectos políticos para ese objetivo.

Dados los resultados y considerando las características de los mismos, recuperar Cancún significo un triunfo extraordinario, con todo y el altísimo índice de abstencionismo, el margen de la victoria fue contundente.

Siendo así hay que considerar que desde ahora, habrá que tomar en cuenta que la ejecución del poder, se concentra por definición únicamente en la figura del Gobernador y en todo caso la expectativa se distribuye solo en algunos elementos.

Esto porque es facultad del Gobernador en su calidad de máximo jefe de su partido, impulsar los proyectos que sean de su interés, bajo las reglas y parámetros que el imponga, sin importar las posiciones que los aspirantes al futuro ocupen.

De tal suerte que si bien la atención se va a centrar en Paul Carrillo y Mauricio Góngora, Presidentes Municipales electos de Cancún y Solidaridad, no se puede dejar de lado tampoco la exitosa participación del Diputado Federal Raymundo King como Coordinador general de la campaña del primero.

Claro que eso es resultado decíamos de una perspectiva que conlleva la posición, sin embargo esta no es suficiente para dar rienda suelta a una campaña anticipada, como ya se postula en los grupos políticos priistas.

Si bien es cierto que el tiempo es relativo en ese sentido, lo importante será observar cómo y cuando el Gobernador Borge va a autorizar y encauzar los movimientos subsecuentes.

En el nuevo panorama político de Quintana Roo, con la oposición materialmente en extinción y sin liderazgos importantes, el desarrollo de la política corresponde al régimen.

El régimen obedece a reglas y formatos propios, la tarea en adelante será construir los escenarios para las próximas contiendas, en ello influye la obra de gobierno y por supuesto la construcción de la figuras.

En esta dinámica hay que entender que nada sucede antes del tiempo establecido, que todavía falta mucho tiempo para las siguientes etapas y que sin duda, primero hay que cumplir con las expectativas.

Como sea, no se puede imaginar una mejor situación para la causa del régimen priista, que si bien es cierto que tiene por delante muchos temas de gobierno que resolver, al menos ahora podrá hacerlo sin la distracción que implica la oposición.

Al menos en el nuevo panorama de la política quintanarroense, el resultado de la elección va a favorecer la estabilidad, precisamente la que se necesita para concentrarse en solventar sus pendientes esenciales, porque la parte política, gracias a la operación encabezada por el Gobernador, ha sido resuelta ya.

 

twitter@vazquezhandall

Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Quintana Roo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18749 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora