Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Las Deudas y la Calidad de Vida: Finanzas Personales para Todos (2/6)


Inicio > Economía
09/07/2013


2400 Visitas



¿Las deudas son malas? ¿Cuándo sí debo endeudarme y cuándo no? ¿Para qué deben utilizarse las deudas? ¿Qué significa vivir de acuerdo a mis posibilidades?


2. El endeudamiento:

En mi artículo previo de finanzas personales, le comenté sobre la necesidad de que todos realicemos un diagnóstico de nuestra salud financiera, a efecto de poder diseñar un plan financiero a la medida de cada persona. Esto nos ayuda a maximizar el valor de nuestro patrimonio y a alcanzar nuestras metas económicas.

En consecuencia, hoy abordaré el tema del endeudamiento y algunas recomendaciones para administrarlo con eficiencia y de acuerdo a las prioridades de cada quien.

Inicio con una pregunta, ¿Las deudas son malas? Opino que son iguales que los alimentos, es decir, para que no afecten nuestra salud, debemos cuidar dos aspectos importantes: la cantidad y la calidad.

Vamos con la cantidad. El monto de deudas que adquirimos, debe ser acorde a nuestros ingresos y capacidad de pago. Quienes se endeudan por encima de sus posibilidades, destruyen su potencial de crear patrimonio, y afectan su salud financiera y su calidad de vida.

¿Por qué? Pues porque entre más endeudados estemos, mayor cantidad de nuestros ingresos tendremos que destinar al pago de dichos adeudos. Esto propicia que no podamos dirigir nuestro dinero a la construcción de un patrimonio y/o al disfrute de nuestra vida.

Entonces, ¿Qué cantidad de deuda se debe tener? La teoría financiera maneja diversos esquemas, todos de acuerdo al perfil y prioridades de cada persona. Para ponerle números, le doy un dato que le ayudará a iniciar su diagnóstico: el pago mensual de todas sus deudas, absolutamente de todas, no debe ser superior al 20% de sus ingresos netos mensuales. Fíjese que dije netos, es decir, lo que efectivamente le depositan. Según el caso, puede ser aceptable un 25%, pero no es recomendable más.

¿Qué hacer? Fácil, en una columna, anote absolutamente todos sus adeudos y sume el importe de ellos. En la columna de enseguida, anote el pago que debe realizar mensualmente por cada uno de ellos y súmelo también. El resultado de esta segunda columna, compárelo con el total de sus ingresos netos mensuales. Si el resultado es superior a los porcentajes del párrafo previo, seguramente usted tiene un problema de endeudamiento.

¿Y si el resultado es menor a los porcentajes mencionados? Pues implica que usted no tiene un problema de cantidad de deuda, pero aún no significa que esté manejando su deuda con eficiencia, con calidad.

Hablemos ahora de calidad. La calidad responde a una pregunta simple ¿Para qué utilizamos el dinero de la deuda? Aquí el planteamiento es tajante. Si usted pide prestado para comprar bienes que le agreguen valor de largo plazo a su patrimonio, entonces su deuda es de calidad, y lo es porque le ayuda a fortalecer su capital, a robustecer su hacienda, su riqueza.

¿Algún ejemplo en específico? Claro, créditos para adquirir bienes inmobiliarios; y créditos utilizados para invertir en algún negocio cuyo rendimiento sea superior al costo del mismo crédito. Es todo. Salvo algo muy particular, en finanzas personales no hay más ejemplos. Los especialistas en estos temas, solamente aceptan el crédito hipotecario, es poco común ver que recomienden algo distinto. Quien esto escribe, coincide con ello.

¿Y todos los demás tipos de deudas? Sencillo, se trata de deudas de baja calidad. Los créditos automotrices; las tarjetas de crédito; los préstamos de nómina para adquisición de ropa, vacaciones u otros consumos; y demás productos similares del mercado, son deudas de baja calidad.

¿Por qué? Lo reitero, porque los bienes que se adquieren con ellos, no le agregan valor de largo plazo a nuestro patrimonio, no contribuyen a que nuestro dinero mejore nuestra calidad de vida. Al contrario, son créditos que nos obligan a destinar nuestros ingresos al pago de intereses. Nuestro dinero se pierde en bienes o artículos de corta duración, satisfactorios en lo inmediato tal vez, pero que no agregan valor de largo plazo en el capital.

¿En resumen? Lo rentable y eficiente; la manera recomendable de administrar el endeudamiento para lograr éxito financiero de manera sostenida y a largo plazo; consiste en que las deudas se adquieran sin sobrepasar la cantidad mencionada y que además se destinen a la adquisición de bienes de calidad, a bienes que le agreguen valor en el largo plazo al patrimonio.

¿Qué hago si de esto resultó que tengo un problema de endeudamiento? Resolver un problema de endeudamiento puede ser fácil o difícil, puede tardar algunos meses o incluso años, depende de la gravedad del caso. Sin duda requerirá de un rediseño en sus hábitos de consumo y de una reorganización de sus prioridades, pero no entre en pánico, no tome decisiones apresuradas. Le aconsejo que termine de elaborar su diagnóstico y que después se asesore con un experto en la materia.

¿Y si no tengo deudas, o si parece que no tengo ningún problema con ellas? Igual continúe con su diagnóstico, siempre hay áreas de oportunidad que nos ayudan a mejorar nuestra salud financiera, a potenciar el uso eficiente de nuestro dinero.

¿Cómo termino mi diagnóstico? El espacio se nos volvió a agotar, pero recuerde que aún nos falta por abordar varios temas al respecto. Mientras, le adelanto cuáles serán los siguientes tópicos a tratar:

1. Ahorro.

2. Presupuesto personal.

3. Inversiones.

4. Protección, los seguros.

5. Los demás que usted sugiera.

Amable lector, lo invito a que también me lea los domingos en El Heraldo de Chihuahua, en la sección Index, la columna se llama Valor Agregado y aborda temas financieros, siempre distintos a los aquí planteados.





Etiquetas:   Educación   ·   Finanzas   ·   Asesoría Financiera   ·   Estrategia de inversión   ·   Endeudamiento   ·   Presupuesto   ·   Ahorro   ·   Finanzas Personales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18772 publicaciones
4732 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora