Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Poesía   ·   Música



De No Creer


Inicio > Cultura
06/07/2013


1052 Visitas



Existen quienes son capaces de manipularnos al extremo. Hasta el mismo extremo de instalarnos creencias, para que luego ejecutemos nuestras acciones según esas creencias. Acciones individuales y colectivas completamente insólitas. Las que realizamos disciplinadamente, a pié juntillas. Cosas que verdaderamente, son de no creer. Cosas ante las que los miembros de la sociedad se muestran absolutamente obedientes y sumisos. Existiendo otras que son rechazadas de plano por no poder soportarlas.


La divisoria de aguas de las cosas que se aceptan sumisamente y de las que son rechazadas violentamente, dependen de dónde provienen esas cosas y de donde se originan las prescripciones. Pudiendo observarse muy frecuentemente, como la sociedad reacciona violentamente ante algunas situaciones de la vida cotidiana, cargando contra la autoridad constituida. Autoridad constituida contra la que se practica el tiro al blanco, con todos los objetos contundentes que se tienen a mano, expresando de esa manera su frustración. También lo hacen con insultos y descalificaciones de grueso calibre. Llegando a producir hasta la muerte de otras personas que se cruzan en el camino de la exteriorización de la violencia motivada por la frustración. Actuando en imitación de los que primero lo hacen. Imitando a esos quienes tiran la primera piedra. Que son en definitiva quienes encienden la mecha de la descarga violenta. Llegando luego a producirse reacciones en masa de quienes salen en identificación con quienes han transgredido.

Paralelamente, esos mismos jóvenes que no están dispuestos a soportar ninguna medida que provenga de la autoridad, estando dispuestos a ejercer la violencia si fuese necesario, no deteniéndose ante nada en determinadas circunstancias. Son capaces de aceptar mansamente los dictados de la moda que los hace vestirse como harapientos, con la ropa gastada y rota desde el origen. Es decir gastada y rota de fábrica. Vistiéndose con esa ropa que han comprado en ese estado de deterioro, porque es una moda aceptada por todos los de su edad. También existen ejemplos de personas que se visten con pantalones donde una de sus piernas es veinte centímetros más corta que la otra, porque es una  moda impuesta por quienes los manipulan. Vestimenta que es usada todavía por los payasos de circo, destinada a producir la hilaridad del público.

Eso no sería nada, si el fenómeno se detuviera en el aspecto de la vestimenta. Lo más grave, es que sigue con otras cosas mucho más fundamentales y significativas. Siguiendo con esas cosas de nuestra subjetividad que nos son impuestas para que nos las creamos. Fundamentalmente para que luego actuemos en función de esas creencias que antes nos inocularon. Siendo así como a siete de cada diez docentes latinoamericanos, les han hecho creer que su función no es transmitir conocimientos y por lo tanto, actuando en consecuencia con esa creencia, no los imparten. Ocasionando un serio daño y neutralizando el esfuerzo que hace toda la población aportando fondos al sistema educativo, precisamente para que durante la escolaridad, los estudiantes incorporen conocimientos. Perjudicando enormemente este accionar a las nuevas generaciones y a la sociedad en su conjunto.

También les han hecho creer a los padres más jóvenes y a los no tan jóvenes, que deben ser amigos de sus hijos. Lo que ha traído como consecuencia que  los hijos de esos padres que han conseguido que así piensen, se hayan quedado sin la tutela paterna. Sin advertir que hoy los jóvenes tienen muchas posibilidades de contar con amigos, ya que pueden sumarles a los amigos reales, los amigos virtuales que se hacen en las redes sociales. No necesitando de un amigo más. En cambio si, están necesitando contar imprescindiblemente con su padre.

Por lo que se hace necesario que estemos alerta sobre estas cuestiones a los que una buena parte de la población se somete mansamente, generando un cambio cultural que muy poco nos favorece. Favoreciendo sin lugar a dudas a quienes los promueven con mucha habilidad para posteriormente lograr sus objetivos.

 

 

Eugenio García

http://garenioblog.blogspot.com.ar



Etiquetas:   Educación   ·   Cultura

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18166 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora