Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Literatura   ·   Bioética



Finanzas Personales Para Todos: Una Herramienta Para La Vida (1/6)


Inicio > Economía
04/07/2013


1655 Visitas




¿Su formación académica lo preparó para tomar decisiones financieras? ¿Cómo está la salud de sus finanzas personales? ¿Sabe si gana o pierde todos los días?

1. El planteamiento:

¿Qué tan importante es el dinero? Si usted realiza esta pregunta a sus familiares y amigos, creo que muchos le contestarán que no es lo más importante, que el dinero no lo es todo, que tienen prioridad otros aspectos no materiales, que la felicidad no depende de lo monetario. Coincido, considero que lo más importante es lo que dicta la escala de valores de cada persona. No obstante, también opino que el dinero sí es importante, y que lo es por una razón sencilla: porque no podemos vivir sin el, lo necesitamos para subsistir.

¿Trabaja usted por dinero? Bueno, yo diría que nos han educado para contestar que no. Creo que en nuestra cultura esto se sataniza. Si nos atrevemos a contestar afirmativamente, se nos etiquetará de materialistas. Por ello solemos afirmar que hay gente tan pobre que sólo tiene dinero. También coincido en esto último.

¿Está usted dispuesto a trabajar gratis? Me parece que aquí ya cambia la cosa. Y si usted no está dispuesto a hacerlo, pues ello sólo puede significar una cosa ¡Qué usted trabaja por dinero! Así es, es algo pragmático, si usted quiere hasta indeseable, pero al final del día, como se trata de algo que todos necesitamos para vivir, pues usted y yo ¡Trabajamos por dinero! No hay vuelta de hoja, no hay escape.

Aquí el punto es el siguiente, si ya nos tocó la suerte de tener que trabajar por dinero, ¿Por qué no lo cuidamos? ¿Por qué no hacemos un buen uso de él? ¿Por qué no sacarle el máximo provecho posible?

Más importante aún, ¿Estamos preparados para tomar decisiones relacionadas con dinero? ¿Somos competentes para decidir sobre nuestro dinero? Afirmo que no, digo que no estamos capacitados para gestionar dinero, ni siquiera el nuestro.

Pero, ¿Por qué habríamos de estar preparados? ¿Por qué habríamos de ser competentes para manejar dinero? ¿Por qué deberíamos ser eficientes en el manejo de las finanzas personales?

El sistema educativo mexicano no prepara a sus alumnos para tomar decisiones financieras. Desde el preescolar y hasta el posgrado o doctorado, no encontrara usted algún programa de estudios que contemple al menos una materia de finanzas personales. En casa tampoco nos van a educar al respecto, pues nuestros padres tampoco recibieron dicha instrucción. Se trata de un vacío educativo.

Incluso tenemos un paradigma como sociedad, pensamos que una persona con educación académica posee un mayor criterio para tomar decisiones financieras. Esto es tan falso como las mangas de un chaleco.

Un Doctor en Derecho, un Maestro en Ciencias, un Ingeniero Mecánico e incluso un Contador Público o un Administrador Financiero, poseen la misma educación en finanzas personales que un soldador, un carpintero o un electricista, es decir, ninguna. ¿Por qué? Pues porque el sistema educativo mexicano no la contempla.

¿Y cuál es la consecuencia de ello? Pues que como sociedad tenemos un desastre en nuestras finanzas personales. Un desastre que nos afecta en lo individual, porque se trata de nuestra vida; pero también en lo colectivo, porque ningún país saldrá adelante si sus ciudadanos deben hasta la camisa.

Entonces, ¿Cómo estamos tomando nuestras decisiones financieras? Pues guiados por la costumbre, por el instinto, por lo que vemos o escuchamos hacer a los demás, o pero aún, por lo que nos dicta la publicidad, por lo que dice el mercado.

¿En verdad es para tanto? Bueno, sabe usted a cuántos meses de ingreso equivale su seguro de vida, sabe a cuántos debe equivaler. Sabe usted qué porcentaje de poder adquisitivo pierde su patrimonio cada año. Ya planeó cómo va a vivir su retiro. Ya contempló cómo va a pagar la educación de sus hijos. Sabe usted si tiene el seguro de gastos médicos más adecuado a su realidad familiar. Sabe qué tasa de interés le cobra su tarjeta de crédito, sabe si es la tarjeta que usted necesita, está seguro de que no tiene un problema de endeudamiento. Sabía que usted puede ser inversionista sin importar a cuánto ascienden sus ingresos.

Si para alguna o varias de estas preguntas, usted considera que aún no es el momento de su vida en que debe responderlas, o que el simple trabajo duro le ayudará a encontrar una solución para ellas, con mucho respeto le digo que usted tiene o tendrá problemas financieros.

¿De qué se trata entonces? Le digo primero de qué no se trata. No se trata de que nos volvamos avaros ni de que abandonemos nuestra escala de valores. Tampoco de que nos convirtamos en especialistas financieros. Mucho menos de que renunciemos a nuestro estilo de vida y a las cosas que nos gustan.

¿Y de qué si se trata? Se trata de establecer prioridades, de dibujar un proyecto de vida, de fijarnos metas. Se trata de que saquemos el mayor provecho del fruto de nuestro trabajo, de que maximicemos nuestros recursos, de que fortalezcamos nuestro patrimonio. Se trata de que ese trabajo que realizamos a diario con gran empeño, sirva para alcanzar nuestras metas y prioridades, para volver realidad nuestro plan de vida.

¿Qué se necesita para lograrlo? Una sola cosa. No es nada sencilla, pero lo bueno es que radica en cada uno de nosotros. Se necesita disciplina. El hábito hace al monje. Le aseguro que nada más.

¿Cómo le hago, por dónde empiezo? El primer paso es el diagnóstico, revisar cuál es la salud que guarda su situación financiera actual. En función de ello y de los objetivos que usted determine, se deberá diseñar una planeación financiera a su medida.

¿Y eso con qué se come? Este espacio ya se agotó, pero en próximos artículos abordaré diversos temas que le ayudarán a realizar el diagnóstico y la planeación anteriores. A manera de adelanto, le comparto los temas pilares que habré de tratar:

1. Endeudamiento.

2. Presupuesto personal.

3. Ahorro.

4. Inversiones.

5. Protección, los seguros.

6. Los demás que usted sugiera.









Etiquetas:   Educación   ·   Finanzas   ·   Rentabilidad de la Educación   ·   Asesoría Financiera   ·   Estrategia de inversión   ·   Endeudamiento   ·   Seguros   ·   Presupuesto   ·   Ahorro   ·   Finanzas Personales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Nohemí, Muchas gracias! Bien escuche también por palabras del autor, "la diversidad enriquece", grato enriquecerse de los conocimientos de un experto en la materia.
Finanzas personales, una propuesta interesante a nuestro sistema educativo!




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18715 publicaciones
4726 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora