La entrevista psiquiátrica

 

. Otro aspecto relevante será la forma de vestir ya que sabemos o deberíamos saber que todo exceso o deficiencia es un indicador de un signo o síntoma, aquí la ropa, principalmente la forma en la que se viste determinado ser indicara si existe alguna excentricidad en su persona dependiendo si viste con orden o desorden (Aparentemente para el sujeto hay un aparente orden en el desorden) eso en el caso de los hombres, en las mujeres se tomarán en cuenta otros factores tales como los cosméticos y los accesorios que utiliza. 

Durante la entrevista la observación será una herramienta en la toma de la evidencia somática de la expresión de su cuerpo, por tanto se mirarán rasgos específicos, por ejemplo el como los ojos dan alguna manifestación de su estado, quizás la palidez deje algo que ver, claro tomando en cuenta que si uno como especialista no ve al sujeto a diario y es la primera ves de estarle observando no juzgar con demasiado rapidez ni tomar tampoco un exceso de rigor a la hora de dar un primer acercamiento con el paciente, principalmente se verán esas manifestaciones que la expresión del rostro manifiesta en armonía con un cuerpo decadente que es lo que le lleva hasta ese punto del diagnóstico, por ende se mirarán expresiones somáticas relevantes tales como sí se está moviendo o no, si muestra algún claro indicador de tristeza, dolor, melancolía, alegre o un centramiento en sí mismo ensimismado en sus propios pensamientos, entre otras cosas, que variaran dependiendo la clase de sujeto del que se trate, sin caer en prejuicios u engaños, por lo menos no caer ferozmente ante el error de la interpretación y la posterior construcción de la realidad del sujeto. 

Será necesario tocar al paciente de oídas, es decir, utilizar su lenguaje como vía para acceder a el y a la vez hacer uso del propio lenguaje para tener acceso en su persona, la voz (Su voz) tendrá un papel primordial a la hora de hacer esa construcción de la problemática que le envuelve, se percibirá si es una voz suave o si es fuerte, acelerada o lenta, siempre notando en la medida de la posible si es natural o si es producto de la angustia que le rodea y si al momento de manifestar esas gesticulaciones  musculares bucales se acompaña al ritmo del cuerpo otros movimientos voluntarios o involuntarios. 

En una amplia gama de posibilidades se hará en la medida de lo posible el examinar con detenimiento no solo aquello que dice y hace sino además aquello que no se supo o pudo decir, claro esa es harina de otro costal. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales