Nunca fui normal, ni lo soy, ni lo quiero ser

 

Nunca fui normal, ni lo soy, ni mucho menos lo quiero ser, me gustan las personas inusuales y me causan curiosidad y gran admiración, por lo que aprendí a ser diferente entrando en pensamientos y actos malsanos socialmente, tuve prácticas de necrofilia por lo que asistía a las morgues a encontrar algún tipo que fuera de mi agrado, no me fue difícil los mismos trabajadores abundaban en semejantes prácticas, claro me refiero a esas pequeñas minorías que no lograban mantener relaciones interpersonales afectivas exitosamente por lo que su objeto de placer era el cuerpo inerte, asistía de vez en cuando ¡Era precioso observarles! También yo participaba en semejante tabú, adoraba ver esos rostros maquillados en arroz y sentir el roce con los fallecidos. Otra de las cosas que hacia era que era un profesional, estudie psiquiatría y adquiría conocimiento de ciencias afines de esta manera en mi propio consultorio privado podría tener a mi alrededor engendros del diablo dominados o poseídos, siempre su singularidad estaba cargada con algún tipo de alarido que somatizaba en expresiones corporales y mentales por lo que seguí pues esas prácticas obscuras de los grandes maestros de las clínicas que se metían con sus pacientes. 

A veces quisiera saber que es lo que habita en mi inconsciente, precisamente eso que me causa pánico, saber que estímulos adversos son los que allanaron mi mente y crearon la cadena de angustia que se forma dominantemente tornando a algún tipo de fobia con determinado objeto de displacer.

¿Entregue mi vida o la tomaron? no lo sé, solo se ya no estoy aquí. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales