Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Donald Trump   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Reseña



La economía crece con inflación: Ni salta ni rebota?


Inicio > Economía
26/05/2011


1487 Visitas



Los ministros de la economía, el Presidente del BCV, una especie de Ministro del Dinero, con un Banco Central sin autonomía y en manos del fisco, y el de Economía, administrador de la Deuda Publica, anunciaron que la economía había salido de la recesión, registrando un crecimiento de 4.5% en el 1er trimestre del 2011 respecto del mismo trimestre del 2010, y que en adelante ese crecimiento sería sostenido. El BCV anuncio que la inflación caería, solo que no indicaron como harían para disciplinar al fisco y como liberarían las restricciones cambiarias y de precios, aunque sabemos que el Ministro de Economía le ha comunicado al país que la inflación es estructural e inercial, es decir, forma parte de la política económica del gobierno, muy sabias sus palabras, porque el impuesto inflacionario fluye al fisco desde los bolsillos del venezolano a través de la inflación.


 

Del mercado al Estado: el camino de la ruina



Durante todos estos años de revolución, el gobierno ha conducido un proceso de cambios políticos e institucionales que ha derretido el marco jurídico, penalizado los derechos de propiedad y limitado la inversión privada. La sociedad de riesgo que ha sustituido el régimen de libre mercado, ha transformado y no por vía de consecuencias no intencionada a Venezuela en un mercado cautivo de los socios económicos del gobierno; el objetivo ha sido debilitar la economía privada, descapitalizarla, estableciendo un mercado cambiario con un manejo discrecional dirigido a favorecer  la importación de bienes y servicios a través de un perverso mecanismo de formación de precios relativos, sostenido por la administración de los percoladores. La desconfianza y el temor del capital llego hasta el abasto del barrio, nadie tiene en Venezuela soberanía y derechos legítimos sobre sus activos, sea buhonero o empresario capitalista consolidado, el Estado es el principal enemigo.

 

Lo agropecuario y agroindustrial: tierra y empresas el objetivo



Agricultores, agroindustriales, industriales, sobreviven acosados por un gobierno que limita su actividad económica y la inversión. El fenómeno es visible en tierrasdonde se cultivaba azúcar, cereales, leguminosas, donde se criaba bovino para carne y lácteos, el Estado, convertido contra natura en empresario, no puede mantener la dinámica de crecimiento que mostraron esos activos, hoy estatificados, el incentivo del Estado es la corrupción y esta produce ruina, contrario al incentivo privado, el lucro, que produce empresas y empleo. Los daños en el sector agropecuario, son colosales, el rebaño de bovino ha sido reducido en un 40%, por una agenda política de destrucción para que sectores mercantilistas, rentistas, junto al gobierno monopolizaran la importación de insumos y alimentos.

 

Los daños en el sector agropecuario, carne, cereales, azucares y lácteos, han sido colosales, el rebano de ganado bovino por ejemplo ha sido reducido en un 40%, en lo que se supone hubo una especie de agenda política de destrucción para que sectores mercantilistas y rentistas fuera y dentro del gobierno monopolizan la importación de carne, lácteos, etc.  Del déficit generado por la destrucción del sector agropecuario., los socios económicos del gobierno en Argentina y Brasil disfrutan de la descapitalización de agroindustrial venezolano.

 

En la industria y la manufactura privada



En el sector industrial, la revolución ha hecho estragos similares, el sector automotriz por ejemplo, ensamblaba y producía en Venezuela antes de la llegada de la revolución cerca del 80% de los vehículos que se vendían en el mercado interno y otro excedente era exportado a mercados cercanos. Hoy el 70% de los vehículos que se venden en el mercado local, salen de los barcos rodando, de 12 mil trabajadores que disponía el sector automotriz, hoy hay solo 2500.

 

Otro importante sector de infraestructura, el eléctrico disfruta hoy de un racionamiento ah hoc aplicado por incapaces por no haberse atendido a tiempo las necesidades por ajuste tecnológico e inversión en infraestructura y producción, los fondos disponibles desde el 2005 para el sector eléctrico fueron desviados para liquidar el balance de FONDEN y el Tesoro causado por el costo de las notas estructuradas. Los fondos restantes fueron utilizados para comprar Electricidad de Caracas, empresa que ahora muestra signos de descapitalización a juzgar por el racionamiento eléctrico al cual ha sido sometidasectores del Área Metropolitana.

 

Construcción, vivienda e infraestructura: leyes, decretos y violencia lo descapitalizan



En el sector construcción, viviendas y obras de infraestructura, la destrucción es similar, en la cruzada contra los promotores de vivienda, se han expropiado parcelamientos urbanos, viviendas en ejecución y viviendas terminadas, el sector fue azotado por leyes y decretos  confiscación y estatificación, 75 mil viviendas están hoy paralizadas por acción directa del gobierno,  que anunció su Misión Viviendas, cuyo objetivo de producir viviendas tropieza con las consecuencias de una década de destrucción de la economía nacional privada y pública.Así, el cemento que ayer producían en Venezuela cuatro grandes multinacionales, con exceso de capital y tecnología,  hoy  en manos del Estado-gobierno ha reproducido las viejas taras del Estado empresario en la producción en empresas estatales, mercado negro y favoritismos mercantiles, comandado por grupos mercantilistas asociados al control de esas empresas cementerasbajo control del gobierno.En la infraestructura vial, por ejemplo, la falta de mantenimiento y abandono tiene el país -bajo las lluvias- prácticamente incomunicado en vastas áreas del territorio nacional.

 

CVG:  desempleo, violencia y cierre



Pero no termina allí, la CVG (acero y aluminio) hoy casi en ruinas y en medio de violencia, fue entregada a teóricos de la sociología hace una década para ser destruida. SIDOR, otra vez en manos del Estado muestra esas mismas consecuencias, la producción de acero ha caído en un momento en que los precios internacionales se han duplicado; cabillas y otros productos de acero indispensables para construir viviendas, no se consiguen en un mercado libre sino a través de las deformaciones mercantiles causadas por grupos de poder político y mercantil asociados a los que controlan políticamente el acero y el aluminio, lo que queda de ello. Hoy acero y aluminio llegan del mercado internacional, otrora la CVG exportaba esas materias primas.

 

Ante esa realidad se enfrenta la Misión Vivienda, los sectores que aún restan en la clase media para adquirir sus viviendas y los sectores más humildes. El gobierno se va a China, a buscar las conocidas barracas chinas, porque la descapitalización que el mismo gobierno ha producido en Venezuela en el sector industrial y manufacturero, ya no produce los bienes requeridos para la producción masiva de viviendas. El Presidente está tomando parte de la misma medicina que el aplico al sector privado.

 

La descapitalización de PDVSA: ochos trimestres con crecimiento negativo



Una situación similar ocurre en la industria petrolera, el gobierno estatizó una buena parte de las empresas que hacían servicio a PDVSA y mantenían esquemas de asociación estratégica, acabó con miles de años de capital humano, destruyo el capital confianza que Venezuela disfrutaba en el mundo, contratos y acuerdos de PDVSA y empresas internacionales han sido violados y estatificados.

 

La descapitalización de la industria petrolera, ha derrumbado la producción de petróleo en un 30%, razón por la cual los altos precios del petróleo no pueden superar la crisis de balanza de pagos y fiscal que es visible en las cuentas nacionales.

 

El PIB petrolero vive una intensa contracción económica por ocho trimestresconsecutivos, razón por la cual el BCV bombero de última instancia, aparece ahora como un “contribuyente” fiscal, para imprimir dinero y establecer una política monetaria dirigida a satisfacer la voracidad fiscal del gobierno. La demoledora inflación que hoy destruye el bolívar y el ingreso de la gente, es producto de ese maridaje incestuosa entre el BCV y el fisco.

 

Ese rápido repaso por las consecuencias producidas en la economía nacional por un proceso político dirigida a descapitalizar y arruinar el sector privado, nos ha llevado a lo peor de los dos mundos; ni lo produce el sector privado, restringida y penalizada la actividad económica, tampoco lo hacen las empresas estatificadas. Por el contrario, el gobierno ha firmado unos cuantos acuerdos bilaterales con países del áreay socios comerciales, China, Rusia e Iránpara asegurarse insumos y alimentosasí como otros bienes durables, para sus esquemas comerciales en el mercado local. El gobierno se convirtió asíen el primer importador, racionamiento, escasez e inflación pasaron a ser la pesadilla de los venezolanos cada vez que se enfrentan a los anaqueles de los mercados.

 

Que es lo que crece entonces? El gasto y la inflación.



En resumen,  se puede ver en una economía que sobrevive un esquema de desinversión del sector privado, solo sostenida por el ingreso petrolero consumido en importaciones, y según los resultados económicos anunciados por el gobierno, un gasto que estaría detrás del “crecimiento de 4.5%”. Al revisar cuidadosamente los datos del desenvolvimiento de la economía en este primer trimestre, encontramos que las distorsiones de precios relativos, causados por la regulación de precios y el control de cambio, que definen una tasa de cambio sobrevaluada,  transmiten a la economía los mayores precios que hoy se pagan en el mercado internacional por insumos agropecuarios, alimentos, y bienes diversos, cuya importación se realiza bajo control de empresas estatales, gobiernoy socios mercantilistas, que monopoliza el dólar a 4.3 en CADIVI.

 

Esas distorsiones en precios relativos son las estadísticamente reportan el “salto de 4.5%”. Un ejemplo de esas distorsiones la encontramos en la revisión de la tasa de crecimiento económico del 1er Trimestre del 2010, que de un reportado inicialmente de (-3,1%) se “corrigió” a un (-5.1%), lo que refleja las distorsiones en la recolección de la data y la formación de precios relativos, es decir, de los precios en el mercado nacional respecto de los precios en el mercado internacional. Recordemos que la economía se desacelero violentamente en el último trimestre del 2008 con la caída de los precios del petróleo en el 3er Trim del 2008, esos precios no podían financiar la voracidad fiscal del gobierno, el gobierno ajusto al alza su deuda publica en 14 mil millones de dólares para compensar la caída en los precios del petróleo, sin embargo y por ello, se marcaron nueve (9) trimestres de contracción económica hasta el último trimestre del 2010.

 

El “salto” del  1er trimestre del 2011, es resultado de lo que podemos denominar un efecto precio no ajustado dada las distorsiones en los precios relativos producidos por el control de cambio y el control de precios, y por la estatificación (léase socialización) de la economía, que le sirve de marco mercantil.



Etiquetas:   Finanzas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21516 publicaciones
5228 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora