Copia esta columna




. Pretenden comprobar así la eficacia de la nueva normativa. Mientras tanto, pequeñas revoluciones internas se cuecen poco a poco entre el gremio de autores,quienes cada vez más ven que el pirata es el que realmente le permitirá ejercer su profesión.

Esta mañana, a caballo de dicha revolución interna, me topaba con un curioso intercambio de correos que se producía entre un lector pirata y un autor. En él, el lector le confiesa que se descargó el libro a través de alguna plataforma P2P, pero que lo leyó y creyó que el autor merecía un tributo, por lo que le escribe para pedirle por su última versión del libro, ya que considera que le ha sido de mucha utilidad.

No menos sorprendente es la respuesta del autor, quien considera su correo como muy inspirador, afirmándole que refuerza su noción sobre la necesidad de cambiar los modelos de publicación. Le confiesa al lector que de la compra del libro solo una pequeñísima parte va a parar a sus arcas en realidad, y que por ello se está planteando, como muchos otros autores, autoeditarse sus libros, y usar el modelo 'pay what you want' (paga lo que quieras, utilizado por grupos musicales tan reconocidos como Radiohead) para los que quieran descargarse el libro, pudiendo hacerlo de forma gratuita o bien pagando la cantidad que uno considere, con el beneficio de obtener pequeñas ventajas, como vídeo conferencias, sesiones de chat...

Dicha tendencia, lejos de tratarse de una excepción, se trata de, probablemente, uno de los únicos modelos de futuro. La copia es, a día de hoy, una cuestión imposible de  erradicar, y lo que se debe hacer es conciliar y aprovechar la facilidad de distribución de un contenido para ahorrar en gastos fútiles y intermediarios innecesarios. Las compañías independientes y los pequeños sellos discográficos ya han irrumpido utilizando este tipo de modelos, y de ahí su crecimiento. Mientras tanto, las grandes compañías y asociaciones de autores gastan millones de euros en litigios de los que tienden a salir generalmente derrotados. Probablemente lo hacen porque saben que lo que viene después es su extinción, algo inevitable.

Desde el diario Criminología y Justicia protegemos nuestro a través de una licencia Creative Commons, no solo porque creemos que debe ser así, sino simplemente porque optar por otro tipo de licencias es pelearse con un enemigo imbatible. En lugar de ser herméticos, nos abrimos a la difusión libre de todo el contenido que existe en esta modesta publicación.  Nos alegramos de que sea posible, porque con dicha difusión nos ayudan a crecer un poco más. Eso sí, no podemos negar que a todos los que formamos parte del equipo nos gustaría poder recibir una compensación a cambio, pero eso ya queda a merced del lector , nosotros continuaremos trabajando en la medida de lo que nuestras posibilidades lo permitan.

Así que no esperes más y copia esta columna (título inspirado en el libro de David Bravo "copia este libro").






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales