Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Cultura   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Homenaje



CONCIENCIA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL: Bases para un nuevo ajuste del capitalismo frente a la tercera emancipación Nacional.


Inicio > Política Internacional
24/05/2013


2348 Visitas




Todos los procesos emancipadores impulsan una transformación política interna que permite transformar los vínculos económicos a los cuales está sometida dicha Nación (Argentina 1810-1816: independencia política de España para comerciar libremente con Gran Bretaña, 1945-1955: independencia política  de Gran Bretaña para independizarnos del eje económico occidental). Nos enfrentamos frente a un nuevo período de emancipación nacional (2003-2013) que carece de contraparte "soberana" y que presenta nuevos desafíos frente al "anhelo" de la liberación nacional.



Se busca la liberación política como condición necesaria, pero no suficiente, para la independencia económica.  Sin embargo, desde la supremacía del capitalismo (1) como sistema de producción e intercambio comercial estamos frente a un nuevo actor, que supo a lo largo de 200 años construir el poder para someter comercial, económica o financieramente a un país, la corporación. Con el ejemplo de la República de Argentina veremos como los procesos revolucionarios del siglo XXI serán en contra de poderosas corporaciones para restituir el equilibrio económico global.

EL SURGIMIENTO DE LA CORPORACIÓN COMO ELEMENTO DEL CAPITALISMO E INSTRUMENTO SUPERIOR DE IMPERIALISMO

La era de la información irrumpió en el común de la sociedad, que accede a la información global prácticamente en tiempo real. Ya es de público conocimiento que el capitalismo, modelo globalizador y neoliberal,  colisiona con el desarrollo humano sustentable, los ejemplos abundan y van caso a caso conformándose en una prueba irrefutable de que la crisis global con la que se  inició el siglo XXI fue producto del comportamiento de los componentes  y no del sistema como usualmente se insinúa.  No es el capitalismo un sistema voraz e insensible por definición, es la falta de conciencia y responsabilidad social de las empresas e instituciones lo que lo torna así. Solo es cuestión de tiempo para que irrumpa natural, o violentamente, un nuevo orden económico mundial.

Pero ¿Dónde nace esta variante de un sistema económico que prometía el desarrollo humano, distribución de la riqueza y la movilidad social ascendente? y sobre todo: ¿Dónde se olvidó la conciencia social priorizando la acumulación de riqueza por sobre la distribución o redistribución de la misma?

Adam Smith (2)  intelectualizó las bases del capitalismo hacia el 1776 y con la creación de la máquina de vapor (3)(4)  en esos años devino la Revolución industrial (5)   y con ello, un sistema de producción más eficiente y organizado de trabajo, pero principalmente, orientado a las industrias o sectores tradicionales. Nacía así la corporación moderna. Durante los 100 años posteriores, el sistema capitalista se alineó y expandió intraterritorios, hasta que producto de los excesos de producción y la competencia entre sistemas, principalmente europeos, fue necesario impulsar un imperialismo, una exportación del capitalismo, dando paso a la primera fase de la globalización. La empresa, como elemento económico abstracto, estaba compuesta por obreros que no eran beneficiarios de este modelo de trabajo. Modelo diseñado originalmente para generar “ganancias” para el empresario u organizador de los factores de producción exclusivamente; había empresa si había empresario. ¿Donde quedaba esa conciencia social que distribuiría bienestar social, prosperidad educativa o incluso la salud? Sencillamente segregada del diseño, ya que no era contemplada, el capitalismo llegó para resolver exclusivamente un problema de organización de la producción. Extraordinariamente si la decisión política que asumía el empresario conceptualizaba al trabajador como un ser humano calificado o como un sujeto  social antes que un componente laboral,  la distribución de riqueza llegaría por opción, por conciencia social,  pero no como una obligación per se.  

En la misma fecha pero en otro continente, nacía la nueva América, tierra de progreso y prosperidad; Estados Unidos se independizaba de Gran Bretaña, Latinoamérica también buscaba su “independencia política” aunque los países, sobre todo monoproductores o productores de materias primas, mantenían o buscaban mantener lazos económicos principalmente con el imperio británico, esa potencia que estaba en plena revolución industrial y que transformaría esas insumos en bienes de consumo, y que luego les serían revendidos a un precio conveniente. 

Cien años le bastó a Estados Unidos para convertirse en la economía más grande del mundo, con un porcentaje agrario (SUR) e industrial (Norte) y que derivó con  la Guerra Civil y con la firma de la enmienda Nro. 13 (6) que abolía la esclavitud. Visto en retrospectiva, era la pugna entre dos sistemas de producción, el primario, con mano de obra esclava como ventaja  en cuanto a costos pero limitada en cuanto a productividad, y la industrial, con “obreros físicamente libres” económicamente dependientes pero mucho más eficiencia en cuanto a su competitividad. 

Si en el continente joven eran tiempos de libertad política, aunque no necesariamente de libertad económica en el viejo continente Europeo la misma disputa , pero más tarde, se daría con la Primera Guerra Mundial. ¿Cuál fue el sistema que prevaleció? -el capitalismo-, ¿cuál fue el  componente impulsor de la nueva economía? -la empresa-.  Retornando a los Estados Unidos en pleno desarrollo impulsaban a las corporaciones a llevar adelante su progreso nacional. Corporaciones que serían el elemento constituyente y la línea de avanzada del capitalismo globalizador y que resultó ser una ventaja  competitiva respecto a la Europa en crisis.

La Corporación, vista como un instrumento virtual, una empresa jurídica, apersonada e impersonal, pero fundamental e inicialmente como un mecanismo de cooperación público-privado que tenía por objeto exclusivo y determinante impulsar obras públicas en beneficio del estado o del bien común.  En 1866 se  firmó de la enmienda Nro. 14 (7)  de la Constitución norteamericana (que requería que los estados provean de una protección igualitaria ante la ley a todas las personas)  que fue manipulada por la corte suprema de justicia de Estados Unidos equiparando  los derechos de las personas físicas con los de las personas jurídicas (8) (caso estado de Santa Clara vs. Ferrocarril Southern Pacific). Esta fue la piedra fundamental de un nuevo tipo de imperialismo, un capitalismo modernizado, basado en instituciones coyunturales,  personas jurídicas, virtuales, multiplicables a la demanda, con capacidad económica ilimitada, con derechos físicos casi a pleno, pero responsabilidades reales casi nulas, y no en cualquier país sino en la economía más importante del mundo. 

Esto sentaría las bases de la primera oleada globalizadora, y con esta se instauraría un sistema económico hegemónico hasta terminar el siglo XX.

LA CONCIENCIA Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL ¿Olvidada o eliminada de la empresa?

A lo largo del siglo XX, junto a la avalancha tecnológica, el capitalismo neoliberal se desarrolló sobre y a través de guerras mundiales, de democracias y de no democracias, como mecanismo finalmente de apropiación, acumulación de renta y no de distribución de riquezas. ¿Cómo es que fue posible una mutación de esas características? Es simple, hubo una ausencia estructural de conciencia social por ausencia del espacio donde se toman las decisiones políticas. En este sentido, ya no se concibe la figura del empresario formado y solidario, elemento indivisible del colectivo social a la cabeza de las decisiones, sino que fue reemplazado incluso por directorios anónimos. La persona física fue sustituida por un sistema de propiedad tan descentralizada que terminó incluso perdiendo la conducción real, sometiéndose así, a la influencia de los avatares de la cotización de una bolsa de acciones, administrada por robots que realizan millones de transacciones comerciales en segundos, fundamentalmente basados en algoritmos especulativos financieros que no contemplan bajo ningún aspecto al ser humano como un ser. Parece una película fantástica pero no lo es.

 

¿Cómo se recupera la conciencia social en un sistema que carece de ella? 

A)Con una revalorización del empresario-persona con conciencia y responsabilidad social. 

B)Con una revalorización del trabajador como elemento que influye en las decisiones empresariales.

C)Con el rol protagónico de un actor que su principal función sea el bienestar social, el Estado. 

D)La combinación o la suma de todas las opciones anteriores.

 

 LA TERCERA EMANCIPACIÓN NACIONAL

A partir de la crisis económica política y social que se desató en la República Argentina durante el inicio del milenio, el Estado Nacional implementó iniciativas de orden político-económicas y políticas de estado que han puesto límites al voraz desarrollo neoliberal. Este extraordinario giro de la política domestica dejó en evidencia, y sin cobertura, los mecanismos de sometimiento económico que el país sufrió durante más de tres décadas (destrucción de la industria nacional, del consumo interno, del trabajador como sujeto social principal,  pobreza, indigencia, desculturización). 

Argentina aún siendo un actor secundario en la economía global, participa en el G-20, UNSAUR, OEA, CELAC, UNASUR, MERCOSUR, ONU y tiene un protagonismo político relevante en cuanto al planteo sobre las causas, efectos y responsabilidades de la crisis económica más importante y fenomenal  que conocemos. Así mismo, su posición es coherente con las políticas de estado que impulsa, es decir, una corrección y ajuste del  capitalismo, pero respetando la inserción global, claro, no sin tensiones.  La pregunta que emerge es ¿Qué países pueden o tienen la libertad política REAL para decidir sobre su economía?  La respuesta es: muy pocos. ¿Por qué? Porque la dominación económica principalmente no tiene nombre de país ni patria, no se rige por reglas políticas, sino coyunturales, y  tiene nombre de corporación. (Ver ¿Fondos Buitres o piratas del Caribe? (9) )

Este giro es producto de una tercera etapa de emancipación política, ya no de una nación extranjera, sino de una o varias corporaciones que sometieron económicamente durante décadas los destinos de la nación (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, etc.). Por lo tanto es coherente no con una revolución a sangre y fuego, sino con una transformación social pacífica y respetuosa de los derechos humanos (la primera, impulsada por un hombre democrático Néstor Carlos Kirchner, y continuada por una mujer, Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner). Estas experiencias  al ser novedosas resultan destacadas en el ámbito internacional, más aún donde la opción militar es la primera examinada por las potencias occidentales dominantes  (sobran ejemplos de EEU U y EUROPA) ante cualquier amenaza a su esquema geopolítico-económico.

Lo que sigue son tal vez más dudas que certezas ¿Cómo hacemos para ajustar un sistema capitalista que abarque al ser como humano o viceversa, al humano como ser y no como bit? ¿Cómo reelaboramos un sistema que pese a sus atrocidades supo estar vigente por casi 150 años? ¿Es posible sostener un sistema económico sin un sistema militar? Ahora que conocemos al mundo y sabemos que es finito como sus recursos ¿es sustentable el imperialismo?, ¿es posible un decrecimiento de la economía a nivel global?, ¿qué rol juegan los medios de comunicación maquillando socialmente la voracidad del sistema?

La base del capitalismo tal cual domino 100 años, el del libre mercado, han llegado a su fin. Y si no es libre, ¿de quién es?

Como síntesis es necesario retornar y fortalecer  al capitalismo basado en la empresa, en el empresario y  entre las naciones con el bienestar social como factor predominante y limitar fuertemente a las corporaciones apátridas funcionales a la acumulación de riqueza.

 Las personas físicas pueden hacer todo lo que la ley no prohíbe.Las personas jurídicas sólo pueden hacer lo que la ley les permite.Falso

Por @LeoBilanski

Vicepresidente 

CECREDA

 

Fuentes: 

(1)http://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo

(2)http://es.wikipedia.org/wiki/Adam_Smith

(3)http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A1quina_de_Newcomen

(4)http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A1quina_de_vapor

(5)http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_industrial

(6)http://es.wikipedia.org/wiki/Decimotercera_Enmienda_a_la_Constituci%C3%B3n_de_los_Estados_Unidos

(7)http://es.wikipedia.org/wiki/Decimocuarta_Enmienda_a_la_Constituci%C3%B3n_de_los_Estados_Unidos

(8)http://en.wikipedia.org/wiki/Santa_Clara_County_v._Southern_Pacific_Railroad

(9)http://www.cecreda.com.ar/cecreda2012/index.php/notas-de-opinion/item/257-fondos-buitres-o-piratas-del-caribe

Imagen: Juan Ramón Mora @jmora http://www.jrmora.com/blog/ - http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/





Etiquetas:   Economía   ·   Historia de Edad Contemporánea   ·   Política   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Estados Unidos   ·   Argentina   ·   Fondos Buitres

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18158 publicaciones
4628 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora