Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Emigración   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Utopias



Igualdad: ni machismo ni feminismo.


Inicio > Ciudadanía
09/05/2013


2624 Visitas






Me da mucho gusto saludar de nuevo a mis lectores, que en esta ocasión podrán leer una opinión acerca de la igualdad en nuestro país, México, que involucra como siempre una serie de análisis de carácter social, acerca de este tema.





Si bien México aparentemente ha crecido en cuanto a la igualdad eso es una gran contradicción en muchos sentidos, iniciemos por definir el concepto de ambos polos, tanto machismo como feminismo, este primero se deriva de la palabra macho y se refiere a un conjunto de actitudes que resultan un tanto ofensivas para el género femenino, sin embargo siempre se ha creído que estas actitudes son propiciadas por los hombres, sin embargo en realidad gran parte de estas actitudes las adquieren y defienden las mujeres por muchos factores.





Por el otro extremo tenemos al feminismo, derivado de la palabra fémina o género femenino, es un conjunto de ideologías tanto sociales, políticas e incluso económicas que buscan la igualdad entre los géneros, aunque en muchas ocasiones defienden mas que la igualdad, el apoyo del género femenino entre sí mismo.





Entonces pongamos un panorama en México y después tomemos ambos conceptos y que obtenemos, una sociedad dividida y desigual, pero como no quiero ofender los ideales o principios de mis amables lectores, entonces procedo a poner un ejemplo para aclarar mi punto, si una madre de familia, pronuncia estar de acuerdo con que la igualdad de géneros en algún trabajo o condición en la ciudad, pero a su vez induce a su hijo a no entrar a la cocina, a no aprender a lavar o ayudar en los trabajos de la casa, entonces se crea una actitud contradictoria.





Muchas veces somos propios explotadores de nuestras féminas familiares, habría que empezar por aclarar con énfasis que el concepto de madre o hermana, entre algunas otras, no es sinónimo de esclava ni de limpiadora, cocinera entre todas las definiciones atribuibles a este género, incluso las limpiadoras del hogar, tampoco son esclavas o posesión propia, sin embargo si pide podremos analizar en otro momento esa cuestión en otro artículo.





Pero entonces aclarado esto, pensemos que la celebración próxima, es un festejo en donde se debería reconocer el trabajo de las féminas del hogar, personas que se dedican en cuerpo y alma a nosotros, no una celebración para gorrear o poner a trabajar aun mas a la madre, tampoco es el único día del año para recordarla, pero sobre todo no es un pretexto para regalarle un aparato que la haga más eficiente en las tareas del hogar, ejemplifiquemos esto, si la madre no cocina rápido en la mañana mientras yo me siento en la mesa exigiendo el desayuno, entonces le compro una nueva estufa para que sea eficiente y no tenga pretexto para no tenerme el desayuno, lo peor es que todavía se lo echamos en cara, sin embargo ese es un tema un poco relegado de la sociedad.







Entre estos podemos analizar varios sucesos que acongojan a nuestra población femenina, como sus gustos de vestir, su exigencia por la igualdad de las condiciones de trabajo y pago justo, sus derechos de libertad, su posición a favor de erradicar el machismo, su apoyo incondicional hacia el género entre otras posiciones, que seguramente serian favorables a su favor y que este estudiante apoya incondicionalmente.





Sin embargo creo que no debemos caer en actitudes extremosas, tal es el caso del metro en la ciudad de México, en donde dos situaciones pasan, la primera los vagones exclusivos de las mujeres y en lo mas mínimo me opongo a esto, es su derecho y me parece una excelente idea, pero no es igualitario, por la razón de que no solo pueden ingresar al vagón exclusivo de las mujeres sino también a cualquier otro y exigir un lugar porque si no eres un fascista o un mal educado, en lo particular detesto sentarme en los metros por muchas situaciones entre ellas esta, pero aun con ello no estoy en contra de cederle el lugar a una persona que de verdad lo necesite, pero me llega la pregunta ¿Si una mujer en ninguna situación de desventaja de su condición física puede no necesitar un lugar, entonces porque le exige el lugar a un hombre sentado o se molesta si no se lo da? Podemos pensar en muchas razones entre ellas caballerosidad, en lo mas mínimo me pronuncio en contra de la caballerosidad, seguramente también lo haría yo por esta razón, pero pensemos caballerosidad igual a caballero, caballero igual a persona del género masculino, persona del género masculino igual a hombre, hombre igual a mujer, simplemente no me cuadra la situación.





Aun así esto tendría que ver con una serie de reglas sociales y valores morales que nos han inculcado a través de los tiempos y que hemos aceptado gustosos por alagar a las mujeres que deseamos complacer o simplemente por demostrar nuestra educación al ser generosos y amables con el género femenino, pero aun así creo que es un tema que le da mucha sensibilidad a las mujeres porque siempre van a buscar su beneficio y apoyar a su género por simple competencia de géneros, sin embargo podemos pensar que lo cierto es que biológicamente somos diferentes y aunque ellas están en desventajas en relación a fuerza, algunas veces, pensemos que ellas están en ventaja sobre el dinamismo del cuerpo y funciones que el hombre no puede desarrollar.





También pensemos que su credibilidad hacia con la sociedad y la ley es infalible aunque no tengan la absoluta razón, pero también los hombres tienen una gran posibilidad de desprestigiar a una mujer a su antojo lo que en ninguna de las dos situaciones resulta justa.





De esta manera podemos poner muchas situaciones y ejemplos, pero reflexionemos ninguna de los dos extremos nos lleva hacia ningún lugar justo, es la equidad, el respeto y la igualdad lo que nos lleva a ser una mejor sociedad, con mejores condiciones y con una justicia verdadera que se tiene que construir primero desde la sociedad para poder cambiar los órganos superiores, es por ello esta nota.





Me gustaría estar a favor de ninguna de las dos, sino de la justicia e igualdad, un punto medio basado en una mejor sociedad, es por ello que en ese contexto cada una y cada uno de ustedes obtengan mi más sincero apoyo, mi mas grande saludo y un cordial texto que solo pretende concientizar en que una mejor sociedad, con mas equidad y menos discriminación o maltrato tanto físico como psicológico es posible.



Etiquetas:   Derechos Humanos   ·   Cultura   ·   Sociedad   ·   Estado del Bienestar   ·   Derecho Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora