Cohesión causal de la reforma a la salud.

COHESIÓN CAUSAL DE LA REFORMA A LA SALUD

 

.

1) Lo que necesitan los usuarios básicamente es la recepción de servicios oportunos y con calidad.

Resulta que las IPS contratadas por las EPS son por ley las mismas, dado que más del 50% de la red contratada por ellas es la red pública, quienes sobre venden su capacidad de atención, utilizando estrategias tendientes a impedirle  al las EPS dimensionar cuantos servicios pueden brindar y cuantos están brindando; esto se refleja en la inoportunidad de los servicios.

Algo realmente ilógico es que las EPS estén obligadas a dimensionar la suficiencia de la red contratada; pero que las IPS no estén obligadas a reportar las información necesaria para que las EPS efectúen este control.

De hecho los indicadores que estableció el ministerio para el control de las suficiencia de red son inútiles, lo que fue denunciado en su momento; pero nunca fueron ajustados por el Gobierno.

De contar las EPS con la libertad de contratar un red diferente, cuando la pública no entregue la información que demuestre sin lugar a dudas, que cuenta con la capacidad para atender con la calidad y oportunidad adecuada a los pacientes de las aseguradoras o para suplir la red pública cuando incumpla con las condiciones de oportunidad o calidad; sería factible la "articulación de la red de servicios" de salud; pero para esto no se requiere la modificación del sistema sanitario.

2) Las necesidades de las IPS

La necesidad básica de las IPS (prestadores de servicios de salud) es la garantía de el pago oportuno por los servicios y en general la clarificación y simplificación del proceso que va desde la autorización por parte del asegurador hasta el pago efectivo de las cuentas médicas; lo que incluye facilitación del proceso de autorizaciones, radicación de cuentas médicas, auditoria y conciliación de glosas, así como el giro oportuno de los recursos.

Todo esto se vería ajustado con la implementación de lo establecido durante los años 2007 y 2008 sobre el procesos para el control de la "trazabilidad de la factura", mediante la adopción de un único operador nacional que provea el cargue y disposición de la totalidad de los registros asociados con el flujo de recursos del sistema de salud; esto permitiría al Estado, a los pagadores y aseguradores conocer exactamente el comportamiento y suficiencia del sistema para el giro de recursos y para ello tampoco se requiere la reforma.

Esta estrategia sería tan efectiva que permitiría el control de sobré costos y manejos anómalos como los detectados con los recobros ante FOSYGA, lo que evidencia cierto grado de responsabilidad, en la medida que los entes rectores no durante los últimos 5 años los procedimientos previstos por la norma y que pudieron prevenir la ocurrencia de las fallas y conflictos Morales, con repercusiones penales y fiscales que avergüenzan al Sistema de Salud.

Teniendo en cuenta lo dicho, podemos concluir que la reforma propuesta no apunta a corregir los problemas detectados y deja de lado 20 años de experiencia y maduración del sistema sanitario actual, sin que exista una coherencia lógica entre el problema y la solución; es como el dicho de aquel que "para curar la sarna del perro, mata al perro".

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales