Análisis a la reforma propuesta para el Sistema General de Seguridad Social en Salud

Si, es cierto, el sistema se encuentra en crisis; pero no debemos juzgarlo por casos puntuales; la corrupción es un problema de nuestro modelo de sociedad, que puede ser controlado mediante un buen sistema de auditoría, suficiente para minimizarlo; pero no tan severo que ahogue la gestión. 

 


El sistema de salud Colombiano no es modificado por fallas propias del sistema, sino por el contrario por la falta de gestión del estado en su desarrollo y maximización de sus capacidades.

El ministerio ha hecho caso omiso a las necesidades de las aseguradoras, de los prestadores de servicios y de la población, ahora impulsa  una reforma para reemplazar a un sistema que puede madurar y que viene generando frutos, para adoptar estructuras retrógradas, más politizadas que nunca y que en muy poco tiempo van a colapsar sin lugar a dudas.

Si el gobierno no fue capaz de asegurar lo NO POS del actual sistema, teniendo que delegarlo a las aseguradoras a pesar de que el Decreto 806 establecía algo diferente y que le obligaba a asumir su pago de manera directa; qué sucederá cuando haya acabado con el actual sistema y fracase este nuevo modelo?

Considero necesario ser prudentes, nadie ha evaluado la lluvia de demandas contra la nación por billones de pesos que los socios de las aseguradoras actuales (EPS) podrían interponer contra el ESTADO por haber manejado inadecuadamente el actual sistema de salud y por haberles hecho perder miles de millones, simplemente por no haber hecho cosas tan simples como:

-Aclarar explícitamente las coberturas del POS

-Garantizar la suficiencia de los recursos y la oportunidad del pago de los mismos por cuenta del Estado y de las aseguradoras.

-Evitar el uso de los recursos del POS para la atención de lo NO POS.

-Desarrollar mecanismos para la dispersión del riesgo como los utilizados en otros tipos de aseguramiento, tales como lo es el Reaseguro, que evitaría la quiebra o insolvencia de las aseguradoras.

-La comparabilidad de resultados entre IPS, EPS y organismos del estado como los entes territoriales de salud y el FOSYGA.

-Garantizar la gestión integral del riesgo relacionado con el aseguramiento en salud; mediante la articulación de estrategias gerenciales, administrativas, financieras y sanitarias enmarcadas en un sistema de gestión gerencial basado en la evidencia y en el hábito de un sistema de gestión de calidad.

-Implementación de un sistema informático unificado para garantizar la trazabilidad de las facturas.

-implementar la Historia Clínica Única Nacional.

-Despolitizar la administración del sistema sanitario.

La importancia de cada uno de estos aspectos es bien conocida, se sabe cual es el  impacto que tendría para el sistema sanitario, sin embargo no han sido implementados, pero eso no importa, es políticamente rentable acabar con el sistema.

Este sistema fracasa por pura negligencia, antes que cambiarlo habría que hacerlo madurar.

No será que lo que realmente necesita el sistema sanitario es su des-politización, que sea regido por un fuerte componente técnico, basadas sus decisiones en la evidencia y que sus reformas se generen como resultado de estudios técnicos, profundos, completos y coherentes?

Ahora ahondemos en algunas de las consecuencias factibles  de la eliminación del actual sistema de salud por el propuesto por el ministerio:

1) Usuarios del sistema:

Si bien el Estado no ha sido capaz de brindar de manera adecuada los servicios complementarios del POS, también denominados NO POS, debiéndole entregar su gestión a las aseguradoras del POS; ahora se considera la panacea el que un ente centralizado sea el asegurador monopólico.

Acaso no se verían venir las quejas por oficinas inadecuadamente diseñadas, barreras de acceso a los puntos de atención, huelgas por la intermitencia en el pago a los funcionarios públicos encargados de la gestión, retrasos en el giro de los recursos por demoras en el giro de los recursos, por armonización presupuestal, falta de previsión en la toma de decisiones, retrasos en el pago a la red, largas colas para tramitar cualquier diligencia ante el ente rector.... Y otras que dejo a su imaginación.

2) Profesionales de la salud:

Hay con migo varios miles de profesionales de la salud especializados en la gerencia del sistema, quienes apostamos por desarrollar las destrezas necesarias para madurar el sistema y sacar adelante un sistema de seguridad social basado en el aseguramiento; cuantos quedarán cesantes? Qué repercusiones pudiera tener a nivel social el desperdicio de todo ese capital humano y científico?

3) Prestadores de servicios: 

Es bien sabido que nunca es bueno tener todos los huevos en una sola canasta, pues bien un sistema con un único pagador, llevaría necesariamente al aumento del riesgo, hasta llevarlo a condiciones de hecatombe, cuando el único pagador por cualquier motivo llegase a retrasar los pagos; lo cual sin lugar a dudas es una posibilidad cierta.

Que sucederá cuando el único pagador, además estatal, decida aumentar el índice de glosa de las cuentas; ahora ademas de glosar podría generar normatividad cambiante que sustente decisiones políticas, podría ser suave con las entidades públicas mientras desangra a las privadas, como ha sucedido en el pasado.

Y que decir de la corrupción, creando se espacios para que los amigos del gobierno de turno puedan hacer su agosto con los vastos recursos de la salud; tan sólo se necesitaría un momento de descuido.

No en vano si decimos que el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente, y esta sería la situación.

4) La industria: 

En este nuevo sistema son posiblemente los más beneficiados, dado que el estado pagaría por intermedio de las IPS por todos los servicios, no obstante lo que afecté a las diferentes IPS en cuanto al flujo de recursos de manera directa o indirecta pudiera afectarles; aún que el efecto amortiguador de la dispersión del riesgo únicamente les generaría riesgos a los grandes proveedores cuando las fallas afecten a la totalidad de nuevo sistema de salud.

Hago este llamado, este análisis con la finalidad de llevar la reflexión y que no pasemos por alto esta oportunidad.

Con la anterior reforma, pocos médicos sabíamos lo que se venía o podíamos comprender profundamente el impacto de las propuestas, ahora es diferente, debemos ser pensantes, críticos, valientes, agudos y participantes en el cambio.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales