Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Lectura   ·   España   ·   Italia    ·   Mundo   ·   Cambio Climático



Devaluación del euro ¿Realidad o utopía?


Inicio > Economía
24/02/2013

1441 Visitas



Hoy está en boga, en casi todas las conversaciones sociopolíticas de cierto nivel, la palabra “Soberanía”. En el plano puramente económico, una de las ventajas de ser un estado soberano es la posibilidad de la devaluación de la moneda nacional para favorecer las exportaciones y ganar peso en la balanza comercial.






En este aspecto, es preocupante contemplar la pérdida paulatina de peso específico de la Unión Europea en el concierto económico internacional con respecto a sus principales competidores, como son Estados Unidos, Japón y los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), siendo una de las razones la posibilidad de devaluar sus monedas con una sola decisión de sus bancos centrales. Uno de los comentarios corrosivos que se hacen el los círculos económicos, es que en un futuro no muy lejano, Estados Unidos será la oficina del mundo, China la fábrica y Europa el asilo.





En la U.E, este tipo de decisiones son bastante más complejas por la heterogeneidad de criterios fiscales y la diversidad de situaciones económicas, amén de la actual diferencia de circunstancias coyunturales que afectan a los países miembros que la conforman. Si a todo esto añadimos la aparente inoperatividad del Banco Central Europeo, se dibuja un horizonte aún más oscuro que el presente que estamos viviendo.





El euro es una moneda de un gran valor, una divisa fuerte en cuanto a cotización bursátil pero puede tornarse incómoda a la hora de realizar transacciones internacionales allende las frontera de la Euro Zona. Para explicar de manera inteligible la importancia del valor de las monedas respecto a otras, sigamos un ejemplo práctico. Pongamos por ejemplo una compañía de la zona del euro que decide instalar una fábrica en Corea del Sur (los “tigres asiáticos”, tema a tratar en otro documento) con mil empleados. Esta compañía deberá pagar los salarios del personal de dicha fábrica en wons, la moneda oficial surcoreana. Supongamos que se paga a cada trabajador un salario mensual de 100.000 wons, que al cambio actual son 69,82 euros, lo que significa que se pagarán 69.820 euros mensuales en salarios. Si el valor de la moneda coreana, bajase hasta que esos 100.000 wons, tuviesen un valor de, por ejemplo, 68,91 euros, se reducirían los costes salariales hasta los 68.910 euros, una reducción de un uno por ciento en los costes fijos. Teniendo en cuenta que los salarios son considerablemente más altos que los alrededor de setenta euros que hemos barajado en el anterior ejemplo, podemos hacernos una idea bastante aproximada de la importancia de las fluctuaciones en el valor de las monedas nacionales y de su impacto a la hora de tomar decisiones de calado a nivel financiero.





Si trasladamos estos aspectos aritméticos a la balanza comercial de la U.E con respecto al resto de países, devaluar la moneda única europea otorga la posibilidad de ofrecer precios más competitivos en las exportaciones que se realizan. Aumentar la exportación es una de las vías más plausibles para enfilar el camino de salida de esta crisis, para ello es necesario apostar por economías diversificadas, apostar por la investigación y el desarrollo y el crecimiento, las medidas fundamentadas en la austeridad están demostrando ser un lento y doloroso suicidio para las naciones.





Devaluar el euro puede parecer una complicada operación de ingeniería monetaria internacional, y nada menos que conseguir converger diecisiete criterios fiscales y económicos diferentes. Habría que unificar sistemas bancarios (aspecto que daría para un monográfico) y crear el bono único, hecho al que Alemania se niega rotundamente. Recordemos el fiasco que se llevó el gobierno de Mariano Rajoy al intentar colar el rescate de Bankia al B.C.E por medio de bonos del Estado canjeables, lo que originó la gran desconfianza que hay en Europa del sistema bancario español, tan loado en un pasado muy cercano.





Algunos optimistas irremediables creen que salvar esta disparidad de criterios es salvable con un esfuerzo realizado por todas las partes implicadas, teniendo siempre presente que, aprendiendo de los errores pasados, con una distribución económica equilibrada entre todos los miembros de La Unión y con unos criterios fiscales y monetarios homogéneos, la opción de la devaluación del euro es factible. Para ello es necesaria cierta flexibilidad por parte de Alemania, y que la señora Merkel no trivialice sobre las reformas de los países del sur.





Hugo Roig Montesdeoca, escritor y miembro del PSOE-PSC Telde, representante en el Comité Insular.



Etiquetas:   Economía   ·   Finanzas   ·   Unión Europea   ·   Política Fiscal   ·   Crecimiento Económico

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19284 publicaciones
4837 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora