Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Machismo   ·   Valores



La infiltrada Talegón en la maniobra del PSOE


Inicio > Política Nacional
17/02/2013


952 Visitas






A estas alturas de los daños provocados por el PSOE, una vez más , después de ocho años de sevicias zapateras-incluidas las de la matanza del 11-M que con el tiempo pretende convertirse en otro de los misterios sin resolver en España, aun con la sospecha del socialismo como orquestador-, la llegada de una oxigenación en forma de Beatriz Talegón ya no cuela, sobre todo si tiene la poca vergüenza y garrafal indiscreción de fotografiarse con un criminal encubierto como Rubalcaba y una cuentista de la política que vive de manera parasitaria como la Valenciano.

No cuela ese aspecto reformista de quien aparenta ser de carácter romántico y altruista en lo político, cuando pertenece al partido de la desintegración que nos ha dejado en una ruina económica e institucional que los ciudadanos no confunden ya,  apuntando acusadoramente hacia los verdaderos culpables de esta debacle generalizada.

El PSOE, gracias a la impunidad del latrocinio felipista-con los antecedentes de la confusión con el falso intento golpe de Estado de 1981 que tenía como objetivo dar un giro radical del país hacia la izquierda-, encontró durante décadas, en la continuidad del engaño multitudinario, la panacea del golpismo disimulado para avanzar, con pasos agigantados, hacia los propósitos nada democráticos que se disfrazaron de consenso desde la firma de la Constitución. El listón ante lo impune fue subiendo y no fue problema plantearse saltar el del asesinato masivo, justificado por los intereses socio-políticos. Todo vale ya, desde siempre, a decir verdad, como demuestra la preconización de la eliminación del adversario político, en tiempos de paz, del fundador Pablo Iglesias.

Con esa declaración de intenciones primigenias se explica que nunca hubiera intención constitucionalista durante la Transición, pero se usó la Constitución para aprovechar las grietas de la Ley que se explotaron al antojo e implicando la aniquilación del  igualitario espíritu de Montesquieu y la separación de poderes.

Mirando con el prisma de la objetividad que aporta la sucia maniobra del PSOE durante nuestra etapa postfranquista, la fingidamente democrática, se colige que algunos socialistas tenían sus propias ideas sobre consensuar los intereses de los españoles, pergeñándose en la sombras primero lo que después ha sido un programa indisimulado de radicalismo, atropello, sectarismo y totalitarismo-mayor que el del franquismo-, aprovechando el impulso de la demagogia que tan buenos réditos han supuesto para sus impresentables dirigentes.

Beatriz Talegón se anuncia como portavoz,de un pueblo indignado, que advierte sobre la injusticia ante los propios correligionarios; denuncia las millonarias prebendas de quienes pretenden apostillar que son adalides de la justicia social. Ésa que ellos mismos han cercenado con una desvergüenza propia de los delincuentes que compran los tribunales, mediante la politización, para justificar las muchas tropelías cometidas.

Talegón es una infiltrada con una maniobra fallida para recuperar credibilidad perdida.

Al pueblo se le puede engañar cuando distraídamente se le invita a ejercer un derecho democrático basado en la falacia, la trampa, la manipulación y el juego rastrero de las confusiones como bien se pudo orquestar con la intentona golpista de 1981; con la delictiva expropiación de Rumasa; el golpe de Estado, con 192 asesinados que resultaron sin autores intelectuales… y hasta quizá los papeles de Bárcenas… Cuela en España el truco de la permanente justificación moral al que pertenece el derecho de la imposición al grito del “no a la guerra”, “quién ha sido”, “nunca mais” etc. Porque el aparato de propaganda del socialismo en España es un calco al goebeliano del III Reich, no obstante el nacionalsocialismo solo se distingue de la política socialista española en el apego por la integración territorial; acaso se sacará más tajada con las divisiones nacionalistas, con la mamandurria de la excusa autonómica para que cada reino de Taifas tenga sus máximos beneficios nutriéndose de la esquilmada España.

Al pueblo se le engaña antes de aniquilarle la esperanza, de quitarle lo trabajado durante treinta años para robarlo en ocho. Se le confunde antes de dejarlo en el paro y amenazado con echarlo a la calle… se le engañó en tanto los talegones de turno aplaudían los propósitos sectarios que nos enviaban a un abismo, con la impotente rabia de saber que esas gentuzas regalaban nuestro dinero a espuertas jugando con la supervivencia de cada uno de los ciudadanos.

Ahora no hay engaño que valga y la Talegón se da el talegazo cuando pretende mimetizarse con la indignación incontenida de las víctimas de tanta demagogia e impune política criminal. La Talegón es echada de una manifestación donde los ciudadanos saben bien quiénes son los ejecutores de sus males. López Aguilar, de ancha mandíbula como la cara dura y exigua probidad… acompaña. Son echados sin miramientos. No hay más engaño, por mucho que Rubalcaba proponga que se cambie el nombre del partido para llamarlo Partido Socialista Europeo.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=lH1ZiNLRCfU

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/16/espana/1361020802.html



Es imposible borrar el perjuicio provocado por el PSOE, así cambien  las siglas de un partido que representa una corrupción histórica, y tan acrecentada en estos últimos años, que ya no hay lugar a la estafa con la excusa del progresismo. Han destruido la vida de los ciudadanos y eso no se perdona ante la gente con muy aguzados sentidos e inexistentes paciencias.

El PSOE pretende una renovación mediante el engaño. La aparición  de futuros líderes que se alinean con la población de manera espontánea es otra de esas maniobras que pretenden revertir la situación.

El PSOE es relacionado con el crimen y la corrupción y en tanto siga un facineroso como Rubalcaba al frente no habrá credibilidad para una pandilla de malhechores que son un lastre para la regeneración democrática  en España. Con Beatriz Talegón no hay soflama que valga, ni socialismo que se limpie de la inmundicia, así cambie de nombre o se marche el instigador de tantos males como padecemos. Quizá cobre decencia si se encarcela a ese mamarracho que supervisa nubes mientras ha destrozado nuestras vidas.

 



Etiquetas:   Corrupción   ·   PSOE

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18436 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora