Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación



La violación y asesinato de la joven india Jyoti Singh Pandey, pone en evidencia la precaria situación de los derechos de la mujer en el gran subcontinente asiático


Inicio > Política Internacional
08/01/2013


2535 Visitas



El padre ha dicho: “quiero que el mundo conozca que el nombre de mi hija es Jyoti Singh Pandey”.


 

Qué es lo que ha levantado a la sociedad india durante estos últimos días: la violación y asesinato de esta joven de 23 años de manera brutal.

 

Pero la indignación choca con las viejas estructuras de la justicia india, lenta y no proclive a dejar que los medios de comunicación participen de las audiencias, que en este caso han sido vedados para asistir a las actuaciones, por petición del fiscal al que la juez Namrita Aggarwal accedió.

 

Los cinco acusados se presentaron ante el juez ayer lunes 7, pero se ha programado otra audiencia -previa a la posterior celebración del juicio- para este jueves, de la cual se espera que el caso sea enviado a un tribunal especial ("fast-track").

 

Esto se debe, a que la justicia india es notoriamente lenta, con casos que duran décadas. El juicio se espera que comience en los próximos días.

 

El amplísimo interés informativo surge como consecuencia de que los cargos contra los acusados los pueden llevar a la pena de muerte, lo que ha reunido a decenas de periodistas de todas partes para seguir en directo esta audiencia.

 

También hay un sexto sospechoso de 17 años, que se espera sea juzgado en un tribunal juvenil, dónde la sentencia máxima a aplicar sería de 3 años en un reformatorio. Cuestión también que fue tratada ya hace unos años en Reino Unido, con el brutal asesinato que perpetraron unos niños a un compañero, por lo que después de un amplio debate en la sociedad británica, se los juzgó como adultos.

 

El compañero de la estudiante relató en una entrevista de televisión la semana pasada, la forma en que fueron atacados el pasado 16 de diciembre durante dos horas y media en un bus de Nueva Delhi, antes de ser arrojados a un costado de la carretera. Pero lo sorprendente por lo macabro del relato, es que la gente que pasaba les ignoraba y la policía discutía aspectos jurisdiccionales antes de darles ayuda.

 

La estudiante murió finalmente en el hospital semanas después. ¿Podría haberse salvado si se hubiera actuado con diligencia como en un país europeo?

 

Las leyes indias prohíben dar la identidad de las víctimas en casos de violación, y en este, a pesar de las declaraciones de su compañero y de la Tv Network Zee News, no se facilitó la identificación.

 

Este ataque ha provocado reacciones en la sociedad india que piden por leyes más duras contra la violación y también cambios en la conducta policial que con frecuencia culpan a las víctimas de violación y se niegan a presentar cargos contra los acusados.

 

El oficial de más alto rango policial, ha afirmado que el país necesita reprimir los crímenes contra las mujeres. Y ahora desde el propio ministerio de justicia se le pide a los estados indios que implementen juicios rápidos para atender a las mujeres víctimas de violaciones.

 

La reacción en la sociedad india parece ir en aumento hasta tanto que no se garantice un cambio legislativo y en la forma en que la policía trata a las mujeres víctimas de violación.

 

Como siempre están los que se mantienen apoltronados en la vieja cultura machista típica de países subdesarrollados, en los que los derechos de la mujer pueden ser pisoteados sin consecuencia alguna y que sostienen, como se está escuchando estos días en la prensa india, que esta chica debió ser la que pidiera a sus agresores que se detuvieran e implorarles misericordia. Menudo grado de cinismo en parte de la sociedad india.

 

Cuesta comprender como un gran país emergente como la India, miembro del G20, no se haya esforzado en los últimos años en romper con estas ataduras del pasado que únicamente gracias a actos bárbaros como los del ataque a esta estudiante en Nueva Delhi, sacan a la luz años de ocultismo en cuanto a los derechos de la mujer.

 

Un país como India, una de las grandes economías del mundo en la actualidad, aún en materia de derechos tienen un largo camino por recorrer, especialmente en los derechos de la mujer.

 

Ser una economía potente no implica que se esté a la altura de los países más desarrollados, como los europeos, en materia de derechos humanos. Este es un esfuerzo que los líderes políticos indios tienen que garantizar que se corregirá en breve, especialmente si India tiene presencia en todos los foros internacionales.

 

Nos sumamos al dolor de la familia de Jyoti Singh Pandey y esperemos que el nuevo orden legal que según su padre pueda llevar el nombre de su hija, pueda erradicar definitivamente actos bárbaros contra la mujer india en particular, y servir de enseñanza para el resto de países asiáticos en general.



Etiquetas:   Violencia de Género   ·   Justicia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


, OJALA SE HAGA JUSTICIA Y QUE EL CASTIGO SEA EJEMPLAR...


, ya es hora de parar tanta barbaridad.......




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18418 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora