Mi vida junto a mi hijo autista o T.G.D.

: Dado las circunstancias especiales que rodean al niño autista, está claro que el funcionamiento de la familia estará siempre altamente condicionado por sus deseos y particularidades; es probable que sea él mismo quien determine qué almorzará la familia, cuándo es hora de dormir y dónde dormirá cada uno. En la adolescencia, tal vez con mayor conciencia de su aislamiento social y sus limitaciones, es probable que el joven autista presente síntomas de enojo o depresión. Lenguaje MENTIRAS Y VERDADES SOBRE EL AUTISMO

 

. En la adolescencia, tal vez con mayor conciencia de su aislamiento social y sus limitaciones, es probable que el joven autista presente síntomas de enojo o depresión. Lenguaje MENTIRAS Y VERDADES SOBRE EL AUTISMO
2 – Es falso que los problemas de lenguaje en niños autistas no tienen solución. Tienen un lenguaje desordenado y requieren terapias específicas.

4 – Es falso que sólo los médicos pueden detectar el autismo. Los propios padres o luego las maestras de preescolar, suelen ser las primeras personas que detectan características acordes con esta disfunción.

 RECOMENDACIONES PARA TRATAR CON NIÑOS AUTISTAS

                             SI

                           NO

 

 

Reconocimiento y aceptación

Negativa y contradicción

Guía, soporte y acompañamiento

Culpas, negación, intolerancia

Valorización y sentimientos

Rechazo, reclusión, impaciencia

Ambiente predecible y regular

Cambio de rutinas y órdenes

Directivas claras de las conductas deseadas

Desidia o sobreprotección

Firmeza en las directivas y control verbal

Enojo, rigidez y castigos

MI HIJO FUE DIAGNOSTICADO COMO T.G.D., (TRASTORNO GENERALIZADO DEL DESARROLLO). ¿CÓMO DEBO TRATARLO?

 EL JUEGO, ESTRATEGIA PARA EL ABORDAJE DE ESTOS NIÑOS: Los juegos son la manera espontánea más idóneas para abordar las tareas de aprendizaje y obtener el desarrollo de sus potencialidades y habilidades, las que seguirá descubriendo durante toda su vida. Con estos niños se trabaja creando movimientos con las manos. Por ejemplo, el papá, docente o terapeuta, toma con sus manos las del niño y se realizan acciones conjuntas de movimientos, como tirar, empujar, apretar, enrollar, torcer o golpear, utilizando para ello los juguetes adecuados. También, juegos que requieran sentarse en el suelo y escuchar música. En este último caso, resulta interesante acompañar el ritmo con el cuerpo y con las palmas.  También se puede incorporar un instrumento musical o un juguete con sonido o movimiento, debiendo ponerlo cerca del rostro del niño. Al cabo de unos minutos se frena su marcha o sonido y se le pregunta si desea que se lo vuelva a poner en marcha. Si no hay señales, se repite la acción varias veces, hasta que exista una opción de su parte. Es muy importante, trabajar sobre los estímulos sensoriales; es recomendable utilizar diferentes texturas, (arena, agua y semi-sólidos).  Los juegos que implican esperar turno, o dar y recibir, son algo complejo para estos niños. Es preferible aquellos que consisten en correr y atrapar al otro, intentando siempre establecer contacto visual y que no se sobresalte.

 Prof. Mario A. Valdez
UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales