Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Política   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Políticas Sociales   ·   Escritores   ·   Libertad de Expresión



Política sofística (que no sofisticada)


Inicio > Política Nacional
19/12/2012

1225 Visitas



Hace ahora un año, alcanzaba el gobierno el Partido Popular por una mayoría aplastante. El señor Rajoy afirmaba en ese momento que no haría alusiones a la supuestamente nefasta herencia del anterior gobierno socialista. Afirmación que iba acompañada de otras varias, englobadas en el conocido eslogan de campaña “Súmate al cambio”. Nunca un sofisma acabó siendo tan pronto una verdad absoluta. Otra historia es si el cambio ha sido para bien o para lo que ha sido realmente.






Ha pasado un año y, sistemáticamente, el Presidente del Gobierno ha ido incumpliendo una por una todas esas afirmaciones. Tan es así que, incluso, ha pronunciado en una reunión con sus diputados y senadores, las palabras que había asegurado no pronunciar; ha hecho referencia al legado socialista. Sus comentarios venían a decir que el señor Rodríguez Zapatero debía sentirse avergonzado y sonrojado por la situación en que dejó el país.





Durante todo este tiempo, han implantado una serie de medidas (de las cuales, la mayoría aseguraron por activa y por pasiva que no tomarían) poniendo como excusa presiones que venían de Berlín, de Bruselas y demás, frases hechas que recuerdan a esas consignas rancias del tipo “lo hago por tu bien” o “me va a doler más a mí que a ti”, que iban sucedidas de una azotaina. Para justificar estas medidas, aluden a que son directrices de la Unión Europea, descargo que no concedieron al anterior ejecutivo, al cual culpan de todos los males y desgracias de este país. Dicho en román paladino, la crisis del gobierno socialista, era culpa del gobierno socialista, la crisis actual y el retroceso en el estado de bienestar, es culpa del resto de Europa, de la señora Merkel (otro gran sofisma, no es ella, son los bancos alemanes, no se engañen) y de Bruselas.





Pues, miren ustedes por donde, acaba de salir a la luz el informe del Tribunal de Cuentas y, cuál no sería la sorpresa de sus señorías, resulta que, justo en el año en que Zapatero implantó (muy a su pesar) las medidas que hubo que aplicar, el déficit se cumplió en un 0,49 % menos (se exigía un 5,70% y se alcanzó un 5,21%). Así que, el mantra de la necesidad de recortes (o reformas, dicho de manera eufemística) pierde peso y evidencia cada vez más que, todo lo hecho y lo que se pretende hacer va asociado directamente con decisiones de corte ideológico conservador y liberal, con un profundo desdén por lo público.





El sangrante asunto de las pensiones también es de naturaleza especular. Evidentemente las han subido, de eso no cabe duda, pero si no se actualizan al IPC, es de escaso beneficio para el pensionista. Si yo a usted le pago dos euros más, pero le subo el nivel de gasto ocho euros, no le he subido dos euros, le he bajado seis. A no ser que se considere beneficiado como dice la ministra Báñez. Supongo que se referirá al capote que aseguró que llegaría de la Virgen.





Visto lo expuesto, cabe preguntarse, por ejemplo, qué necesidad había para recortar el déficit, de barrer de un plumazo todos los derechos laborales que se tardó tanto tiempo y esfuerzo consolidar. Máxime cuando el señor Rajoy afirmó sin rubor que no se crearía empleo con esa medida. Tan sólo hay que tirar de virales y hemerotecas.





Aunque no sirva de consuelo con el actual panorama, sí es digno de mención la diferencia de gestos en uno y otro lado. Cuando el señor Rodríguez Zapatero comunicó las medidas que iba a tomar, lo hizo con la cara desencajada, cuando lo hizo el señor Rajoy, toda la bancada Popular estalló en una ovación que ya la hubiera querido Manolete en sus mejores faenas. A veces la estética es importante cara al público.





Otro sofisma de calado es el manejo de las cifras en que se mueve la cacareada Prima de Riesgo, que ha disminuido en más de doscientos puntos en estos dos meses. Lo que no sabe la mayoría es que el interés a pagar (que es lo que indica la Prima o el diferencial con el Bono Alemán) es uno de los dos cotiledones que conforman el proceso de la compraventa de deuda soberana y que es de perogrullo; el precio del bono. Lo que es lo mismo, se informa del descenso de la Prima de Riesgo como un indicador de que la economía se va estabilizando pero no se informa de la otra parte importante del juego. ¿Han oído, visto o leído a alguien, en cualquier medio de comunicación hablar de este aspecto? Piensen en ello.

Hugo Roig Montesdeoca, escritor y miembro del PSOE de Telde







Etiquetas:   Política   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Francisco Fernández Reguero, Economía y Empresariales ¡Hola Hugo!
Me cuesta trabajo seguir tu argumentación numérica.
Lo ocurrido desde 1999 a 2011 es lo que hay en la imagen adjunta para el conjunto de nuestras Administraciones Públicas.
http://www.flickr.com/photos/63433458@N07/8288613201/in/photostream/
Mucho de esto no habría ocurrido si no se hubiese abierto la mano derogando la Ley sobre Techo de Gasto que marcó un antes y un después. A partir de su derogación por el Gob. de ZP las CC.Autónomas empezaron a gastar y nadie les puso coto. Cada una con su Estatuto hizo de su capa un sayo y el país se convirtió en un conjunto de 17 Reinos de Taifas, donde éstas gastaban y no había compromiso de ingreso.
Respecto de la herencia, la Señora Salgado perjuró hasta Noviembre de 2011 que se llegaría al 6% de Déficit s/PIB (lo comprometido con Bruselas) y sin embargo acabó en el 9,4%.

Siempre que hablamos de Gasto y de Estado de Bienestar hay que hacerla la pregunta ¿quién lo financia? ¿Quién lo financió? ¿Quién lo va a financiar? El contribuyente con sus impuestos presentes y futuros es el financiador del Gasto Público, si los ingresos bajan tienen que bajar los gastos.

... y si no quieres estar en manos de los mercados de Deuda nadie obliga a pedir prestado. Primero ahorra, después gasta. Cuando se gasta lo que no se ha ganado, y por encima de tus posibilidades ocurre...lo que ocurre.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21028 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora