Una lectura social... y política



El viernes, 14 de diciembre, el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) presentó el Barómetro de Opinión Pública de Andalucía. De los resultados de la encuesta se pueden hacer numerosas y muy variopintas interpretaciones. Aquí solo haré dos, una social y otra política. Las dos no tienen correlación alguna pero son complementarias. La lectura social del barómetro, en estos tiempos que corren, se hace necesaria al observar el dato que nos muestra como un 60,8% de los encuestados rechaza la entrada de personas de otros países, junto con la distinción que se produce entre los inmigrantes que están trabajando y los que se encuentran en situación de desempleo que resulta un total del 48,4% de los encuestados. Esta diferenciación supone ya de por sí un claro rechazo e intolerancia hacia el inmigrante, hacia el diferente. Situación que deberían de tener muy en cuenta las instituciones y en su caso, implementar determinadas políticas públicas para que el rechazo y el conflicto social y étnico no surjan.

 


En el apartado político las interpretaciones que se puedan ofrecer pueden ser objetivas o subjetivas. Dependiendo de quien haga tales interpretaciones. Los resultados del barómetro permiten mostrar una explicación bastante pesimista, no hacia la política en sí misma, sino a lo establecido, es decir, a las formaciones de tipo institucional como son el PSOE y el PP. La desaprobación del Gobierno de la Junta de Andalucía, con un 50% de los encuestados, se podría explicar también a través del rechazo hacia lo establecido, el establishment. Mientras, la caída del PP en estimación de voto de diez puntos porcentuales se debe a la ausencia de un líder conservador para Andalucía eficaz y carismático y las medidas  que está tomando el PP desde el gobierno central y la imagen que se ofrece desde determinados medios de comunicación.

Si la caída en estimación de voto de PP y PSOE es significativa, lo es aún más el aumento en cinco puntos porcentuales en intención de voto de IU, una formación que gobierna en coalición la Junta de Andalucía, sin embargo, la imagen de la formación no está tan denostada, al tener el mayor peso en el ejecutivo andaluz.

Por lo tanto, el objetivo de las dos principales formaciones del subsistema autonómico de partidos andaluz no debería de ser la victoria en las próximas elecciones autonómicas, que también, sino volver a tener la capacidad de convencer, de ofrecer soluciones creíbles a la sociedad.

 

 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Una lectura social... y política


El viernes, 14 de diciembre, el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) presentó el Barómetro de Opinión Pública de Andalucía. De los resultados de la encuesta se pueden hacer numerosas y muy variopintas interpretaciones. Aquí solo haré dos, una social y otra política. Las dos no tienen correlación alguna pero son complementarias. La lectura social del barómetro, en estos tiempos que corren, se hace necesaria al observar el dato que nos muestra como un 60,8% de los encuestados rechaza la entrada de personas de otros países, junto con la distinción que se produce entre los inmigrantes que están trabajando y los que se encuentran en situación de desempleo que resulta un total del 48,4% de los encuestados. Esta diferenciación supone ya de por sí un claro rechazo e intolerancia hacia el inmigrante, hacia el diferente. Situación que deberían de tener muy en cuenta las instituciones y en su caso, implementar determinadas políticas públicas para que el rechazo y el conflicto social y étnico no surjan.

 


En el apartado político las interpretaciones que se puedan ofrecer pueden ser objetivas o subjetivas. Dependiendo de quien haga tales interpretaciones. Los resultados del barómetro permiten mostrar una explicación bastante pesimista, no hacia la política en sí misma, sino a lo establecido, es decir, a las formaciones de tipo institucional como son el PSOE y el PP. La desaprobación del Gobierno de la Junta de Andalucía, con un 50% de los encuestados, se podría explicar también a través del rechazo hacia lo establecido, el establishment. Mientras, la caída del PP en estimación de voto de diez puntos porcentuales se debe a la ausencia de un líder conservador para Andalucía eficaz y carismático y las medidas  que está tomando el PP desde el gobierno central y la imagen que se ofrece desde determinados medios de comunicación.

Si la caída en estimación de voto de PP y PSOE es significativa, lo es aún más el aumento en cinco puntos porcentuales en intención de voto de IU, una formación que gobierna en coalición la Junta de Andalucía, sin embargo, la imagen de la formación no está tan denostada, al tener el mayor peso en el ejecutivo andaluz.

Por lo tanto, el objetivo de las dos principales formaciones del subsistema autonómico de partidos andaluz no debería de ser la victoria en las próximas elecciones autonómicas, que también, sino volver a tener la capacidad de convencer, de ofrecer soluciones creíbles a la sociedad.

 

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE