Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Política   ·   Moralidad



La interpretación política del gabinete presidencial


Inicio > Política Nacional
05/12/2012

1167 Visitas



Confesiones.


 

La interpretación política del gabinete.

 

Apuntábamos en la columna anterior, que una vez iniciado el nuevo sexenio, de inmediato el régimen entrante dejo ver sus características, su inclinación política doctrinal a través de diversos mensajes, el primero y por ello objeto de este análisis, el gabinete.

La interpretación del gabinete transcurre en diversos aspectos, sin embargo el que siempre habrá de coincidir es el político, de tal suerte que para poder esbozar explicaciones, estas tendrán en principio que ser políticas.

En diversas ocasiones hemos analizado la orientación política del Presidente Peña Nieto, una combinación de liberalismo modernizador, mediante la operación del conservadurismo más ortodoxo.

En su esquema es fundamental desde el principio recuperar la fuerza de la imagen del presidencialismo, retomar el poder de convocatoria y por ende de liderazgo de la investidura.

Para ello la conformación del equipo inicial, no solo busca eficientar la administración para ofrecer resultados, hay otro objetivo igual de importante, la experiencia que permita el control de la operación política.

Una amalgama de compromisos de grupo, promoción de nuevas figuras, integración de colaboradores de confianza y la designación de expertos unos en temas técnicos y otros en cuestiones eminentemente de carácter político, en todos los casos, la cohesión del sistema priista.

Es un diseño que pretende sentar las bases de un estilo que trascienda estos seis años, restablecer el uso de las formas y los fondos tradicionales, ajustados a las coyunturas actuales, de forma que se garantice su permanencia.

Este primer equipo tiene como instrucción, el cambio de usos y costumbres del panismo, una orientación decíamos a la recuperación del orden tradicional priista, un mecanismo de control hacia dentro y mucha negociación hacia fuera.

Por lo tanto este gabinete, que por cierto promedia los sesenta y tres años de edad, lo será solo para la primera parte del gobierno, habrá que poner atención en el nombramiento de los subsecretarios, porque muchos de ellos serán los que cierren el sexenio y sean adicionalmente las figuras del siguiente.

Esta primera tesis explica las características y edades de los Secretarios de Estado, sobre todo de los que son mayores, los objetivos particulares para los que fueron colocados y en consecuencia eso para poder determinar su permanencia en los cargos.

Empecemos por Miguel Osorio Chong, el súper Secretario de Gobernación, un duro para poner orden y no necesariamente para ser quien sea el vínculo negociador con las fuerzas de oposición.

Osorio Chong será el encargado de la agenda de seguridad pública, la inteligencia e investigación en todos sus ámbitos y por supuesto el facultado para la imposición de las normas de comportamiento y convivencia política, hacia el interior de la estructura gubernamental priista.

En ambos casos en una labor de policía, por tanto no se hace necesario que tenga que comportarse como un conciliador, de ahí que su perfil con tendencia a la severidad encaje correctamente con la intención, vamos su tarea no será precisamente ser el rostro agradable del gobierno.

Claro que esa situación le implicara un profundo desgaste personal, independientemente del gran poder que va a concentrar, por lo que difícilmente concluya el sexenio en esa posición, sobre todo si tiene otro tipo de aspiraciones personales.

Así como Osorio Chong personifica el conservadurismo, Luis Videgaray desde hacienda, será la vertiente que represente el liberalismo modernizador, desde una óptica más ligada a los temas administrativos.

Videgaray será el responsable del diseño de las políticas públicas ligadas al asistencialismo y el desarrollo, desde hacienda no solo tendrá que cuidar los aspectos macroeconómicos, su responsabilidad atañe todo el ejercicio presupuestal de la estructura oficial.

Desde ese punto de vista la jefatura del gabinete se divide en dos y se equilibra por temas generales, según sea la prioridad y la estrategia los demás secretarios tendrán que acordar con ellos antes incluso que con el propio Presidente.

La nominación de Rosario Robles en la Secretaría de Desarrollo Social, a nuestra particular consideración no fue precisamente un acierto, porque aun y cuando su desempeño como Jefa de Gobierno en el Distrito Federal fue bueno, no es una experta en la materia.

Su origen partidista es una afrenta para los grupos priistas, sobre todo si se considera que desde hacia tiempo había dejado de militar en la izquierda debido a escándalos personales.

En todo caso su aportación personal no parece marcar una diferencia, su desempeño estará dirigido en base a una política de estado y no individual, que además será vigilado con lupa por Osorio y Videgaray.

La posición de Emilio Chuayffet en Educación, es una de las más interesantes, además de ser el primer jefe político del actual Presidente y ser uno de los principales exponentes del grupo Atlacomulco, Chuayffet llega a esa Secretaria con la orden de recuperar la rectoría del estado en ese sector.

Más allá de sus cualidades técnicas, por sus antecedentes se entiende que esté plenamente capacitado para hacer frente a Elba Esther Gordillo, para dirigir una nueva relación en la que el gobierno escape del secuestro impuesto por la líder magisterial.

Pedro Joaquín Coldwell en energía,  Enrique Martínez en Sagarpa, Francisco Rojas en la CFE y Jorge Carlos Ramírez Marín en reforma agraria, estarán encargados de la negociación política para la reforma política de sus áreas.

En los cuatro casos la instrucción conlleva componentes de relación con los partidos políticos opositores, incluso para temas ajenos a sus propias responsabilidades, son parte de un grupo de negociadores profesionales.

El ex Gobernador de Coahuila y Ramírez Marín a su vez tendrán mucho que ver en cuestiones electorales, porque sus nombramientos no obedecen a su experiencia en el ramo que se les confirió, sino en que estos tienen profunda influencia electoral, donde ambos se han destacado.

En otro aspecto de gestión se encuentran José Antonio Meade y Emilio Lozoya, el primero en relaciones exteriores y el segundo en PEMEX, en donde se privilegia el contexto internacional y la preparación técnica.

Están también los que llegan por un asunto de plena confianza, Gerardo Ruiz Esparza en comunicaciones y transportes, Alfonso Navarrete Prida en el trabajo y Juan José Guerra Abud en Semarnat, los tres provenientes del Estado de México.

Ruiz Esparza es un político profesional multitarea, con gran experiencia y habilidad, Navarrete es un incondicional que además de su trabajo en la Secretaria del Trabajo, seguramente servirá como asesor en temas legales.

Guerra Abud llega a la titularidad de Semarnat cobijado en imagen de verde ecologista, que no es más que una cuestión circunstancial, porque es un operador político personal del Presidente Peña Nieto, que manejara la dependencia bajo ese criterio por encima del ambientalista a ultranza.

Guerra Abud fue Secretario de Desarrollo Económico en el gobierno de Chuayffet en el Estado de México y Enrique Peña Nieto era su Secretario Particular, es decir su primer jefe.

Ildefonso Guajardo en economía, garantiza un dialogo conciliador con los grupos y dirigencia empresariales, aun y cuando habrá que ver si sus dotes alcanzan para la promoción, mientras que Claudia Ruiz Massieu en turismo es sin duda una incógnita, que al principio depende del privilegio de la duda.

Mercedes Juan en Salud, es la única de todo el gabinete que llega a su posición por su perfil en el ramo, es una experta con muchos años en el sector, además de ser una mujer de gran carácter, que aun y que ha sido Diputada Federal, en su caso peso más la parte técnica que la política.

Sin lugar a dudas este primer análisis, no puede entenderse más que como un antecedente, necesariamente sobre la marcha y conforme vayan sucediendo las cosas, tendremos más elementos de juicio, no solo para retomarlo, sino para calificar.

De cualquier manera la intención se ubica en el campo de la correspondencia entre perfil y tarea, lo que sirve para explicar la designación y lo que habrá que esperar, porque definitivamente tendremos mucha tela de donde cortar en posteriores reflexiones.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora