Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Chile   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Emociones   ·   Moralidad



“El arte de conducir bajo la lluvia” ("The art of racing in the rain"), de Garth Stein.


Inicio > Literatura
06/11/2012


1527 Visitas



“El arte de conducir bajo la lluvia”, de Garth Stein, por Eduardo Rebollada.


“Mi nombre es Enzo y esta es mi historia”. Así empieza esta fábula sobre un perro que comparte el nombre de pila del fundador de Ferrari. Enzo nos va contando su vida, en la víspera de su muerte, una vida apasionada, acompañando a Denny Swift, un piloto de carreras paciente y convencido de su recorrido vital. Ambos, amo y perro, saben lo que quieren (“Vivo con Denny, y he aprendido tanto de él…he aprendido los principios para ser un buen piloto de carreras. Equilibrio, anticipación, paciencia. Éstas son lecciones muy importantes, tanto para la vida como para una pista de carreras”). Denny, por su parte, comparte todo con Enzo, como un verdadero amigo, como hacemos todos con nuestras mascotas (“No tengo nada más que comentar sobre ese viaje, porque nada hubiese podido ser más increíble que esas pocas vueltas veloces que Denny me dio. Hasta ese momento, yo solo creía que amaba las carreras. Mi intelecto me decía que me agradaría ir en un coche de carreras. Hasta ese momento creía, pero no sabía. ¿Cómo puede uno saberlo, sin haber estado en un coche a velocidad de competición, tomando las curvas al límite de la adherencia, frenando en el espacio de un pelo, con el motor rugiendo de ansiedad por cruzar la línea de llegada?”).

Enzo se nos aparece así, de pronto, como un experto filósofo de la condición humana. Es un personaje humanizado que utiliza el autor, Garth Stein, para hacer comprensibles paralelismos entre la vida real y la de las carreras de coches. Enzo llega a un punto de comprensión de ese estado del ser humano, que nos permite a los lectores valorar en su justa medida lo que significan ciertas actitudes en la “carrera de la vida”, como la convicción (“Idealmente, un conductor domina todo lo que le rodea. Idealmente, un conductor controla su coche de manera tan completa que corrige un trompo antes de que ocurra, se anticipa a todas las posibilidades. Pero no vivimos en un mundo ideal. En nuestro mundo, a veces hay sorpresas, errores, accidentes, y el conductor debe reaccionar”) o la tenacidad (“¡Ay! ¡Nuestro piloto no obtuvo el resultado que buscaba! Pero sí sigue controlando su coche. Aún puede actuar de forma positiva. Por lo menos le queda historia, y puede buscar un fin de la historia en el que complete la carrera sin incidentes. Y, tal vez, si sabe llevar bien las cosas, gane”), pero también el miedo y el amor (“Siempre quise amar a Eve…, pero nunca lo hice, porque la temía. Ella era mi lluvia. Era mi elemento impredecible. Era mi miedo. Pero un piloto no puede temerle a la lluvia, un piloto debe amarla. Yo, por mi cuenta, podía cambiar lo que me rodeaba. Al cambiar mi ánimo, mi energía, hice que Eve me viera de otra manera. Y, aunque no sea el amo de mi destino, sí puedo decir que tuve un atibo de qué es serlo, y sé cuál es el objetivo por el que debo bregar”).

Enzo vive momentos inolvidables con la familia. Uno, en especial, nos enseña algo sobre el dolor, en un comentario de Eve, la esposa de Denny, dirigido al perro (“No puedo quedarme quieta. No puedo estar sola con esto. Necesito gritar y debatirme, porque se va cuando grito. Cuando me quedo en silencio me encuentra, me rastrea, me perfora y me dice <¡Ahora de tengo! ¡Ahora eres mía!>”).

Dejo para el final, curiosamente, lo que Stein nos dice para ponernos en situación de comprender la trascendencia de lo que se avecina, mediante una frase que define el peso del protagonista canino en esta novela y en la vida de los seres humanos: “En Mongolia, cuando un perro muere es enterrado en lo alto de la montaña para que nadie pueda pisar su tumba. El dueño del perro le susurra al oído que desea que se reencarne, en su próxima vida, en un hombre. Hasta entonces, el alma del perro es libre de vagar por la tierra y sus paisajes, durante el tiempo que quiera. Sólo algunos perros se reencarnan en hombres, únicamente los que están listos para ello. Yo lo estoy”.

Acabo con esta frase: “Tu coche va a donde van tus ojos. Es otra manera de decir que tienes ante ti lo que preguntas”. La vida misma, en fin.

 



Etiquetas:   Perros   ·   Automóviles

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18844 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora