Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Cine   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Literatura   ·   Filosofía



El hombre del Siglo XXI


Inicio > Sociología
15/10/2012

1586 Visitas



Corría la década de los ochenta y el mundo estaba sumido en la ya olvidada “Guerra fría”, algo desconocido para los más jóvenes pero que aun recordamos algunos. A mediados de dicha década hicieron una entrevista al entonces presidente de la República de Francia, Françoise Miterrand. Una de las preguntas de la entrevista trataba sobre cómo creía el máximo mandatario galo que sería el hombre del siglo veintiuno. Su respuesta fue: “el hombre del siglo veintiuno será una mujer”.


Han pasado unos treinta años y el tiempo ha demostrado que el señor Miterrand tenía razón, más aun viendo como el sistema político financiero diseñado por nosotros los hombres se ha colapsado y ha demostrado ser un inmenso embudo donde unos pocos sacan beneficio y la mayoría sufre las consecuencias de sus excesos en la práctica del riesgo. No digo con esto que todos los hombres seamos culpables de lo que está pasando, faltaría más, sólo digo que el sistema está diseñado con claras connotaciones viriles de concentración de poder.

Sin ánimo de recurrir a tópicos de género, se ha comprobado que el liderazgo ejercido por mujeres se practica de manera muy distinta, huyendo del manu militari tan frecuente en los organigramas empresariales actuales. Yo personalmente lo veo a diario ya que me muevo en el mundo empresarial a alto nivel de dirección y no quiero decir con esto que una mujer sea mejor dirigiendo que un hombre, pero sí en la mayoría de casos tienen una forma diferente de hacerlo salvo que cometan el error de imitar los modos autoritarios de algunos hombres. Como muestra de los cambios en materia de incorporación femenina a la res pública basta con dar algunos nombres como el de Michelle Bachelet, Amparo Moraleda, Angela Merkel (pese a que su popularidad esté en horas bajas) y una que a mí personalmente me tiene el corazón robado; Isabel Allende aunque no sea en materia económica o política.

Además de lo expuesto, hay un notable incremento del número de mujeres en las universidades, llegando a darse en algunas facultades relaciones de hasta un ochenta por ciento de alumnado femenino, y hablamos de escuelas y facultades tradicionalmente masculinas como las ingenierías. Esto puede considerarse un enorme logro de la lucha del feminismo. Feminismo que no es lo mismo que hembrismo, el hembrismo es la hermana gemela del machismo, el feminismo es una de las luchas más justas que se pueden llevar a cabo en todos los aspectos ya sea en materia social, política, empresarial o económica. El feminismo no es excluyente, es inclusivo y tolerante, el machismo y el hembrismo son negativos, rencorosos y están basados en el miedo, el resentimiento y el odio. La incorporación de la mujer a la alta gestión no es buena, no es justa, es necesaria aunque sólo sea por una cuestión aritmética ya que si la mitad de la población mundial es grosso modo de mujeres, estaríamos despreciando la mitad del potencial y del talento bloqueando el acceso de la mujer al manejo de las cuestiones trascendentes.

Parece que ha pasado mucho tiempo, pero hasta no hace demasiado, una mujer no tenía total libertad para hacer prácticamente nada sin supervisión de un hombre, ya fuese padre, hermano mayor o marido. Incluso para solicitar un préstamo o tener un trabajo en las pocas opciones laborales de las que una mujer disponía. Así que es bueno pararse a reflexionar, mirar atrás y ver los gigantescos pasos que se han dado en materia de igualdad aunque aun queda un largo camino por recorrer. Un camino que en mi opinión tiene varios obstáculos de los que quiero destacar dos. Por un lado los hombres que hacen apología de la mujer con un tono de condescendencia y por otro las mujeres que, bombardeadas por constantes mensajes publicitarios, tienen como único objetivo ser una hembra hipersexuada y participar en programas televisivos de dudosa calidad y ética. El primer caso son estos hombres que tratan la igualdad como algo sin demasiada importancia y el segundo (en mi opinión el más grave de todos) es el hecho por desgracia cada vez más frecuente, de esas mujeres jóvenes que sólo desean ser la maciza que sale en un reality show para ocupar alguna portada de alguna conocida revista que pretende ser prensa seria pero vive de aspectos más chuscos y mundanos poco relacionados con el periodismo de investigación.

Personalmente nunca me ha gustado esa imagen femenina propia de una delicada princesa Disney, me gusta la mujer fuerte, independiente, inteligente y con carácter. Apruebo en cierta medida la dosis de maquillaje y belleza artificial que la mujer tiene socialmente impuestos, pero los verdaderos tesoros femeninos están en su cabeza, en su experiencia y en sus palabras. Llámenme políticamente correcto si quieren.

 

Hugo Roig Montesdeoca, escritor y miembro del PSOE de Telde. 



Etiquetas:   Liderazgo   ·   Política   ·   Mujer

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


SSociólogos, Sociología Hola Hugo:
Pedimos permiso, para incluir este artículo y otros escritos tuyos en nuestro Blog de Sociología: sociologosplebeyos.com. Por supuesto, incluimos tú nombre y demás derechos de creación.

Esperamos tú respuesta. Un saludo.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18556 publicaciones
4699 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora