Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Machismo   ·   Valores



El Verdadero Origen de la Fe Religiosa no es la fe.


Inicio > Cultura
03/10/2012


3729 Visitas



El gran mal entendido de las personas y de las instituciones en materia religiosa es pensar y creer que la fe o la creencia es sólo un producto de la fe de otros, que me la  transfirieron de generación en generación hasta llegar a mi. Es decir, se cree y se enseña que la fe origina la fe. Sin embargo, aunque en muchos casos se puede hablar de una especie de sugestión de fe por la palabra encendida de un gran predicador o por escuchar el discurso de una persona muy convencida de ciertas verdades, la cosa no es tan simple.


Si uno revisa la historia de Guedeón en la Biblia descubre que éste héroe guerrero vió a un ángel del Señor que le señaló una misión de liberar a su pueblo de un opresor. Pero Guedeón no aceptó de buenas a primeras lo que el ángel le decía y ordenaba. LE PIDIO PRUEBAS, Y EL ANGEL SE LAS DIO. Es decir, la conducta de Guedeón no es diferente a la de cualquier persona contemporánea, que basa su creencia en un conjunto de evidencias o de pruebas para avanzar por un cierto sendero espiritual. Y la actitud del ángel no es para nada negativa respecto de las pruebas que se le solicitan. Tal como dicen los teólogos, Dios conoce la naturaleza racional del hombre y se acomoda a ella, pues el mismo se la dió al crearlo.

Lo mismo ocurre con la misión de Moisés, entregada por el ángel de Dios en el monte Sinaí-Horeb. El gran profeta y legislador judío SE RESISTIÓ A LA MISIÓN que Dios le quería dar y hacer de él el liberador de Israel del yugo egipcio. Y Dios le dió garantías de que le daría respaldo y poder para cumplir con exito su misión.

Si miramos a la vida de Jesucristo en su relación con los apóstoles, se observa claramente que el maestro se preocupa de dar a sus elegidos todas las pruebas y los respaldos requeridos por la razón y la experiencia humana para creer. Veamos lo que ocurre con la expulsión de demonios, o la sanación de enfermos, o la resurrección de muertos, o por último la transfiguración del Señor. En todos los casos la necesidad de experiencia sensorial de los apóstoles para creer es siempre aportada generosamente.

Por eso san Juan en la primera  epístola nos dice, en su primer versículo: LO QUE ERA DESDE EL PRINCIPIO, LO QUE HEMOS OIDO, LO QUE HEMOS VISTO CON NUESTROS OJOS, LO QUE HEMOS CONTEMPLADO, Y PALPARON NUESTRAS MANOS TOCANTE AL VERBO DE VIDA.

Por no leer atentamente esos textos y muchísmos otros, que nos hablan de experiencias reales con Dios, con los Ángeles, con la Luz Divina, con los sueños proféticos, con fenómenos milagrosos, aparentemente fuera del orden natural, es que la gente piensa erroneamente que la fe engendra la fe, y que toda religión es una copia de otra ya preexistente. PERO LA VERDAD ES QUE LA FE NACE DE LA EXPERIENCIA. ESPECIALMENTE DE LAS LLAMADAS EXPERIENCIAS MÍSTICAS SUPRACONSCIENTES, LAS QUE LOS YOGUIS LLAMAN VIVENCIAS EN LA CONCIENCIA COSMICA. O EXPERIENCIAS EXTRACORPÓREAS.

Es lo mismo en relación con las experiencias del túnel y de la luz al borde de la muerte. Algunos científicos rechazan las implicancias metafísicas de esas vivencias, arguementando que es el cerebro quien las elabora, PERO SE OLVIDAN QUE MUCHOS DE LOS QUE HAN VIVIDO LA EXPERIENCIA OBSERVAN LA SALA DE OPERACIONES CON LOS MEDICOS TRABAJANDO, Y PUEDEN ESCUCHAR SUS VOCES Y OIR SUS PENSAMIENTOS DESDE EL PLANO INVISIBLE EN EL QUE ESTAN, Y CUANDO VUELVEN PUEDEN DESCRIBIR DETALLADAMENTE LO QUE LOS FACULTATIVOS HICIERON EN EL QUIRÓFANO. Eso no lo hace el cerebro ni la química cerebral.

Otra cosa semejante ocurre con las experiencias chamánicas, los vuelos espirituales de esos adeptos a otras dimensiones, y su concordancia de datos con la realidad de la enfermedad, su desarrollo futuro, muerte o recuperación de la salud. Practicamente todas las religiones tienen un origen chamánico, y abarcan todo tipo de experiencias psíquicas paranormales. Y esos son hechos y experiencias innegables hasta el día de hoy.

Lo mismo sucede con los resultados de la oración personal y grupal. Cada persona tiene casos y situaciones en las que fue ayudado por un Poder Invisible providencial, y sus problemas encontraron solución casi milagrosa o o de un modo francamente prodigioso. Una persona que ha vivido esos eventos de intervención divina ya no puede dudar de ellos. Lo mismo sucede con la intervención de un santo, o de un difunto que nos ayudó o se nos apareció en sueños. O si visito un santuario y me mejoro de una enfermedad crónica por la cual recé en ese lugar. Por eso es falso que la fe nace de la fe. La verdad es que la fe nace de cierto tipo de experiencias codificadas en la línea del poder y del conocimiento salvífico.  

 

 



Etiquetas:   Religión   ·   Filosofía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18433 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora