La doble moral democrática de los nacionalistas gallegos



 

. Acusan a los votantes del Partido Popular de no empatizar con la situación económica en la que estamos sumidos en el país y utilizan argumentos puramente demagógicos para captar nuevos indignados. A mi, desde luego, no me convencen. Mi intención es comentar lo que ocurre en Galicia, comunidad autónoma en la que resido. Aquí, la mayoría de las personas que secundan estos movimientos antisistema son votantes de Izquierda Unida (IU) o del Bloque Nacionalista Galego (BNG), y a estos últimos me quiero referir en este momento, más concretamente al sector joven de este partido político: Galiza Nova. Galiza Nova es la organización juvenil del BNG; en sus estatutos consta, literalmente, lograr "la organización y movilización de la juventud de cara a conseguir la liberación nacional de Galicia y la transformación de la sociedad actual". Según ellos proclaman, defienden la democracia, el antimonopolismo, la auto-organización y el anti-imperialismo. Curiosamente, recientemente han mostrado su apoyo a Hugo Chávez y Fidel Castro con el lema "Sólo vencen los pueblos que luchan. Galicia con la revolución". Mi pregunta es, ¿Dónde está aquí su defensa de la democracia? En Cuba, hasta dónde yo tenía entendido, había instaurada una dictadura como régimen político y en Venezuela la democracia en estos últimos años ha estado muy en entredicho. Curioso al menos, ¿No?Pues bien, si se apoyan los regímenes cubanos y venezolanos, no cabría pensar que esta gente sería la que podría llevar a España al infierno que se vive actualmente en cualquiera de los países nombrados. Esta gente que tanto defiende a Galicia (para ellos, Galiza) apoya e incluso ha formado parte del ejecutivo del Gobierno Bolivariano instaurado por el Señor (por llamarle de alguna manera) Hugo Chávez, un Gobierno que ataca y mortifica continuamente a los gallegos (y, ene general, a los españoles) que allí viven. ¿En qué quedamos? ¿Quieren democracia o no? ¿Defienden a los gallegos o no? Tengamos un poco de criterio, señores. Lo que no es de rigor es proclamar que no gozamos de una verdadera democracia y, a la vez, apoyar manifiestamente a mandatarios que si han destrozado las democracias de sus respectivos países. Y me gustaría acabar parafraseando al Rey Don Juan Carlos, en uno de sus momentos más lúcidos ante el ya citado en esta columna, Hugo Chávez, con un: ¿Por qué no os calláis? Y es que para decir tantas y tantas contradicciones, es mejor estar callados.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






La doble moral democrática de los nacionalistas gallegos


 

salido a la calle a denunciar que en España no tenemos una democracia real, han usado todo tipo de argumentos e, incluso, ciertos grupúsculos han utilizado la violencia tanto física como verbal para hacerse escuchar. Acusan a los votantes del Partido Popular de no empatizar con la situación económica en la que estamos sumidos en el país y utilizan argumentos puramente demagógicos para captar nuevos indignados. A mi, desde luego, no me convencen. Mi intención es comentar lo que ocurre en Galicia, comunidad autónoma en la que resido. Aquí, la mayoría de las personas que secundan estos movimientos antisistema son votantes de Izquierda Unida (IU) o del Bloque Nacionalista Galego (BNG), y a estos últimos me quiero referir en este momento, más concretamente al sector joven de este partido político: Galiza Nova. Galiza Nova es la organización juvenil del BNG; en sus estatutos consta, literalmente, lograr "la organización y movilización de la juventud de cara a conseguir la liberación nacional de Galicia y la transformación de la sociedad actual". Según ellos proclaman, defienden la democracia, el antimonopolismo, la auto-organización y el anti-imperialismo. Curiosamente, recientemente han mostrado su apoyo a Hugo Chávez y Fidel Castro con el lema "Sólo vencen los pueblos que luchan. Galicia con la revolución". Mi pregunta es, ¿Dónde está aquí su defensa de la democracia? En Cuba, hasta dónde yo tenía entendido, había instaurada una dictadura como régimen político y en Venezuela la democracia en estos últimos años ha estado muy en entredicho. Curioso al menos, ¿No?Pues bien, si se apoyan los regímenes cubanos y venezolanos, no cabría pensar que esta gente sería la que podría llevar a España al infierno que se vive actualmente en cualquiera de los países nombrados. Esta gente que tanto defiende a Galicia (para ellos, Galiza) apoya e incluso ha formado parte del ejecutivo del Gobierno Bolivariano instaurado por el Señor (por llamarle de alguna manera) Hugo Chávez, un Gobierno que ataca y mortifica continuamente a los gallegos (y, ene general, a los españoles) que allí viven. ¿En qué quedamos? ¿Quieren democracia o no? ¿Defienden a los gallegos o no? Tengamos un poco de criterio, señores. Lo que no es de rigor es proclamar que no gozamos de una verdadera democracia y, a la vez, apoyar manifiestamente a mandatarios que si han destrozado las democracias de sus respectivos países. Y me gustaría acabar parafraseando al Rey Don Juan Carlos, en uno de sus momentos más lúcidos ante el ya citado en esta columna, Hugo Chávez, con un: ¿Por qué no os calláis? Y es que para decir tantas y tantas contradicciones, es mejor estar callados.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE