Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Pandemia   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Alimentación



“La ley del espejo” (“Kagami no hosoku – jinsei no donna mondai mo kaiketsusuru maho n rule”), de Yoshinori Noguchi.


Inicio > Psicología
23/09/2012


3900 Visitas



Noguchi, que mantiene una web sobre autoayuda y coaching (http://coaching.livedoor.biz/), nos anima a conocer la realidad de nuestras vidas por medio de este cuento, en el que la moraleja podría ser que dicha realidad se refleja en el espejo de nuestro corazón.


Afirma el autor, para empezar, que a lo largo de nuestra vida ocurren acontecimientos que sintonizan exactamente con nuestro interior y que se convierten en causa y efecto en sí mismos. En otras palabras, como en un espejo, si miramos lo que nos pasa en la vida podremos conocer qué tenemos dentro del corazón, al modo de lo que le pasaba a Dorian Gray.

Una aseveración nos advierte al poco de comenzar: “Con el perdón se consigue la calma”. Noguchi lo explica del siguiente modo: si se sienten remordimientos hacia alguien y nos repetimos “¡No se lo puedo perdonar!”, no conseguiremos nunca la paz interior. En ese caso estaremos trastornados, ya que una fuerza extra está actuando sobre y en contra de nosotros y, si esta situación se prolonga, podría acabar convirtiéndose en sufrimiento.

A estas alturas, algunos lectores ya tendrán claro que la clave es el perdón, en concreto, que debemos perdonarnos a nosotros mismos, aceptarnos como somos. Eso es lo difícil. Para ello Noguchi nos aconseja seguir ocho pasos:

1.       Hacer una lista con aquellas personas a las que no podemos perdonar, estén vivos o muertos. Luego plantéese pronunciar lo siguiente: “Me sentiría mejor si pudiera perdonarle” y “Me gustaría tanto poder hacer las paces con él (o ella)”.

2.       Exprese sus sentimientos, escribiendo lo que siente hacia esas personas, calificándolos, sea bueno o malo.

3.       Busque los motivos de aquellos actos que tanto le molestaron o dolieron por parte de aquella persona. Ayúdese, para ello, escribiendo concretamente lo que hizo aquella persona, los motivos que llevaron a aquella persona a actuar de tal manera, intentando comprender la inmadurez, la torpeza y la debilidad de dicha persona y, finalmente, los motivos (placer o dolor) que llevaron a actuar de aquella manera a esa persona.

4.       Escriba aquello que puede agradecerle. Piense el tiempo necesario: seguro que habrá algo que agradecerle.

5.       Utilice la fuerza de las palabras, por ejemplo, “Para mi propia felicidad, calma y libertad, perdono a….” o “Perdono a…”, durante unos diez minutos al día.

6.       Escriba aquello de lo que querría disculparse con esa persona. Le costará un poco, pero seguro que también usted tiene algunas razones para disculparse, por no haber obrado correctamente o haber dicho algo inadecuado.

7.       Escriba aquello que haya aprendido. Llegados a este séptimo punto, es importante sacar conclusiones del proceso, pues lo lógico sería haber conseguido un avance hacia el perdón y una inicial descarga emocional.

8.       Declare “Lo perdono” o “Perdono a…”.

Finalice con un agradecimiento, mediante una frase como esta: “Gracias, [NOMBRE DE ESA PERSONA]”, durante unos cinco minutos diarios. Seguidos estos pasos estaríamos en condiciones de comprender la trascendencia del último postulado, quizá como la segunda ley de la termodinámica aplicada a la Filosofía, que puede denominarse la “Ley de lo inevitable”, por la que se explica que todos los problemas que surgen en la vida ocurren para hacer que nos demos cuenta de algo importante: no tendremos nunca ningún problema que no podamos solucionar. Es más, los problemas ocurren para que a través de las soluciones que les demos nos demos, a la vez, cuenta de algo importante, que es que todos nosotros tenemos la fuerza necesaria para resolverlos.



Etiquetas:   Autoayuda   ·   Respeto

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20137 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora