Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   PRI   ·   MORENA   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Madrid



Sin ciudadanos comprometidos, no hay política, ni partidos


Inicio > Política Nacional
23/09/2012


1410 Visitas



  En las redes sociales, en los blogs, diarios digitales y hasta en la publicidad del fútbol, en la TV pública y los canales privados que lo repiten  ( publicidad que pagamos todos) el "7D" parece ser un día muy importante,  lo será?








No tiene sentido recordar que buena parte de lo que menciona ese aviso publicitario: los 240 sistemas de cables, 1 Radio FM, 9 AM y cuatro Canales de TV abierta Grupo Clarín se lo debe casi todo a este gobierno (que hoy con la ley de medios se lo quiere quitar).

 Y digo que no tiene sentido recordarlo, porque los Peronistas, pero en particular los kirchneristas, nunca, no importa cuantas pruebas se muestren al respecto, nunca reconocen un error, un hecho de corrupción y mucho menos un ilícito.





Héctor Magnetto CEO de Grupo Clarín ¿alguna vez fue presidente de la nación? ¿ titular del Comfer o del actual Afsca, que lo reemplazó? ¿  o por lo menos  diputado, senador o jefe de algún bloque?  Nada de eso Magnetto siempre fue parte de Clarín, en sus comienzos Diario, luego con el Menemismo incursionando en Radio y TV y finalmente con el Kirchnerismo, convirtiéndose en el Multimedios más dominante del país por las aprobaciones de Néstor Kirchner y sus Legisladores. Podría explicarlo en detalle pero la investigación de aquel entonces de Geuna, Bossi y la columna "Enemigos intimos " de Lanata lo hacen mejor .

La Ley de patrimonios culturales, que los caraduras del oficialismo llamaron "Ley Clarin" la prorroga a las licencias de Radio y TV  y la unificación de cables que le otorgó Kirchner, fueron más, de lo que cualquier gobernante le haya dado jamás a un grupo empresario (y supuestamente de un modo legal y legítimo) Por eso pregunto ¿ El único responsable de su posición dominante es Clarín y Magnetto? ¿No hay responsables en la función pública y que aún son parte de este gobierno, que accionaron para que asi sea? ¿Lo único que va a pasar el 7 de diciembre, es que Clarin tendrá que "desinvertir" lo dado por funcionarios ? ¿Ningún funcionario, legislador , ni el propio Poder Ejecutivo, va a ser citado a contestar porqué conformó "Una verdadera cadena nacional ilegal"?





El pasado pisado, es una actitud permanente del kirchnerismo, ante errores e irregularidades. Pero para la sociedad, mal, poco, y contradictoriamente informada, no es lo más importante saber  hoy :  ¿ Cómo fue que Grupo Clarin se convirtió en lo que es, porqué Gils Carbó que en aquella época lo denunció, hoy es la procuradora general de la nación en el kirchnerismo, mientras que en ese momento fue castigada y desplazada por hacerlo y  tampoco, cómo Lanata, de ser el primer periodista, que nos mostró el "Universo Clarin" creado por el Kirchnerismo, hoy tiene su programa en un canal del Grupo? Todos están en lugares opuestos (o no) a los que estaban, pero lo realmente importante a ver es:  ¿Qué nuevos grupos, oligopolios y hasta monopolios, se están formando hoy al amparo del kirchnerismo? ¿Con qué fin se forman  o se permiten? ¿Y como van a terminar después?





Se que los kirchneristas (militantes al menos) lo viven como una revolución. Para ellos es desarmar el imperio mediático, el monopolio y  la peligrosa derecha  por detrás, que aunque no reconozcan, ellos mismos fortalecieron. También se que el argumento (de manual K)  dice:  qué debieron hacerlo así,  para ser fuertes,  y no tener sus cañones mediáticos en contra, hasta conseguir   poder suficiente. En suma, la revolución de hoy, fue la sociedad política-mediática de ayer, para que el "Salvador Patagónico" que nos vendió Clarín, trascienda  y consiga el poder que tiene su movimiento. 

De creerlo, suena hasta heroico, nos remite a un enorme sacrificio que debió hacer Kirchner y unos pocos que lo acompañaron "con más desocupados, que votos", para devolver la justicia social y " la discusión política  " a nuestro país.





Muchas son las cosas que hoy se viven como "revoluciones"  y no solo desde el Kirchnerismo . Parece que careciéramos de  algunas condiciones, que son propias de la democracia. Y no se hasta qué punto, es responsabilidad de los gobiernos o de la sociedad.









 Si un gobierno jurisdiccional como el de la Ciudad de Buenos Aires, intenta cambios en la curricula y planes de estudio;  en lugar de que los alumnos,  docentes,  y  padres, en conjunto, pidan una reunión con el Ministro de Educación, para presentar su rechazo y hasta a alguna propuesta superadora. No, en realidad  lo que hacen es tomar el Colegio. 

El último recurso, se convierte en la primera opción. Dejan afuera de la discusión a los docentes que de alguna forma son parte del problema y a los padres, que cada vez participan  menos de la vida escolar. Es más épico sin duda, confeccionar un manual o guía para las "Tomas de Colegios"  y que los jóvenes, más allá de resultados, sientan que están haciendo algo importante. Pero en realidad termina siendo una perdida de tiempo, para obtener en el mejor de los casos, juntarse con el ministro responsable, algo que debieron intentar primero. Dicen que así fue, aseguran que "el único modo en que los atiendan, es hacer la toma, que lo consensuaron con los docentes y que sus padres lo autorizan". Partes de la verdad, pero quizá no toda, ni todas.  En mi caso y como padre de una niña en  una escuela pública (no como periodista), debí hacer un reclamo serio al ministro, me contacté, le expuse el problema y en un día fue solucionado. Es real que se trataba de una maestra suplente que no enviaban a reemplazar a la titular enferma, pero fue muy accesible y expeditivo. 

Sin embargo la ansiedad general de otros padres de compañeritos de mi hija, luego de  dos semanas y media sin clases en ese grado, proponía medidas como : "Cortar la Av Caseros, Tomar el Aula de los Chicos y llamar a Crónica TV". Nada de eso fue necesario, solo una comunicación con el ministro alcanzó para volver a la normalidad las clases.  

(normalidad de padres, más preocupados por donde dejar a sus hijos para ir a trabajar, que de su educación, realidad que se vive en escuelas públicas de Buenos Aires también)





Esa sensación, de que no existe un gobierno para la sociedad, que en realidad es un grupo de poder compuesto por funcionarios, que no se deben a los ciudadanos, que  hay elegidos y una vez electos, son inalcanzables y solo les preocupa seguir en el poder y tener cada vez más poder, es generalizada.







Se comienza por el final, se utilizan los últimos recursos, antes, de ni siquiera,  haber intentado los primeros. Las protestas y cacerolazos, acumularon no menos de  diez consignas de reclamos distintos. Que si bien de algún modo  unificaba y eran  legítimos, algunos de ellos vienen de hace mucho tiempo y nunca se expusieron de un modo generalizado y comunitario. La inseguridad con altibajos, viene de años atrás y cada vez que familiares y amigos, marcharon  por una nueva víctima, la sociedad no se encolumnó detrás. 

Los muertos parecían lejanos. Cada mes que los Familiares de Víctimas van a la Casa Rosada, para reclamar ser atendidos, son solo ellos, algunos periodistas que nos acercamos a documentar lo mismo de siempre ( asistentes sociales que se acercan a las rejas a tomar datos) y nadie más. 



Tampoco la sociedad apoyó masivamente, las marchas y raclamos de la Tragedia de Once, ni aún siendo usuarios de trenes urbanos  más de 2 millones de personas cada día y vimos que hasta algunos conductores apurados, cuestionaron  los cortes. 













Por cada medida  u omisión del gobierno, solo se manifestaron los afectados, podríamos mencionar muchas, pero entre las más relevantes: las restricciones a las importaciones (medicamentos, libros, insumos) la pesificación de las transacciones inmobiliarias (de familias que necesitan comprar o vender) Las restricciones a la venta de divisas (para viajes y temas laborales, académicos o familiares)El mínimo no imponible de ganancias, los aumentos de los planes sociales y el fondo para la niñez, que llegó de un modo tardío, pero antes de la protesta, sino, otra hubiera sido la conformación social de quienes se manifestaron en el cacerolazo  13 S. 

Todas esas protestas y reclamos, se redujeron a los perjudicados, hasta esta última, masiva, ruidosa, pero  a la vez, estigmatizada por el oficialismo y sus comunicadores.  En  esta se reclamó por todo junto, pero quizá fue tarde o al menos contradictoria, porque antes no se apoyó a quienes se manifestaron y hace menos de un año, se eligió con el 54% a este gobierno.





Cuánto más poder hubiera tenido cada uno de los reclamos, si   la sociedad hubiera estado por detrás de cada uno de ellos. Reclamos legítimos que también de un modo directo o indirecto afectaban a todos. La inseguridad, la inflación, el sesgo autocrático del gobierno, el no ser escuchados, sumado a todo lo mencionado, une a la sociedad, aún a los sectores más pobres, aunque no lo sepan y se conformen con su situación actual (de asistencia y en muchos casos clientelar)





El gobierno suspendió, con sensatez, la contramarcha, nunca anunciada oficialmente, de hacerla solo hubiera conseguido más resistencia social  y quizá la de aquellos que todavía no participaron. 

Cuando se manifiestan  el oficialismo, se identifican con el objetivo de la convocatoria, tienen fines en común  (aunque algunos no sean compartidos por toda la sociedad) y se embanderan bajo sus consignas. Los "Autoconvocados", en cambio, como sucedió con los del "Campo" en su momento, se unen por necesidad y se disgregan sin poder evitarlo. 

Muchos encuentran como un valor en si mismo, no tener "banderas políticas" no "ir convocados por nadie" y no identificar la protesta, con ningún frente o partido opositor. Eso al kirchnerismo, sin duda que lo deja más tranquilo. El Gobierno sabe que en las urnas compiten políticos y no ciudadanos, que los candidatos se hacen, qué posicionar a una figura política cuesta mucho, sobre todo dinero y qué mientras los que protestan de un modo organizado, lo hagan sin representación, no se asocien a ningún opositor (existente o nuevo) no son potencialmente peligrosos, salvo para la imagen positiva o negativa y la opinión pública.









Por eso pregunto ¿cual es el valor de no pertenecer a ningún partido político? Sería comprensible si esto mismo sucediera en EE.UU o en España donde se entendería la posición "anárquica, la indignación y la no pertenencia", ya que allá son bipartidistas. Pero en la Argentina donde se contabilizan cientos de partidos políticos, los hay de toda ideología y tendencia y para todos los gustos; qué la sociedad solo se guíe por los emergentes conocidos de cada partido, aquellos que aparecen en los medios, para comulgar o no con una fuerza política,  ignorando las personas valiosas, los jóvenes y militantes, que hay en cada armado político, es al menos obtuso. 





Lo único que puede preocupar al kirchnerismo y movilizar al gobierno a escuchar los reclamos sociales (de todo sector) es tener enfrente, no ciudadanos agrupados por la bronca y el odio (incomprensible aveces) sino ciudadanos, que respaldan, proponen y se enfrentan al gobierno, desde un Frente Partidario y con propuestas (no solo denuncias y reclamos).





El menemismo comenzó, con las actitudes destituyentes a Alfonsín, luego con los pactos y por último, con su ambición desmedida de poder, a destruir los partidos opositores. La Alianza, sin independencia de los factores de poder, del Justicialismo e intentado sostener su modelo, continuó Y el kirchnerismo completó la obra de destrucción de partidos y frentes opositores (aveces cooptando, otras persuadiendo y otras incluyéndolos en su armado) 

Hoy el kirchnerismo no le va a devolver a la sociedad , los partidos políticos perdidos (y tampoco le corresponde hacerlo). Los que están, son los que son y solo la sociedad los podrá o no fortalecer y crearle un rival de peso al kirchnerismo.









No tiene ningún valor, la anarquía partidaria, frente a la acumulación de poder del oficialismo (los oficialismos, al de la Ciudad también habría que verlo, aunque no sea tan importante su influencia, como el nacional) decir "no tenemos banderas políticas", es solucionarle buena parte de los problemas al kirchnerismo.





Partidos hay, quizá falten liderazgos. La sociedad puede volcarse a ellos, elegir el que le resulte más cercano, afín, con el que más se identifique, más allá de sus emergentes y liderazgos, actuales. A los partidos los hace su gente.





También pueden platear y hasta exigir a los distintos partidos opositores de los que participen, determinadas "bases y condiciones políticas " pensando en 2013 y que todos los partidos opositores, en bloque y fortalecidos por la sociedad, sostengan esas políticas y objetivos básicos y comunes a todos.









Hacer política partidaria y a la vez ciudadana, no es distinto que lo que hacen hoy convocando a marchas, protestas y cacerolazos, solo que sería más sencillo por tener la estructura de un partido y más efectivo, por que los medios se hacen más eco de este tipo de eventos políticos.





Los ciudadanos comunes, deben encontrar en los partidos políticos, el lugar de expresión, reclamo,  contención y propuestas. (como también los jóvenes en los centros de estudiantes, para que unos pocos no decidan por todos)





Deben exigir en ese ambito partidario, internas abiertas, elección de los mejores representantes y plataformas reales, acorde a los tiempos que vive la sociedad y no a los históricos o políticos.





La democracia directa es una opción solo en las marchas de protesta, en la vida real, se eligen representantes y esos representantes pueden ser elegidos por unos pocos o por toda la sociedad involucrada en sus problemáticas y buscando soluciones.









Los medios no son opositores, ni partidos políticos. Los periodistas tampoco lo somos y no vamos a competir en ninguna elección.





De un modo objetivo o sesgado, los medios y periodistas, solo vamos a mostrar parte de la realidad, ni siquiera completa. Medios y Periodistas, somos dos fuegos cruzados, hoy en la Argentina y con  algunos, periodistas independientes (de poca llegada a la sociedad)







El oficialismo (los oficialismos) no van a devolverle a la sociedad los partidos políticos





Los grandes medios de comunicación (de los dos bandos) solo van a posicionar a sus candidatos. 







Sin partidos políticos, no hay democracia, sino autocracia.





Sin políticos, no hay partidos, ni representantes.





Sin ciudadanos que participen, no hay políticos.



























Etiquetas:   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18047 publicaciones
4601 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora