Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Poesía



El fracaso del Presidente Calderón en turismo, como política publica


Inicio > Política Nacional
07/09/2012

1179 Visitas



Confesiones.


 

El fracaso de Calderón en turismo como política pública.

 

Con motivo de la presentación del último informe de la gestión de Felipe Calderón, que conlleva un resumen de toda su administración, en un análisis específico y sectorial, en este caso en relación a la actividad turística, podríamos concluir que como política pública, esta fue un rotundo fracaso.

Sin lugar a dudas es desde Quintana Roo, en su posición indiscutible de principal destino nacional, desde donde más y mejor se puede interpretar con conocimiento de causa y calidad efectiva un juicio al respecto.

Evidentemente para poder fundamentar cualquier veredicto es necesario tomar en consideración los factores principales que incidieron en ello, tanto de los aspectos que corresponden a las situaciones extraordinarias, como las que forman parte de la responsabilidad gubernamental.

Precisamente a manera de resumen, lo que se puede señalar es que en estos seis años, a pesar del triunfalismo del mensaje, el turismo no fue ni por mucho una prioridad, por el contrario se convirtió en todo caso por momentos, en una herramienta de carácter político electoral, esto derivo en que se detuviera el crecimiento que se venía experimentando de manera sostenida.

Dentro de esos factores, primero habría que recordar que fue inexplicablemente  Felipe Calderón quien quiso desaparecer la Secretaria de Turismo, aparentemente para generar ahorros que no eran significativos.

Ese intento afortunadamente fallido, es una muestra innegable del desinterés oficial y hasta de desprecio por la actividad turística, que a lo largo de su responsabilidad transito en programas de promoción institucional improvisados e intrascendentes, inspirados en ocurrencias y como ya decíamos en aspectos más políticos que prácticos.

Bajo esta consideración destaca adicionalmente una política ambiental incongruente, que se inmiscuyo a través de medidas radicales para interponerse con el desarrollo turístico, que en Quintana Roo es la base fundamental de la economía.

La política ambiental de esta administración por concluir, es el mejor ejemplo como lo apuntábamos anteriormente, del uso del poder presidencial como una herramienta de control político, sin que en ello mediara ni el sentido común y mucho menos el interés general, solo los intentos de venganza electoral y el posicionamiento de proyectos en destinos de menor envergadura.

Tampoco puede dejarse de lado, el caso del aeropuerto de la Riviera Maya, la obra de infraestructura necesaria, más trascendente para el desarrollo y crecimiento de la actividad turística regional, con una influencia que trasciende a Quintana Roo.

La licitación de dicho aeropuerto se pospuso en diversas ocasiones, debido a negociaciones y artilugios legales que involucran intereses y acuerdos entre poderosos grupos empresariales protegidos por el gobierno, para violentar el marco legal, pero sobre todo por encima del beneficio colectivo que la construcción del aeropuerto representa.

Otro de los elementos que incidieron negativamente en la actividad turística se relaciona con la inseguridad y no nos referimos solamente al influjo que esta representa por su naturaleza, sino al aspecto del impacto que su difusión ha generado en el extranjero.

La falta de eficiencia del aparto gubernamental se complico todavía más en materia de promoción, tomado en consideración que no hubo la capacidad para entender el problema y enfrentarlo de acuerdo a sus características.

El gobierno federal prefirió justificar permanentemente su desastrosa batalla contra la delincuencia organizada, sin crear simultáneamente un esquema mediante el cual se explicara en que regiones del país existía riesgo para el visitante y en cuales este era mucho menor.

De entrada porque es un asunto que tiene que ver con la imagen del país en todos los sentidos, en especifico en materia de turismo una asignatura de certeza, de diferenciar el impacto del conflicto de manera regional.

Esto tuvo que ser resulto por los gobernadores de los estados, principalmente de Quintana Roo y sus empresarios, que ante la ausencia del estado mexicano, tuvieron que dar la cara para detallar la magnitud de la coyuntura.

Por último y con toda intención, dejamos como último elemento de análisis, la crisis de la influenza humana, porque aun y cuando fue una circunstancia extraordinaria, las malas y muy poco inteligentes decisiones del gobierno federal, la convirtieron en un fenómeno catastrófico.

Primero porque la autoridad materialmente decidió cerrar el país, esa errática publicidad que pretendía demostrar el control del estado ante la emergencia, solo sirvió para crear una percepción internacional negativa, un daño que nos ha llevado años poder solventar.

Los ejemplos anteriores, son un catalogo de errores que desnudan la intención, es decir la nula importancia que el gobierno asigno a una de las actividades más estratégicas del desarrollo económico.

A pesar del fracaso oficial, la dinámica del turismo pudo sobrellevar la emboscada de la autoridad, primero para sobrevivir y simultáneamente gracias al talento de los empresarios del ramo hacerlo dignamente.

Lamentablemente muchos de los esfuerzos particulares no alcanzaron los resultados que se hubieran podido conseguir si la autoridad no se presentara como un obstáculo, una contradicción por sí misma.

El cambio de gobierno puede representar una esperanza en materia de atención estratégica para la llamada industria sin chimeneas, de entrada y visto de manera simplista, porque difícilmente otro gobierno pueda atentar tanto contra ella.

La reflexión no es por supuesto una garantía, sin embargo al menos se puede vislumbrar que el efecto del cambio suponga una mejoría, aun y cuando eso dependerá de la importancia con la que el régimen clasifique el turismo en la agenda de prioridades.

Lo será también en función y en la medida de que se designen a quienes tendrán esa responsabilidad, en la Secretaria de Turismo, Fonatur y el Consejo de Promoción Turística, atendiendo a perfiles adecuados.

Es decir privilegiando mínimos de conocimiento sobre el sector, sus características y sus actores, porque en estos casos siempre se corre el riesgo de que algunas posiciones sirvan para cumplir pactos preelectorales.

Peor aún, utilizar estas dependencias como si se tratara de una agencia de colocaciones a riesgo de perder tiempo, seguir cometiendo errores y naufragar nuevamente en el intento.

En lo que falta para conocer quiénes serán quienes ocupen esas carteras, al menos cuando falta por definirse las presidencias de la Comisión de Turismo en las cámaras, hay la posibilidad de que dos quintanarroenses, Félix González en el senado y Román Quian en la de diputados puedan presidirlas, lo que contribuirá en mucho para apoyar las gestiones a favor de la industria turística.

Ese escenario vendría a fortalecer la destacada labor del Gobernador Roberto Borge al frente de la misma comisión en la CONAGO, en donde su esfuerzo personal ha fortalecido el liderazgo natural de la entidad, como la más importante en materia turística, lo que le otorga una gran capacidad de interlocución.

Precisamente el día de hoy, el Gobernador Borge rinde su primer informe de gobierno y el turismo tendrá por supuesto un lugar muy preponderante en él, no solo porque sea la actividad más importante de la entidad, sino como ya apuntábamos por la destacada participación del mandatario en el plano nacional.

Ahora bien, retomando el asunto del nombramiento de Carlos Joaquín, en el equipo de transición del Presidente Electo, mas allá de los pronósticos que tienen que ver con su situación personal, se entiende que su responsabilidad se limitara a recibir y revisar las cuentas de las dependencias vinculadas al sector y recoger las propuestas para la elaboración del plan de gobierno.

Lamentablemente porque esa ha sido la constante, habría que esperar que en esta ocasión no vuelva a intentar mezclar sus frustraciones políticas personales con la tarea, porque quien intenta escalar posiciones bajo el argumento de la diatriba y la venganza no abona a favor de la actividad.

No es vendiendo una imagen que no se tiene y mucho menos tratando de tergiversar la de otros como se construye proyecto, no es martirizándose y poniéndose en posición de víctima como se contribuye a fortalecer el turismo, ni ninguna otra actividad.

Carlos Joaquín tiene otra vez una oportunidad de sumarse al interés colectivo, en el pasado desperdicio otras por privilegiar sus ambiciones y es eso lo que lo ha llevado a coleccionar amplios rechazos locales, aun y cuando se empeñe en simular otra cosa en el centro de las decisiones, de entrada porque al tiempo eso será insostenible.

De tal suerte que en el previo, no resta más que esperar que el turismo, por su importancia no vuelva a ser relegado, mucho menos abandonado al esfuerzo de los empresarios del ramo, utilizado con otros fines, como sucedió precisamente en esta ocasión, en que desde la óptica del trabajo gubernamental federal, termino por ser un fracaso.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall 



Etiquetas:   Política   ·   Políticas Públicas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18764 publicaciones
4731 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora