Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Pandemia   ·   Humanidad   ·   Trabajo



La funcionalidad de la mediocridad


Inicio > Sociología
27/08/2012


2049 Visitas



El común denominador de los acontecimientos políticos y sociales de los últimos meses está relacionado con la debacle de sistemas económicos en distintas latitudes, con diferentes escalas estructurales. Más allá de las latitudes y particularidades regionales, lo que muestran las noticias es el colapso de las estructuras políticas, económicas y sociales frente a un ciclo que se expande en nuevas condiciones históricas de vida. Lo que muestran los titulares es la expansión de la vulnerabilidad. Los síntomas se profundizan por las decisiones compulsivas de muchos líderes, hasta el momento, con gran efecto emocional y con enorme costo estructural. Los movimientos espasmódicos agravan la magnitud de los problemas y sus consecuencias multiplican los síntomas. En este círculo autodestructivo, las noticias son solo aspectos visibles de una vulnerabilidad estructural profunda relacionada con la incapacidad de muchos sistemas sociales para adaptarse frente a un nuevo ciclo de desarrollo.


Todos los sistemas viven inmersos en ciclos de vida. Aún los sistemas mecánicos (las máquinas) tienen ciclos relacionados con el desgaste y el deterioro. En el caso particular de los sistemas vivos, los ciclos tienen que ver con las transformaciones estructurales necesarias para adaptarse a las condiciones del contexto. Los sistemas humanos viven en permanente interacción con las transformaciones en su contexto, lo que también transforma sus ciclos internos de vida. En este marco, las situaciones disfuncionales (los síntomas) aparecen cuando el sistema llega a un punto límite frente a las exigencias del contexto si poder desarrollar redefiniciones internas en sus parámetros de vida. De esta manera, los aspectos más sensibles de la estructura colapsan. Esta debilidad representa la vulnerabilidad de un sistema humano para mantener la dinámica de interacción bajo determinadas condiciones.

La debacle económica de los sistemas actuales aparece frente a la dificultad para redefinir modelos de negocios y modelos productivos con nuevas perspectivas y parámetro de diseño. En otras palabras, lo que está colapsando son las estructuras conformadas con principios basados en la fuerza, el control, la exclusión y la explotación indiscriminada de recursos. Estos son los pilares de las ciencias del siglo XVII que inundaron los modelos sociales y se extienden agónicamente hasta nuestros días. Este paradigma de fuerza, explotación y control ha sido funcional a una generación de líderes que, lejos de ser estadistas visionarios, han usado los principios postmedievales para sostener su posición de poder y permanencia forzada.

La hipótesis de este colapso económico actual (y es importante este concepto de “hipótesis” para salvar particularidades), plantea que los principios mecanicistas de gestión han sido funcionales a una generación de líderes que a lo largo del siglo XX, en todas las latitudes y en diferentes conformaciones sociales, han sustentado su posición desde la fuerza, la presión y la exclusión.

La hipótesis invierte el razonamiento convencional basado en que los paradigmas mecanicistas han hecho del siglo pasado un siglo sustentado en la fuerza y la explotación. Desde nuestro punto de vista es que ha sido la mediocridad del liderazgo el que ha sostenido la permanencia funcional de este paradigma. La fuerza ha sido funcional a la mediocridad y esto es lo que hoy están mostrando los síntomas de profunda vulnerabilidad en los sistemas sociales. Lo que está colapsando es un orden económico y productivo diseñado y sustentado desde esta lógica medieval de liderazgo y poder. Hasta principios de los años 90, el ordenamiento idealizado del mundo se mantenía funcional al paradigma de gestión. Pero el siglo XXI conformado en base a la volatilidad e imprevisibilidad de variables ha transformado el paradigma medieval en liderazgo espasmódico y compulsivo.



Etiquetas:   Liderazgo   ·   Crisis Económica   ·   Sociedad   ·   Crecimiento Personal

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19512 publicaciones
4883 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora