La Nada

 

.

Este texto es una serie de pensamientos frívolos capaz de enredar a cualquiera, es la desviación de una mente enferma que solo alucina con imágenes simultaneas donde el ruido es el principal contaminante de la raíz más dura de roer, no es necesaria la fijeza en las palabras es un solo leer sin dejar que nada interrumpa la situación de la incomodidad de tener que siempre estar haciendo algo, como si en verdad hacer cualquier cosa fuera suficiente para desembocar las energías que no hayan en donde colisionarse para descanso de estas, es una insuficiencia, es decir, un ademan de singularidad ya que no importa “Nada” y ese principalmente es el saber que no se sabe que existe en toda cosa ya que es un error añadir letras a los pensamientos ya que solo vacían cosas huecas como  filosofías y verdades, además añadir signos a los signos creo el falso significado y la aún mas cruel significasión, un significante que se encarga de contradecir las palabras como si no pudieran afirmarse de la misma manera, con esto digo el bien y el mal no existen para todos sino para el que es sujeto a la ley pero solo esta ley porque sometido a otras leyes, lo está, claro es lo que se cree, solo confirmo las palabras no tienen valor, somos animales culturales que añoran la culturización por el dominio de la razón, esa es otra mentira ya que la cultura tampoco existe, son solo lazos de dominancia, una cadena alimenticia de las mentes donde la pirámide principal de consumo son las ideas, clasificadas en nadas, porque eso son las ideas; nada, no sabemos pensar por nosotros mismos ya que el lenguaje es introducido por la enajenación humana, es prestado y se dice cuando se habla por uno mismo el lenguaje es liberado que se es autentico, más esto tambien es algo burdo, se diga lo que los otros dicen o por cuenta propia es solo imitación de la misma cosa, solo se viven los signos cuando se es primitivo, cuando entendemos nada es en verdad asociado entonces se miran a los asocionistas fracasar, las ideas no se pueden enlazar, si solo la nada mostrara su cara se tiraría todo, seria la era de la verdadera observación donde la ciencia existiría sin importar la metodología, porque lo que se haga o deje de hacer no afecta en nada, la ciencia esta en plenitud, en otras palabras las cosas existen no porque se nombren, sino porque son nada.

Entiéndase se habita en un cuerpo ingobernable, soma de exquisita desilusión en alternancia de un deseo tras otro y de imágenes altaneras de sueños indescifrables, cuya materia habita en un mundo de censura donde lo no admitido es el tabú añadido de la cizaña en la viña, este cacho de carne que habita en lo real no hace sino solo embarazarse de preñeces de mentiras donde “El Normal” este que se fija en lo normal es fijador de los limites y la cultura dentro de la razón y el sentido con sus antagónicos en forma de protesta engendrando respuestas, entonces el cuerpo esta seducido en el pathos de la locura, habita en el amor esperado, el amor encontrado y posteriormente la reflexión ¿En verdad vale tanto el amor para que tenga como resultado estas cosas?

Se desean tanto tantas cosas que no satisfacería tenerlas todas aunque se tuvieran una a una, además esto es imposible.

Se quiere nada, a la nada llamamos cosas, materiales o en dimensiones subjetivas, sé que esto suena extraño y es añejo entre vinos nuevos, pero es bien sabido lo antaño fue lo pionero y que la idea primitiva solo fue una visión de los nuevos objetos.

Nada sino solo nada, nada son ideas, cosas que aceptar, fastidios de la sobrevivencia, pensar es nada, hacer es nada y la nada siempre es nada, las cosas no dejan de ser porque no pueden hacer eso, la nada solo es instrumento de vida, vida cansosa que desgarra al que la habita, esta que maltrata al recién nacido y lo peor de todo arrastra al no tan nuevecito, la nada es un fastidio de compromisos, ataduras y horarios que marcan sentido, sentido que no existe y que solo fantasea con nosotros.

Dan ganas de no despertar a veces, que algo nos ayude a no sentir y vivir el mundo nuevamente, existe incertidumbre de los hombres contra los hombres, por esto mismo solo se destaca la crítica y no hayamos lo placentero y eso si nos toca porque no todos tienen la oportunidad de verse libres de las penalidades de esta generación, las cosas además que creímos tanto tiempo nos defraudan de repente como la creencia en las ciencias hasta que llegan los que nos muestran otro pensar, y vemos existe la anarquía entre los cimientos mismo de las ciencias y las epistemologías entonces nos llenamos de rabia porque el respeto a la verdad no sirve ni existe para completarnos solo es interés o vanidad, las cosas tales como objetos y fenómenos son mentiras no existen sino en enredos de pensamientos y plasmados en letras nos retuercen la mente.

La nada es ficción, solo son fantasmas relacionados con la ilusión, solo son faltas vinculas con un sujeto fragmentado lo que le permite a este sostenerse para no desfallecer ante la faena cruel de la vida con su cotidianidad y la esclavitud de tener que servirla, vivir es nada: es servidumbre y en ninguna manera libertad como se afirma, no es ni la una ni la otra, ni la negación de cualquier aceptación o refutación, es algo que ni siquiera se llama algo, las palabras nunca han descifrado los enigmas de la ciencia ni de la creencia ni son revelados por hombres ni dioses, la nada solo se entiende a ella misma y como tal no merece y se tienen explicaciones, en la nada solo se aceptan rumores.

La nada son solo Fragmentos de una totalidad como si se tuviera todo y a la vez ninguna cosa se recibiera ya que esto no es de dar y recibir, no se recibe, ni se da nada, a esto se le llama “Herida” la realidad hiere, la nada no hace nada de esto, no cura ni sana, no se anda entre cosas que le son ajenas siendo ella misma una extraña.

El objeto  no es sino negado en su totalidad, solo queda la pertenencia y su posesión esto no hace sino lastimar a nosotros los incestuosos, ya que todos rompemos la ley, el tabú es comida de todos los días.

Nada solo miserias, un plus o una moneda, es la misma cosa; mendigar, y en esto mientras alguien se conforma otro rompe en llanto.

La nada está llena de encuentros con lo real, en sujetos que se fragmentan una y otra vez que repiten las mismas cosas como si no se cansaran de mentirse y de buscar cosas necesarias que involucran en arbitrariedades contra la razón y la locura ignorando un intermedio entre estas la nada llena esos espacios que no se llenan es decir algo quizás serio esta cerca.

La nada es como los maestros de la escuela que son tan breves que como nada para nada sirven, efímeros cual soplo que se va y no vuelve, cual hormiga que se agobia bajo la faena así es la nada solo otra cuestión que como siempre desespera inútilmente diciendo el saber ¡Conóceme y domíname en la universalidad o la individualidad con generalidad en alguna (s) corriente (s) o particularidades en algún saber! como si no se olvidara con el tiempo como si el saber se pegara para siempre en la mente, además con el sin sazón de la no iluminación eterna, es más bien solo otro espejo que se empaña con el tiempo y donde la mala palabra y el mismo ejemplo desvirtúan o engrandecen al maestro.

Es traumática la necedad de buscar la repetición, es decir, hacer las mismas cosas que se hacen siempre, como un constante movimiento de infidelidades en el pensamiento.

La nada es un constante fijamiento a lo necesario, lo posible, lo imposible y lo contingente una enredadera de asuntos llamados lógicos en su suposición de lógicamente.

Derribar es como caer, arriba que abajo, Dios y Diablo, no siempre lo que se dice tiene que tener sentido.

Solo soledad, así es todo.

Maniatado, mudo ante tantas voces, voces que no importan y se soportan.

El malestar patológico es una simpleza, solo es discriminar lo que en ninguna manera debería ser discriminado como si nos importara otra cosa diferente a nosotros mismos, ese entramado de ideas es solo objeto vacio.

De deseo lleno, más con deseo nada, no tengo y quiero, más luego tengo y recibo nada.

Estas palabras son destinadas a ser vaciadas y desnudadas ante el cuerpo social, mentes cargadas de supuesta sabiduría.

Toma mi mano y distráeme, la nada en ocasiones me amarga.

El saber es un hambre de soberbia y orgullo disfrazado.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales