Progresista, nacional y popular?

 

.

Luego están las menciones a otros, que por diferentes compromisos, la prensa no debe bajar del escenario político- Macri, Massa, sindicalistas varios, La Cámpora y otros, dependiendo, de para quien trabaja cada publicación. 

La política debería generar gestión y la gestión,  mejorar la vida de la sociedad, sin embargo, salvo por las noticias policiales y de protestas,  la sociedad no está presente en la prensa. No es casual, el poder hoy lo tiene el poder y  lo están disputando. 

¿Anticipadamente? es posible, pero lo cierto es que hasta el 2013,  cuando la gente vuelva a contar para la prensa y la política, por el poder de su voto, solo veremos pujas, diagnósticos, recetas,  cambios, traiciones, egos, contradicciones y vanidades del poder.

Es válido preguntar entonces, ¿ hay quienes creen que el Modelo, si alguna vez existió, es progresista, nacional y popular? 

Creo, que  los que los apoyaron con su voto el Modelo- y todavía lo defienden- y los que no- y lo critican - ambos, ya ven sus falacias por igual. Esta semana en particular, la hipocresía del discurso acerca del Modelo quedó demostrada. Hace unos días y en cadena nacional, como acostumbra la presidenta, entregó la "Netbook número 2 millones". La beneficiada fue nada menos que una joven de la Comunidad QOM La Primavera de Formosa. Esta misma joven, vive en un predio, que hace dos días, permanece rodeado por la policía provincial, (por orden del gobernador). Nadie puede entrar o salir y  el que sale no puede volver, ni a llevar comida y agua a los que están dentro. En el predio en esas precarias viviendas,  hay ancianos, niños y mujeres embarazadas. El desalojo es inminente varios carros de asalto, armas con balas de goma, caballería y gases, rodean a las familias aborígenes, que se resisten a dejar sus tierras. 

Desde nuestro lugar en la prensa - modesta- con el lógico sentido común y compromiso con la sociedad, llamamos  a los voceros de la Comunidad QOM apenas recibimos la información . Creemos que además de tener la obligación periodística de reflejar la realidad, divulgar el contenido de la entrevista telefónica que tuvimos con Israel Alegre (vocero QOM), iba a lograr que los medios nacionales y multimedios, hicieran lo propio y ante la inminente represión, de este modo se evitara. No fue así ( si alguien lo vio en TV me avisa). 

Parece increible, pero un choque automovilístico  en cualquier ruta, un asalto violento, una protesta minina con corte de calles y hasta la "basura en Buenos Aires" en estos días,  por el bloqueo al Ceamse (y con lujo de detalles)  fue cubierto por cronistas de grandes medios; pero, que casi un centenar de familias aborígenes, estén rodeadas por policías de choque, perros y caballos parece que no es noticia. Es como si en lugar de evitar la represión,  quisieran que suceda, para luego reflejarla; si en lugar de exponerlo públicamente a nivel nacional y así evitar sangre, quisieran luego documentarla.

Cuestionable lugar el de los medios en esta actualidad. Los oficialistas (financiados con dinero público) omiten cualquier cosa, sin importar su gravedad para no perjudicar al gobierno. Y los medios críticos (opositores como los llama el oficialismo) esperan a que no haya solución, para castigar  al gobierno, con los hechos consumados, aunque signifique que la gente sufra más. 

 

Ni unos ni otros cumplen acabadamente la función social de informar y que la información sea un derecho, para evitar que se violen otros derechos. Y los que intentamos hacerlo y buscamos concientizar, no tenemos llegada social. 

Pero no solo la omisión de los hechos o esperar que sean irremediables, ocupan sus contenidos. El posicionamiento del poder, cada cual, con el poder que defiende, es la prioridad.  Y la sociedad - dividida-  apoya a unos o a otros, y quizá sin querer, los premia con el raiting y su credulidad en estos medios.

Por eso esta semana, los temas que acapararon los multimedios, fueron Cristina y Scioli como figuras excluyentes. Unos, la defendieron  a ella y otros, a él, unos dijeron que ella debió ceder por la actitud casi "budista" del gobernador y otros que Scioli depende de la Nación por su mala administración provincial. En medio no dejaron de sostener, cada medio su escenario, en realidad una parte del todo, una media verdad, una falacia. 

Perjudicados, los bonaerenses que viven del empleo público. Afectados, el resto de los bonaerenses, que dependen de esos funcionarios. Estafados, todos, los que fueron parte y los que creyeron en el Modelo, que no hace más de seis meses Cristina y Scioli- juntos- les vendieron.

Quizá  no sea más que la parodia, de un modelo.

Qué si fue,  ya no es. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales