Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Filosofía   ·   Comunicación   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Censura   ·   Biología



¿Ser o no ser ambicioso/a?


Inicio > Psicología
16/07/2012


8114 Visitas



Hace un par de días, un compañero me preguntaba si tener ambición es un aspecto positivo de la persona.


Para aclarar su duda, comenzamos buscando en el diccionario de la Real Academia Española el significado de la palabra ambición; la definición era la siguiente: “deseo ardiente de conseguir algo, sobre todo riquezas, poder, honores, fama. No siempre tiene sentido peyorativo”.



Leyendo esta definición no quisiera ser una persona ambiciosa –me comentaba mi compañero- pero creo que si no lo soy, no conseguiré lo que quiero. Mi familia siempre me ha dicho que en la vida hay que tener ambición –continuaba contándome-

¿Alguna vez te ha surgido la misma duda que a mi compañero?

La palabra ambición siempre ha tenido una connotación ambigua, se ha relacionado la aspiración al éxito con algo que no está bien, que no es lo correcto y se le han ido añadiendo connotaciones negativas a la palabra; incluso se utiliza como insulto. Esta ambigüedad es lo que llevó a mi compañero a dudar de si es o no positivo ser ambicioso.

La ambición es saludable cuando promueve la acción y el desarrollo de proyectos. La persona ambiciosa quiere conseguir algo que actualmente no tiene, desea mejorar, crecer o progresar. La ambición es lo que nos hace trabajar duro para conseguir nuestras metas y nos pone en alerta ante el conformismo.

Sin embargo, ser ambicioso se convierte en algo peligroso cuando la persona está dispuesta a violar las normas éticas o legales para conseguir lo que quiere. En estos casos, la ambición se vuelve peligrosa porque puede perjudicar a la persona y/o a terceros.

Además, cuando no conseguimos nuestros objetivos a pesar de haber hecho un gran esfuerzo, puede aparecer una vieja compañera de la ambición, la frustración.



El deseo de crecer es lo que alimenta a la ambición pero, una buena ambición necesita algo más que eso; necesita algo que enriquezca la vida y dé a la persona un sentido, un significado. Lo ideal es alcanzar el éxito inspirando y beneficiando a otros.



rocioriverolopez@gmail.com







Etiquetas:   Psicología   ·   Ambición

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, Mi amigo; muy buena tu anotación. Pero quiero decirte que la ambición nunca es inadecuada, pues no hay que confundir ambición con avaricia. La avaricia siempre es mala, pues hace cosas que dañan a quien la tiene y a los que la rodean.





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18589 publicaciones
4706 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora