Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración



XXVII. El Corte Inglés: Sobre indecentes favorecidos y decencias perseguidas.


Inicio > Política Nacional
12/06/2012


1098 Visitas



Unos rescatados por ser Banca, otros ampliados los plazos de pago crediticio por ser obedientes y otros condenados al ostracismo por ser genuinos; lo genuino es lo único que puede inquietar tanta falsedad de este país consumido por tanto ladrón con fama de santidad. Así de entrada y sin miramientos se podría decir que Isidoro Álvarez carece de la decencia que a José María Ruiz-Mateos le ha sobrado toda una vida.




http://www.elconfidencial.com/economia/2012/06/12/el-corte-ingles-negocia-con-santander-y-bbva-refinanciar-deuda-por-valor-de-3600-millones--99683/ Indecente es seguir creciendo empresarialmente con la retirada de los competidores por medio del un hachazo expropiador. El Corte Inglés es una misérrima concepción empresarial de caligrafía cuidada pero simplona. Lo difícil era escribir fuera de la cartilla empresarial común, para dedicar el talento a escribir enciclopedias del saber financiero y mercantil de Ruiz-Mateos. El suyo distaba mucho del conocimiento supeditado a lo vulgar que desarrolló un previsible cartel de mediocridad directiva avalado por la sincronía con lo político, económico, social y jurídico de este país de la mentira histórica que es España. El Corte Inglés siempre ha cumplido con las expectativas de la sumisión que se puede esperar de cualquier empresa obediente al sistema que permite subsistir a sus aborregados siervos. Isidoro Álvarez es el directivo típico que sigue la inercia de la herencia que recibe, incluso adecuándose el sistema a la estafa multitudinaria para que la especulación salvaje se convierta en trámite legal. Nadie debería olvidar aquellas mistéricas sombras durante la noche del incendio del Edificio Windsor, pasto de las llamas en pleno centro financiero de Madrid. Recuerdo aquella noche del sábado en que iba a la oficina para últimar un trabajo del viernes. Por la Castellana vi, desde el coche, un piso incendiado y probablemte fui uno de los primeros ciudadanos que llamó a Emergencias. Aparcado el coche en el garaje, me asomé cinco minutos después para comprobar que sorpresivamente el fuego ya arrasaba con cinco plantas más. Al cabo de los años solo se sabe que se levanta un edificio de El Corte Inglés, que se robaron documentos en los juzgados que podrían destapar un escándalo de especulación brutal provocando un incendio en el centro de Madrid y de rositas se escapan estos detalles de estafa a gran escala con justicias bien pagadas que archivan la causa. Cuando se es obediente todo es posible. No hay mérito en la gestión de El Corte Inglés, pero seguramente sí una dosis indecente de engaños multitudinarios donde se oculta la verdadera base empresarial que sostiene un marasmo de influencias inconfesables. A diferencia de la vulgaridad de las obediencias al poder corrupto disfrazado de legalidades, José María Ruiz-Mateos en 1983 constituía la emblemática singularidad del portento descollante, el genio sin parangón ante competidores de muy bajo perfil incapaces de la diversificación, cuidando de que la letra no se saliera de los renglones de las básicas nociones de lo previsible. Ruiz-Mateos escribía con elegancia siendo aventajado que no necesitaba referencias elementales para profundizar en el beneficio empresarial y financiero. Rumasa en 20 años era , allá en el 1981, un Holding de proyección imparable, tanto como para despertar el recelo de los adversarios incapaces en conjunto de igualar el ingenio de un banquero y empresario de proyección internacional. Los datos de Rumasa por entonces eran abracadabrantes con: CAPITAL Y RESERVAS DEL HOLDING: 51.400 millones de Pts. CAPITAL Y RESERVAS DEL GRUPO: 200.000 millones de Pts. NÚMERO DE EMPLEADOS:40.000. SOCIEDADES NACIONALES Y EXTRANJERAS: 350. NÚMERO DE OFICINAS BANCARIAS: 1000. RECURSOS TOTALES DE BANCOS: 650.000 millones de Pts. VOLUMEN DE FACTURACIÓN DEL GRUPO EN 1980: 180.000 millones de Pts. Si a estas cifras añadimos que en origen el genial empresario se inició con un capital de un millón de pesetas, mediante una pequeña bodega y siete leales empleados, esas cifras cobran aun más valor que solo se puede traducir en un don de negociación puramente Providencial, como así ha sido fiel a a Dios el artífice de tanta maravilla como ejemplo en una España donde lo vulgar abunda y se arma de la envídia para destrozar lo que se considera una amenaza. La Banca estaba acostumbrada a crear Empresa, pero no a ver a la Empresa crear Banca. La envídia es el primer resorte que justifica el ataque contra una fingida amenaza. Así llegó la expropiación de Rumasa por parte de majaderos que dejaron a España con un 10% del PIB saqueado con las bases asentadas para que majaderos de mayor calado inmoral todavía destrozaran las vidas de los españoles a los que dejaron al borde de un abismo en el 2011. La decencia de José María Ruiz-Mateos consiguió que un Sistema falso, hipócrita, traidor y codicioso, le saqueara de la noche a la mañana el trabajo de toda una vida de esfuerzo y sacrificio desde las máximas premisas de lo empresarial y financiero que siempre desarrolló con el fin de crear riqueza y empleo, como así generaba con mayúsculas proporciones. La decencia de Ruiz-Mateos hizo que hombres santos se quitaran sus máscaras de demonios mostrando la visceral hipocresía de una inmundicia latente que se mueve por dinero arrasando las vidas ajenas. Que políticos muertos de hambre llegaran al poder para destrozar el trabajo ajeno y abocar a la tragedia a decenas de miles de personas que durante 20 años solo habían trabajado duramente el día a día. Con la demagogia populista del "Todo para el pueblo", mamarrachos, majaderos, delincuentes escudados tras el poder, ladrones de poca monta encumbrados a la honorable influencia de la estafa gubernamental y consentida, asestaron un golpe carroñero contra un hombre y el trabajo de toda una existencia al servicio de los demás. La decencia de Ruiz-Mateos, le obligó a pasar por criminal cuando fueron muchos los criminales verdaderos que por acción y omisión obraron sus codiciosas vergüenzas arrancando cada uno la parte correspondida del festín de akelarre, alumbrados por la hoguera de la avaricia que aun refulge como huella de vergüenza de un país pleno de indecentes favorecidos. La decencia de Ruiz-Mateos le obligóa luchar con ingenio sin límite burlándose de la justicia , de la política, de las alimañas que la gente desconoce y por la que se deja guiar siendo solo cicerones nauseabundos con apariencia sacrosanta. Se mofó de la dignidad de simples hienas, serpientes, buitres y alimañas encumbradas que la gente adora sin percibir la pútrida esencia que les da identidad de basura.



http://es.wikipedia.org/wiki/Galer%C3%ADas_Preciados La especulación con solo la venta de Galería Preciados fue escandalosa pero solapada por los parásitos afines al felipismo.Cisneros y Slim prometieron retiro de magnate a un sinvergüenza y el tiempo después corroboró que el de la nariz respingona tenía tan afilado verbo como la intención navajera de su gestión gubernamental. En españa tenemos costumbre de endiosar sinvergüenzas y procurarles retiros de oro y martirizar al inocente propiciándole juicio severo y condena perpetua sin saber que nos ajusticiamos a nosotros mismos. Luego llegan ineptos supervisores de nubes y pasa lo que pasa. Por no escarmentar y cuidar de las bestias que nos devoran obtendremos el futuro al que nos abocan los mismos que destrozaron nuestros presentes. Pediremos a gritos justicia sin saber que clamamos a nuestros verdugos. La historia, la misma ignorante historia de siempre, se nos repetirá.



Por cierto que si algo tiene Isidoro Álvarez que era de José María Ruiz-Mateos, es Galerías Preciados que terminó fusionada con El Corte Inglés después del periplo descaradamente especulativo.



Otra diferencia entre José María e Isidoro, es que Isidoro está lastrado por preponderante barriga en tanto José María Ruiz-Mateos siempre se ha cuidado en cuerpo y en alma. No. El Corte inglés no huele a decencia sino a chamusquina, pero ya se sabe que en España esa indecencia siempre tendrá premio.





Etiquetas:   Política   ·   Nueva Rumasa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora