Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Donald Trump   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Reseña



Rénmín, la habitación 101


Inicio > Economía
09/06/2012


1359 Visitas



En ocasiones, uno se siente en una profunda contradicción moral y ética. Se da especialmente cuando alguien a quien admiras por una u otra razón se cae del pedestal en el que lo has colocado. Algo así me ha pasado en fechas recientes con el señor Juan Roig, presidente de Mercadona y amante del acervo cultural chino como se puede deducir de sus recientes declaraciones.






Tenía a este señor, como decía, como un ejemplo a seguir en lo referente a gestión empresarial y ofrecedor de empleo de calidad hasta que dijo en público aquello de que debíamos aprender de los chinos y su abnegación a la hora de trabajar y de olvidarse de que son personas para disfrutar de la vida y dedicar hasta el último vatio de energía de su cuerpo en ser una máquina de producir bienes, o lo que es lo mismo, trasladado al mundo capitalista, hacer que el empresario se haga más rico a costa de dedicar cada hora y cada minuto de la vida a trabajar y ser una simple pieza más en el engranaje. A ver qué se cree usted, simple trabajador, que puede tener tiempo de ver a sus hijos, disfrutar de una afición o pasar tiempo con su pareja con todo lo que hay que hacer en la empresa. Usted debe pensar sólo en sacar a su empresa adelante y hacer que salgamos de esta crisis financiera de la que usted no es responsable.





El día tiene veinticuatro horas, con cinco o seis que usted dedique a dormir y diez minutos para comer tiene más que suficiente, como hacen en la mentada China del señor Roig de la que tanto debemos aprender los vagos españoles. Si usted sufre fatiga crónica, enfermedades derivadas del trabajo, estrés o la inhalación de productos químicos, se va a casa y se muere allí que la sanidad no está para malgastarla en que el pueblo la utilice y menos si es usted mujer y se queda embarazada, ¿quién le manda?. Se acabó el café para todos. Todo el mundo a producir como locos para que el señor Juan Roig se sienta satisfecho y orgulloso de su pueblo.





Para finalizar, le propongo al señor Roig una curiosa y divertida costumbre muy extendida en la China post Mao Zedong que es el que originó esa idiosincrasia ultra productiva en su país. Una solución que estaría bien en estos momentos y que a él, tan amante de las costumbres del país del Dragón, le gustará. Durante la Revolución China, cuando triunfó al maoísmo, llevaron a los ricos terratenientes a la plaza de Tiananmén, les pegaron un tiro en la nuca a cada uno y le enviaron a sus familias una factura con el coste de la bala, así su familia debía pagar la bala que había acabado con la vida de su padre, su marido, su hijo o su hermano.





Yo no propongo eso, faltaría más, yo odio la violencia en todas sus formas y en modo alguno le estoy sugiriendo esa animalada, pero sí usar un arma que los consumidores tenemos en la mano y que es extremadamente pacífica y eficaz ante un señor que se dedica a vender cosas a los trabajadores a los que desprecia públicamente. Afortunadamente, la oferta de centros de compra es amplia en este país.A buen entendedor...





P.D.: Aunque tenemos el mismo apellido, este caballero y yo no somos familiares. Al menos que yo sepa.





Hugo Roig Montesdeoca, escritor y miembro del PSOE de Telde. 





Etiquetas:   Negocios   ·   Empleos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21516 publicaciones
5228 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora