Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Chile   ·   Novela   ·   Razonamiento   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones



“No me iré sin decirte adónde voy” ("Dieu voyage toujours incognito"), de Laurent Gounelle.


Inicio > Literatura
04/06/2012


1906 Visitas



Se trata de una novela sobre psicología, que no una novela psicológica. En realidad ése es su fuerte, contándonos la historia de Alan Greenmor, un yuppie norteamericano dedicado a la selección de personal, todo ello en las entrañas financieras parisinas. Greenmor tiene una vida turbia (por ejemplo, no tiene padre) que se va desvelando a través de una terapia obligada por un psicólogo, no argentino, precisamente.


Las luchas de poder en las empresas son puestas en este libro sobre la mesa, como la verdadera baraja mercantil, pero boca arriba para que todos podamos comprender lo que significan los conceptos empresariales en su sentido más amplio. Esto incluye la visión más inhumana de la empresa y, por tanto, la más humana, donde la vanidad y la apariencia tocan fondo con un bolígrafo Dupont como objeto de culto.

En esta curiosa historia, una fábula sobre los valores y la ética, el sentido de la vida y las sociedades y, ¿por qué no?, la cultura, tenemos acceso a una galería interesante de personajes, empezando por el propio protagonista, un individuo alienado por su empresa (ver el “test sobre confianza” del capítulo 15), que está dirigida por Marc Dunker, un self-made-man de los de toda la vida, un líder a la antigua usanza, presidencialista. Quizá a clave de este libro debería ser ésta: la manera en que entendemos actualmente el liderazgo empresarial y, por extensión, de cualquier otro ente organizativo. El elenco se completa con la compañera de Alan (la única persona que le comprende), su jefecillo de área (Fausteri) o el periodista inquisitivo Fisherman, capaz de crear opinión (quizá una crítica velada a los medios de comunicación de masas), entre otros.

A Alan se le pone todo en contra por seguir su instinto, pero he ahí que aparece un hombre que le rescata literalmente hablando del abismo (evita su suicidio), Dubreuil, el personaje sobre el que pivota gran parte de la historia, que, cual ángel de la guarda, le enseña que en su interior tiene el poder, que no debe en modo alguno arrojar sobre los demás, sino para beneficio de la empresa y también de la Sociedad. Realmente, el uso adecuado del poder es un beneficio, ante todo, personal, pero eso no suelen decirlo los terapeutas en la primera sesión, sino que es un descubrimiento del individuo a lo largo de su proceso evolutivo. En ese proceso Alan descubre que efectivamente tiene grandes capacidades y que con la confianza recuperada sería posible cambiar el concepto de empresa y del trabajo como mecanismo fundamental para el desarrollo de una Sociedad y sus ciudadanos, los grandes olvidados.

Visto así, empezamos a vislumbrar una estrategia por parte del autor, para comprender que no pretende sino enseñarnos a través de este cuento moderno, actual y nada virtual, las mil y una maneras de ver la vida y de cómo con empeño podemos lograr nuestros objetivos, aunque sean nacidos espontáneamente de la recuperación de la confianza en una idea, en un mundo mejor. Así pues, entendemos por qué se trata de un libro sobre coaching y psicología, la que rodea a las nuevas empresas, tan desgraciadamente puestas en tela de juicio estos años en Occidente, donde se han perdido los ideales, permitiendo que algunos paranoicos gobiernen prácticamente las finanzas mundiales, todo ello gracias a la mal entendida globalización.

El libro venía con una libretita de regalo, donde quizá pretendía el autor que contásemos nuestras ideas de lo que es o debería ser el mundo, nuestro mundo. Me temo que para escribir algo en esa pequeña libreta habría que haber interactuado más con el lector, cosa que no ocurre desde el momento en que esto es simplemente una novela, a pesar de que el tema pueda parecernos muy actual y en la línea de la deshumanización de cualquier régimen acabado en “-ismo”. No obstante, yo sí he logrado escribir algo, estas breves líneas, para romper el blanco inmaculado de las hojas de papel de esa libreta, con la idea de continuar hablando de los conceptos de liderazgo, que tanto me interesan, pero que no son objeto de este comentario meramente pseudo-literario.







Etiquetas:   Libros   ·   Liderazgo   ·   Psicología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18842 publicaciones
4743 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora