Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   5G   ·   Tecnología   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación



XVIII. Suicidio colectivo inducido por la Política y la Banca


Inicio > Política Nacional
22/05/2012


916 Visitas



 LA VERDAD OCULTA DE NUEVA RUMASA. A propósito del clarificador artículo escrito por el Catedrático Juan Torres López, en el que advierte del gran engaño perpetrado por la influencia de la Política sobre la Banca y viceversa, se sonsacan conclusiones que no por evidentes dejan de ser aún más indignantes dado que el engaño masivo que nos ha abocado a la ruina se ha perpetrado ante nuestras impávidas voluntades. Testigos de nuestra propia destrucción, unos pocos han solapado la gravedad de las amenazas que se cernían sobre nuestras cabezas para que los daños fueran proporcionales a los beneficios que ellos han obtenido con nuestra disolución social y económica.  La estafa descomunal de la que ahora nos resentimos fue mayor por la permisividad de aquellos que se suponían velando por nuestros intereses generales. Lo cierto es que la derrota de la mayoría está basada en una especulación salvaje que ha enriquecido a la minoría política y bancaria con total impunidad.


 

Este suicidio colectivo ha sido inducido y los gurús se han asegurado de no encontrarse entre las víctimas. Incluso los provocadores de la debacle ahora son los que protestan por la toma de medidas para subsanar tanto daño. Voy escuchando que España se ha convertido en un país de mierda... tristemente apesta.

 

Los atentados contra la protección de la ciudadanía han sido continuos pero disfrazados de gestión política, en tanto se aplicaban en disimular los destrozos a sabiendas de que cuanto más se alargara la agonía, más sería la expectativa de acumulación de beneficios poniendo un precio muy alto a un país en los prolegómenos de la ruina.

 

Nos han vendido poniendo precio a nuestras cabezas para que nos las cortáramos entre nosotros mismos. La caída generalizada era inevitable con esa conducción destructiva que nos impusieron. Cuanto más nos abismábamos, más expectativas de ganancia existían en los que iban a recogernos en pedazos. Las cuentas se ocultan, los objetivos se disfrazan; un engaño de colectividad que partió de bases sectarias. El horizonte de la disolución convenía con el saqueo principal bien escondido y pergeñado desde los despachos políticos. Condonación a cambio de extrapoladas riquezas amontonadas del vaciado de los bolsillos del siempre castigado ciudadano.

 

De las formas ya sabemos cómo han asumido un papel perfectamente coordinado en un conchabamiento cuyo objetivo último consistía en repartirse los intereses devengados de un despedazamiento estructural del que no se ha librado siquiera la base institucional sobre la que se asentaba España. Lo han conseguido. Ahora vemos cómo se reparten los pedazos encubriendo, entre unos y otros,  los delitos.

 

La estrategia de culpabilizar a las víctimas de este estropicio muy seguramente concertado, ha hecho ganar todo el tiempo posible para enmascarar un asalto destructivo del que apenas podemos recuperarnos, después de quedar completamente seco el cauce de un río de provisiones-que suponía la anterior dinámica económica, social y política-  desviado e intervenido con múltiples represas, pertrechando a pocos a costa de la sed generalizada en la que exprimimos hasta la última gota para descubrir que ni con el remedio de urgencia podemos evitar una drástica deshidratación y una sed de justicia sin eco ni visos de ser saciada.

 

Nos han esquilmado hasta las entrañas y no sólo han conseguido que la delictiva apropiación de todo un país haya sido con la sordina de un poder ejercido mediante la corruptela generalizada, sino que también han fortalecido una impunidad con alargados tentáculos de una monstruosa máquina de hacer dinero, a costa del empobrecimiento masivo que nos ha abocado a desfilar bajo la atenta mirada de la exigencia europea por los abismos de una insondable recesión.

 

Juan Torres López inquiere sobre algo más indigno que la incorrección de las formas; sus acusaciones apuntan a la iniquidad de las intenciones, al nada improvisado resultado del ahondamiento circunstancial de las adversidades. Cada una de las preguntas formuladas como sentencias, dirigen a la certeza de que todo obedece a un programático plan a espaldas de la ciudadanía completamente indefensa y aislada ante el verdugo político y bancario que la llevó al patíbulo engañada de falsas promesas y fantasmagóricas provisiones… espectros como ese déficit oculto que es una más de las muescas de un revolver con el que han pretendido asesinar un conjunto de población española que además observa con indignación cómo el delito a gran escala no se castiga siendo premiados los causantes de tanto desaguisado.

 

Luego exigen al empresario que cumpla con esas obligaciones que a otros se les disculpa y lo ponen en la picota por ser víctima de un destrozo orquestado por aquellos que además apuntan con el dedo desviando las sospechas sobre sus latrocinios. Sospechamos sobre los incólumes protagonistas de nuestras desgracias.

 

Sospechas de siempre, latentes sobre tantos otros que en su momento se aprovisionaron de una actuación delictiva como fue la expropiación de Rumasa que algunos jueces pretendieron esquivar, porque hay conveniencias de silencios tan rastreros como cobardes para ocultar esa España de vergüenza que es víctima de ocultos criminales proclives a la condecoración.

 

Admitámoslo sin reservas: España fue víctima de un programa definido de autodestrucción. Cuanto más ganan los que lo dirigieron, más sabemos sobre el calibre de una malignidad que no debería exculparse; por mucho dinero, nuestro, que lo encubra.

 

http://laverdadocultadenuevarumasa.blogspot.com.es/

 



Etiquetas:   Corrupción   ·   Nueva Rumasa   ·   Banca

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18425 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora