Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Informática   ·   Crisis Económica



VI. La televisión basura, disfrazada de periodismo de investigación, contra Ruiz-Mateos y Nueva Rumasa.


Inicio > Política Nacional
01/05/2012


1548 Visitas



LA VERDAD OCULTA DE NUEVA RUMASA




Vivimos tiempos en que la información se ha convertido en un alarde de espectáculo circense, donde opinadores de baja ralea poseen criterio autorizado para destripar a las personas que a conveniencia se diseccionan ante la pantalla de la televisión. El reportaje de Equipo de investigación de Antena 3 sobre la Familia Ruiz-Mateos hiede a basura.

 No hay nada más efectista que cortos planos creando dinámica de urgencia, envolviendo al espectador ávido de información con el sello inconfundible del llamado periodismo de investigación. Mórbido gancho donde el implícito sensacionalismo da idea de la baja estofa de los periodistas en busca de máximas audiencias.

 La persecución de las cámaras tras personajes desconocidos, conocidos y escurridizos, da esa sensación espectacular de estar tras las pistas del delito, cuando en realidad la gente, ante estos sabuesos del morbo y la telebasura, lo que hace es huir de una injerencia y una vulneración de sus derechos a la intimidad.

 Los juicios paralelos deberían estar prohibidos por soliviantar el derecho a la presunción de inocencia, con el agravante del daño que se provoca usando medios de comunicación que, como en su momento sucedió con Rumasa,  se demostraron falaces en una operación orquestada desde las sombras con perpetuo acoso y derribo contra José María Ruiz-Mateos.

Ninguna alusión a la epopeya del genial empresario y la exoneración de responsabilidades delictivas que le adjudicó el nefasto felipismo. Silencio sobre  cuestiones absolutorias o menciones a resoluciones favorables a favor de la causa luchada legítimamente por José María Ruiz-Mateos. Nada de imparcialidad y sí mucho de sectarismo y manipulación.











Sorprende que los investigadores, contagiados del amarillismo propio de la cadena que sufraga las pesquisas- y a saber si alguien más ajeno a la función comunicativa- no contemplen la principal causa del desastre de Nueva Rumasa, provocada por una traición bancaria evidente contra el holding que ha dejado al descubierto los entresijos financieros propios de cualquier grupo empresarial. Los pretextos son muchos para atacar a un gigante herido y las traiciones no vienen solas.

 

Esos reporteros apestan a sectarismo manipulador sin haber hecho una sola mención a la expropiación de la original Rumasa,  con numerosas sentencias favorables a José María Ruiz-Mateos en el Tribunal Superior de Justicia. Con razón decía el empresario que le costaba moralmente pagar impuestos-que fuera un pensamiento en voz alta ante los micrófonos y cámara avalan su nobleza e integridad-, cuando a él le robaron mezquinamente y le obligaron a padecer una indefensión propiciada por no pocos elementos de baja calaña que siguen impunes y beneficiados del feroz atropello.





 Se esgrime la calumnia como hábito para torpedear la credibilidad, del mismo modo que ya se hizo para expropiar de manera delictiva la original Rumasa. Es cobardía de los acechadores hacer uso de los innumerables vericuetos que se dan en las finanzas, para denunciar lo que nunca hubiera sido denunciable de no desfondarse el suelo crediticio donde se soportaban, por lógica empresarial, las empresas de Nueva Rumasa.

    Es fácil la artimaña del escándalo para ocultar verdades; en tanto se hace ruido pasan inadvertidas las explicaciones y cobran fuerza las mentiras que, a fuer de tanto repetirse, pasan a ser vox populi aún basadas en la especulación  y  la manipulación.

 

Los jueces implacables de los informativos se excusan tras la inexorable búsqueda de la actualidad ejerciendo de moscas cojoneras, no obstante buscan el beneficio de la mejor mordida tras la persecución de sus objetivos. Detrás de tanto interés existe la obtención de opíparos dividendos.

     El programa sobre la Familia de Ruiz-Mateos es una persecución tras la cual se esconden intereses más allá de los fines de la comunicación. El rastreo de perjudicados con esa porfía en dar por culpables a los que se muestran en el objetivo de la cámara oculta, es una degeneración de las vergonzosas cacerías de los paparazzi de prensa rosa en busca de presas con las que engrosar las propias cuentas bancarias.

 

Programas de investigación como éste, con la misma dinámica de la prensa rosa, pretenden juicios paralelos vulnerando derechos con absoluta impunidad. El plumero se les ve a estos buscadores del morbo a los que la información les importa poco. De ser mínimamente serios y veraces, se hubieran preocupado de obtener opinión cualificada en defensa de los Ruiz-Mateos también- ante todo la del padre que es el menos responsable de estos momentos de zozobra-, pero se ve que sólo vende la estulticia del abuso, del acoso y la mentira al precio que dicte el mercado del amarillismo hoy en día integrado en el mal llamado periodismo de investigación.



http://laverdadocultadenuevarumasa.blogspot.com.es/



 





Etiquetas:   Comunicación   ·   Política   ·   Televisión   ·   Nueva Rumasa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18412 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora