Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Periodismo   ·   Psicología   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría



Plan DN-III orgullo nacional


Inicio > Política Nacional
11/04/2012

2116 Visitas



Confesiones.


 

Plan DN-III orgullo nacional.

 

En ocasiones una simple frase o como en este caso unas cuantas siglas, dicen mucho más que un discurso, para los mexicanos, el Plan DN-III es una referencia que remite a un sentimiento de seguridad en la adversidad, al orgullo de contar con fuerzas armadas, profesionales y comprometidas, solidarias, una institución que representa la máxima expresión de  confianza.

El Plan de Auxilio a la Población Civil, que conocemos mejor como DN-III consiste en una serie de acciones que se desarrollan bajo un protocolo establecido por la Secretaria de la Defensa Nacional, mediante una división denominada Fuerza de Apoyo para Casos de Desastre.

Su cometido fundamental es el de actuar en situaciones de catástrofes, producidas en su gran mayoría por fenómenos naturales, terremotos, huracanes e inundaciones principalmente.

Se considera como una de las funciones primordiales de las fuerzas armadas para salvaguardar y proteger a la población civil y de ello hay un registro que trasciende a la estadística, porque el efecto más importante decíamos, corresponde al más amplio reconocimiento de la sociedad.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Mexicano realizo una serie de modificaciones para modernizarse, considerando una importante agenda de acciones para implementar planes estratégicos enfocados a minimizar las consecuencias de situaciones que significaran riesgos a la seguridad nacional.

Es así que surgen los llamados Planes de Defensa que dieron como resultado la creación del Plan Director de Defensa Nacional numero III en 1965, que se ejecuta por primera vez al año siguiente en un desbordamiento del rio Panuco en Veracruz.

Sin embargo es en 1985 a raíz del terremoto que materialmente destrozo la capital del país, cuando cobra una mayor dimensión, el entonces Presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, recientemente fallecido, reconociendo la debilidad institucional del Estado para hacer frente a tragedias de esta magnitud, que en su administración fueron recurrentes, como la explosión en San Juanico, el huracán Gilberto o las exhalaciones del volcán Chichonal, decide crear El Sistema Nacional de Protección Civil.

De la Madrid entendió cabalmente la necesidad de institucionalizar los esquemas relativos a la atención de estos fenómenos, las experiencias que a el mismo le tocaron enfrentar, obligaban a tomar decisiones en ese sentido, algo que a la distancia también hay que puntualizar.

El sistema incluye el Plan DN-III y el Plan Marina, este último se instituye para cubrir las zonas costeras, considerando su mejor preparación para actuar en esos escenarios.

Con el paso del tiempo el esquema ha venido perfeccionándose, por lo que en el año 2000 la Secretaria de la Defensa Nacional, pone en marcha la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastre, compuesta por los agrupamientos de las armas de tierra y aire.

En este caso las asignaturas se dividieron, correspondiéndole a la fuerza de tierra, el cuerpo de ingenieros militares, el de servicios, integrado por la policía militar, servicios de sanidad e intendencia, mientras que a las del aire se le asignaron las llamadas alas fija y rotativa.

Las funciones principales contemplan, en materia de prevención, recomendaciones y orientación a la población en general y en caso de desastre, la búsqueda y rescate de personas, evacuación de comunidades en riesgo, administración de albergues, protección a las familias, seguridad y vigilancia de las aéreas afectadas.

Siempre que lamentablemente suceden acontecimientos de estas características, la difusión del impacto de los mismos, cobra un carácter masivo, sin embargo independientemente de las imágenes perturbadoras que se reportan, invariablemente se observa la presencia de las fuerzas armadas, presentes incluso antes del suceso, cuando este es previsible.

Esto nos lleva de manera casi imperceptible a desarrollar una sensación que trasciende a la naturaleza misma del impacto, la impresión de que la presencia del Ejército y la Marina, lograran minimizar los daños, pero sobre todo ofrecer seguridad a la población y organizar las cosas para retornar a la normalidad lo más pronto posible.

La labor de las fuerzas armadas en estos casos, es tan eficiente y comprometida, que en la mayoría de las  ocasiones, la asumimos por descontado, sin embargo y a riesgo de parecer una imagen que corresponde al acontecimiento, se convierte en la diferencia.

El alto grado de eficiencia que han desarrollado, las convierte en un elemento de solución, que merece el mayor de los reconocimientos, sobre todo cuando pareciera que todo lo demás no funciona y el sistema político atraviesa por una de las peores etapas de desprestigio.

La tarea de las fuerzas armadas en el transcurso de estas coyunturas, fortalece la imagen del Estado y sus instituciones republicanas, porque por su naturaleza es imposible politizarla, es un activo nacional que esta más allá de cualquier tendencia.

Hablar de un reconocimiento cuando los resultados son los argumentos dignifica a quien realiza la tarea, tanto como a la comunidad que se beneficia de ellos, cuando incluso esto cobra dimensiones internacionales y se convierte en ejemplo, basta recordar  lo que sucedió en el año de 2005, con el paso del huracán Katrina por la ciudad de Nueva Orleans.

La devastación que provoco Katrina en Nueva Orleans, puso en evidencia la estructura del Gobierno del país más poderoso del mundo, tanto a su sistema político como militar, que fueron incapaces de hacer frente al caos.

El desastre provoco una paradoja digna de sobresalir en la memoria histórica, camiones del Ejército Mexicano, cruzando la carretera fronteriza para acudir en auxilio de la ciudad de Nueva Orleans, las fuerzas armadas mexicanas, socorriendo y reorganizando en territorio extranjero a la principal potencia global en su propia casa.

No escapa a la memoria tampoco una anécdota personal, cuando siendo funcionario de la Secretaría de Gobernación fui testigo de la anécdota que relato a continuación:

Al inicio de la administración de Vicente Fox, se declaro una alerta por las exhalaciones del volcán Popocatepetl. El entonces titular de la dependencia, Santiago Creel convoco a los integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil para atender la emergencia, sin embargo la inexperiencia se hizo evidente desde el inicio de la reunión.

Si bien es cierto que el panorama no vislumbraba características trágicas, había que operar con rapidez y eso no estaba sucediendo, situación que el Secretario de la Defensa Nacional, General Gerardo Clemente Vega García, de tan grata memoria para Quintana Roo, en donde pasó varios periodos de su carrera y fue Comandante de la Zona Militar, tuvo que intervenir.

Con respeto a la investidura del Secretario de Gobernación, el General Vega, en una combinación de sutileza y firmeza, sin dejar de reconocer la desesperación que se notaba en su rostro,  tomo el control para repartir tareas de acuerdo claro a un plan acorde a la situación, Creel por su parte no atino a decir palabra, se cobijo en el General a quien al final de la reunión, solo pudo decirle:

Mi General Secretario sin usted no hubiéramos podido resolver esta emergencia. Por su parte el secretario Vega García, con una disimulada media sonrisa, que fue una réplica contundente, se limito a responderle, con sobriedad: a sus ordenes señor Secretario.

Un extraordinario ejemplo de institucionalidad republicana, que sin duda refleja lo que son y significan nuestras fuerzas armadas, por mucho la institución más digna de la Nación.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18734 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora