Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Poesía   ·   Pandemia   ·   Naturaleza   ·   Fake News   ·   Posverdad   ·   Salud   ·   Humanidad   ·   Salud Pública



Yo Acuso… Yo propongo


Inicio > Ciudadanía
28/03/2012


1750 Visitas



El sistema se colapsa y si bien es cierto, el análisis detallado es complejo, esto no significa que no se pueda explicar. Aun a riesgo de que en las generalización se pueda cometer ciertos errores, relatar las causas es cuestión de gran dosis de sentido común.






Las dificultades a las que nos va llevado el sistema financiero son la consecuencia de su propio éxito. Me recuerda a una viñeta de Fontanarrosa (Roberto Fontanarrosa, Argentina 1944 – 2007) En la que uno de sus personajes (Creo que Boogie) devora un suculento plato de espaguetis con tanta ansiedad que termina por desovarse la mano, el brazo y así continua hasta que solo queda la boca.





La clave esta en el crédito, la gran herramienta del sistema – su varita mágica.- Antes de que se inventara –oficialmente- las personas ahorraban para poder adquirid lo que necesitaban. Después se les ofreció la posibilidad de poder pagarlo en pequeñas cuotas, a corto plazo, respaldado sobre su poder real de generación de recursos, luego se amplio la oferta, ya no solo para lo necesario, también algún capricho, respaldado por lo real y la expectativa de generar recursos para pagar (más irreal) otorgando un crédito. Y terminamos por obtener créditos para, no importa que, sin ninguna respaldo real de pago. (La vida líquida - Zygmunt Bauman. 1925 Poznań). Lo importante es consumir.

 

Así, los bancos hicieron un paquete con esas deudas (hipotecas por ejemplo) que se vende junto con otros títulos. Con varios paquetes de hipotecas y activos, se hace otro paquete más grande que junto a varios paquetes grandes, vuelve a venderse y con este grupo de paquetes más grandes se hace nuevamente un nuevo paquete mas compacto y que junto a muchos paquetes compactos se venden y así hasta en un momento dado, se han revendido tantas veces que cuando nos damos cuenta en su interior no hay nada, ya que esas deudas no se pueden cobrar.  Y así llegamos a la crisis de las subprime y el consiguiente efecto dominó.





Esto me recuerda que el FMI cifró en un billón de dólares las pérdidas bancarias por la crisis y que el 60% de ellas están relacionadas con el negocio hipotecario de alto riesgo ya que el riesgo es mayor allí donde la vivienda está sobrevalorada. Pero ese dinero no desapareció, no se evaporo, esta en unos pocos bolsillos y por esto a los directivos de esas empresas les premiaron. Por que lograron vender aire, ganar mucho dinero de la nada. (El robo como garantía de éxito José Carlos Rodríguez)





Ah,  las consecuencias sociales? – eso es cosa de pobres- si no pagan se les expulsa.





Esto me recuerda el otro sistema de esclavitud moderno que se le impone a los Garinpeiros en Brasil, a las personas de las minas de diamantes en Sudáfrica, o a los mineros de esmeraldas en Muzo en Colombia. Van a trabajar, pero como no tiene dinero para comer y pagar la cama, un personaje – versión minera de los tiburones de Wall Street les presta el dinero y como no tienen herramientas para trabajar de les da a crédito. Al final de la semana de les descuenta de la paga, pero como ésta es inferior a los gastos, se amplia el crédito. Después de una año se deben dos y al cabo de poco tiempo se deben 5, 8 o 10 años de trabajo, la única forma de salir de ese circulo es encontrar alguna buena “pepita” o traer a alguien de la familia. -generalmente a los hijos- para que ayude…. a la vivir en esclavitud. Cualquier parecido con los créditos hipotecarios o las tarjetas de crédito no es  pura coincidencia.





La crisis de la deuda de los estados europeos, al igual que la sucedida en América Latina en los años 80 es que empieza a tonarse impagable. Por qué?





Que todos acudamos al crédito es parte de las reglas de juego que nos hemos dado, así que lo hagan los estados esta dentó de estas reglas, ahora bien, en qué se ha utilizado, es otra cosa. Qué se hagan  grande sobras de infraestructura esta bien, que se paguen con parte del dinero de estas obras, a los partidos políticos, que se paguen comisiones para la concesión de la obra, que se utilice otra parte para lograr el salto social de unos pocos,  eso es otra historia. Y que después de todo no pase nada, eso es grave.





Que el estado se ha endeudado por que tienes muchos gastos, pues contrólese los gastos, pero que de haga reduciendo los servicios reconocidos como Derechos Humanos esta mal que mal. Sobretodo si se mantiene partidas como la de armamento, revísese la de Francia, España o Grecia, mejor, revisen todos los gastos en armamento, la factura de papel, gasolina, coches de alta gama y la utilidad del secretario, del secretario del secretario. Solo por citar algunos de los dereroches. Esto me recuerda a los brahmanes hindúes que se dicen ser Das (sirviente) del das, del das, del das de la divinidad, Con la diferencia que estos últimos no cobran salarios del erario publico.





También me recuerda a una leyenda que había en los años 80 en Latinoamérica en la que un político arengando a la masa decía “construiremos el puente que comunicara la provincia con la capital” a lo que alguien le susurro que en ese pueblo no había río, así que el político continuo sin perturbarse “y traeremos un río para que el puente haga gloria al progreso”.





Sobre la deuda de los Estado, el Summum de la excelencia financiera!, es que con los recursos de todos, el banco central preste dinero al 1% a los bancos privados que a su vez se lo prestan a esos mismos Estados al 2%,3%,8%, o más. Y como guinda se le aplica el ajuste estructural – léase precarización – a los ciudadanos, esos mismos de los  que -vía impuestos- ha aportado el dinero que presta el Banco Central. 





Ah lo olvidaba, es que las normas no permiten el préstamo directo entre el BCE a los Estados. O la población europea es muy tonta o ellos muy listos – razón por la cual ganan lo que ganan.- Esa norma la crearon los mismos políticos que ganan elecciones y que ni por asomo se les ocurre cambiar esa norma. Dejarían de ganar dinero los los emporios que les financiaron.



A partir de la primavera del 2008 gobiernos e instituciones internacionales empezaron a mirar para otro lado, ya de forma sistemática, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Casa Blanca y la Reserva Federal de EE UU, la cúpula de la UE y el Banco Central Europeo (BCE), así como los gobiernos de los Veintisiete —aunque unos con mayor cerrazón que otros— han condicionado todas sus decisiones a un empeño: entregar o prestar dinero a las entidades financieras en apuros, pese a que han sido precisamente las principales responsables del drama.





La sobrevaloración de determinados productos financieros y varias burbujas paralelas; en España, por ejemplo, la inmobiliaria— se ha sumado un fenómeno perverso: varios Estados miembros de la UE que ya acusaban notables déficit presupuestarios y elevadas deudas, han empleado dinero público para socorrer al sistema financiero —para lo que en algunos casos emitieron más deuda—, resultando que la mayoría de los bancos técnicamente quebrados siguen en la uci y, para colmo, los Estados han quedado desnudos ante los mercados financieros, que han acabado imponiendo sus intereses —abundando las operaciones que obedecen a pura y simple codicia.







Ah,  las consecuencias sociales – eso es cosa de pobres- que no entienden de altas finanzas.

Y de todas formas esos políticos, son los mismos a los que se les han dotado del poder para guiar sus destinos, los mismos a los que les han otorgado la representación vía el voto.





En el mundo de hoy los elegidos protegen intereses nacionales, pero el capital es mundial, los estados  organizados en pequeños polos o en organizaciones débiles y poco operativas – léase organización mundial del comercio, Naciones Unidas, Unión Europea- poco pueden hacer ante un poder financiero globalizado, activo 24 horas, híper conectado y organizado, a menos que los Estados se organicen y actúen con misma dimensión. El problema esta que la voluntad de esos “lideres” esta cautiva de ese sistema financiero, los partidos políticos también, tiene hipotecas, también reciben subvenciones. Y uno no puede morder la mano que le da de comer.





Ante el invierno demográfico en Europa (denominación del envejecimiento de la población)  todas las medidas ante esta crisis han tomado el camino opuesto al deseable en especial la educación, la jubilación - pensiones y la salud sin olvidar los aspectos conexos como la migración.





Cualquier estudio serio y los hay, evidencian que: Europa es un continente envejecido (hablando en términos demográficos) Los centros de producción agropecuaria, de bienes manufacturados incluidos buena parte del grueso de la industria, se ha desplazado a otras regiones, dicho de otra forma, Europa en esos sectores no es competitiva y el sostenimiento del estado de bienestar ha de revisado para garantizar su sostenibilidad. (Laulan, Yves-Marie. Les nations suicidaires) .





La revisión del sistema en estos capítulos debe positiva, todo lo contrario a los recortes propuestos actualmente en las medidas anticrisis), La educación de la delgada capa de población joven debe orientarse a la investigación, a los sectores nuevos, medio ambientales, energéticos, las nuevas tecnologías. Una economía basada en el conocimiento, así que la inversión debe ser grande y a largo plazo.





Otra área de la economía que demandara alta inversión y generara recursos es la salud, de una parte todo lo asociado a mejorar y prolongar nuestra vida es un nicho en el que Europa parte con ventaja, de otra parte a mayores expectativas de vida debemos asegurar no solo su salud también el bienestar de la población mayor no solo en sus ingresos también en sus papel. No podemos continuar jubilando o personas que deseándolo y pudiendo,  dejen de aportar con su experiencia y conocimientos. Es un lujo que Europa no se puede permitir, decirle una persona con 45 años que es un senior o abandonarlo en su tercera edad con 500 euros (SCHOOYANS, Michel. Le crash démographique).





Los servicios a la persona, la investigación en salud, la inversión en educación son solo tres aspectos sobre los que ya se reflexionado mucho, pero al parecer las clases que se dicen lideres no tiene ni la más minima referencia de su existencia.





El servicio que hacen las migraciones al capital humano es incuestionable aunque en el discurso populista, se insista en lo contrario. No solo ayudan a equilibrar la pirámide demográfica, su contribución a la generación de riqueza material e inmaterial esta fuera de duda, el florecimiento del pensamiento europeo el siglo de las luces es producto de las migraciones, la mezcla, la diversidad.

Pero Europa, nos recuerdan los Economistas Aterrados, debía ser más que un proyecto económico: debía ser un proyecto social. Sin embargo, las soluciones propuestas desde las instancias europeas para la salida de la crisis pasan por políticas restrictivas que no sólo empeorarán la situación, sino que además eliminarán cualquier posibilidad de construir una Europa social que camine hacia el pleno empleo, conserve y amplíe los derechos sociales o de un giro hacia una industria y economía verdes. (Philippe Askenazy, Thomas Coutrot, André Orléan y Henri Sterdyniak editorial Barataria)

Esto me recuerda que hay quienes insisten en decir lo contrario y aplicar medidas restrictivas en contra del sentido común y decir son los demás que están equivocados, al igual que el conductor que va por la autopista y escucha por la radio “atención, hay un coche que circula en dirección contraria  por la A6” a lo que el hombre exclama. “Uno? Todos!”.





No es tiempo para una huelga, no es tiempo para debates, no es tiempo para elecciones. Eso es para tiempos corrientes y este es un tiempo de Excepción. (Les Misérables - Tome IV - Chapitre 5 Victor Hugo)





Es tiempo de plantarle cara a esos “conductores” y decirle NO, así no, de retirarles el “carnet” de gobernante e incautarles el “coche” del estado. (Indignez-vous !, Stéphane Hessel )





Es tiempo de actuar, de decir basta, no nos moveremos hasta que el sentido común impere. Es momento de paralizar el sistema, una semana, un mes si hace falta. Lo que esta en juego es el bien más preciado de un ser humano vivo: Su libertad. 

 Estas vivo? 





Serge G Laurens. Lyon, primavera de año 12

http://sergelaurens.blogspot.fr/



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19487 publicaciones
4875 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora