Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Lectura   ·   Política   ·   Quintana Roo   ·   Guayaquil



Más madridistas que los del Madrid, más blaugrana que los del Barca


Inicio > Cultura
09/03/2012


1241 Visitas



El fútbol es considerado el más universal de los deportes y los cubanos no escapan a su embrujo.


Poco importa que la selección nacional cubana no alcance niveles de importancia en los eventos propios o multideportivos. La afición de los cubanos por el fútbol se ha alimentado de esa pasión por los deportes, que se ha educado en años de masificación de la actividad deportiva y la inigualable posibilidad de ser testigos, a través de extensas jornadas televisivas, de todas las incidencias de cuanto evento deportivo de nivel tenga lugar en el planeta.

Los cubanos hacen suya la pasión ajena, la que ocupa el pecho de millones de fanáticos en el mundo. Podrá encontrar en nuestras calles acérrimos defensores del fútbol italiano, inglés o español, a nivel de clubes; o de Brasil, Argentina, España o Alemania, a nivel de selecciones.

El fanatismo se alimenta por diversas vías. Buena parte recae en los medios de prensa y la televisión nacional, en los cuales las noticias sobre las principales ligas y copas (fundamentalmente europeas) se disputan un valioso espacio con el béisbol; tanto, que en no pocos foros y blogs se ha llegado a cuestionar el lugar preponderante del béisbol en el gusto de los cubanos.

Internet también contribuye a la formación futbolística de los de esta tierra; si bien esta opción aún no llega hasta la casa de cada uno de los amantes de este deporte, busca los derroteros para, desde hoteles, universidades y centros laborales, mantener el nivel de actualización necesario para alimentar la polémica y el debate entre los hinchas cubanos.

La televisión nacional cuenta de tres espacios oficiales cuya temática fundamental es el fútbol foráneo (paradójicamente poco se habla del de casa, incluso en pleno campeonato nacional) y este tiempo se multiplica extraordinariamente cuando eventos como la Copa América, la Eurocopa y las Copas del Mundo, centran la atención mundial y llegan, de forma íntegra, a cada hogar cubano o, más recientemente, ocupa un lugar privilegiado en la cartelera de los cines de no pocas ciudades, que entonces cambian su público habitual por una multitud multicolor, de rostros pintados y camisetas y banderas varias, tal y como si fuera una extensión de ese público que grita y delira en las propias gradas del estadio donde los veintidós protagonistas se juegan el todo por el todo.

En días de Mundial, las ciudades cubanas se convierten en una extensión de la sede. En cada calle, parque o centro deportivo se improvisan pequeñas canchas donde se dirimen partidos que mimetizan los que minutos antes se disfrutaron a través de la pantalla.

Recuerdo aquel primer año universitario que coincidió con el Mundial de Japón y Korea, cuando dormíamos con los colchones puestos sobre el piso, frente a un televisor programado para encenderse a plena madrugada cuando, por la diferencia horaria, comenzaba el primer partido de la jornada. O aquellas otras semanas del Mundial alemán, en los que, otra vez acostados cómodamente sobre los colchones, ya casi libres de las presiones docentes, salíamos “disparados” quince pisos abajo para almorzar lo más rápidamente posible y así no perder un minuto de partido.

Pero esta pasión no solo se desata en eventos multitudinario como la Eurocopa o Mundial. El día a día de las principales ligas mundiales son seguidas con extraordinaria exactitud y despierta no pocas pasiones encontradas. Ya en la calle, ya en las universidades, ya en los foros que la prensa cubana abre ante cada nuevo artículo u opinión sobre el quehacer futbolístico mundial, los comentarios llueven para defender una u otra posición desde sus propias necedades, aportando datos recogidos de sus propias aficiones, o haciendo suyos los análisis que abundan en la prensa especializada.

Y es que, como asegura un texto que por estos días volví a leer (en una de las tantas versiones que ha llegado a mis manos), donde un “reconocido sabio maestro” (sic) intenta (no sin éxito) definirnos: cuando los cubanos discuten, no dicen: “No estoy de acuerdo contigo” sino “¡Estás completamente equivocado!”.

Actitud perdonable, debemos decir, porque el fútbol “es el deporte más hermoso del mundo” y a fin de cuenta, los aficionados cubanos suelen ser más madridista que los del Madrid y más blaugranas que los del Barça.

 



Etiquetas:   Fútbol

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21233 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora