Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Empresas   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   México   ·   Economía   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Sociedad   ·   Poesía



Economía del agua 1: el problema


Inicio > Economía
07/03/2012


1725 Visitas



Muchos artículos sobre la economía del agua son bastante tendenciosos, hablan de las guerras del agua como algo inminente y de una escasez masiva del recurso que no tiene nada que ver con la realidad. Mucho lugar común, propaganda ambientalista, etc. Así es que yo también quiero poner mis ideas basadas en lo que he aprendido y observado. Sin más preámbulo, aquí voy:






El mana era aguaTiempo atrás escribí que el maná del que hablaba la biblia probablemente era agua. El agua es efectivamente el único alimento que nos cae del cielo, un alimento tan importante que podemos vivir más de un mes sin probar otras comidas, pero no más de una semana sin tomar agua.





Por eso tantas ciudades se han formado al lado o en la cuenca de un río, lo primero que busca el hombre al asentarse es la disponibilidad de agua lo que explica que Londres esté junto al Tamesis, Roma junto al Tiber, París junto al Sena, New York junto al Hudson, Santiago junto al Mapocho o Lima junto al Rimac, en fin, ejemplos de esto abundan.





El agua no es escasaLa definición de economía normalmente está ligada a la escasez, Samuelson decía algo así como "es la manera en que las sociedades utilizan los recursos escasos para producir y distribuír mercaderías valiosas". Y esa es la principal dificultad de la economía del agua: durante gran parte de la historia ha sido una economía de abundancia, solo en períodos especiales y lugares específicos el agua ha sido un recurso realmente escaso.





Se calcula que solo el 2.5% del agua en el mundo es dulce, además de ese 2.5% solo hay un 0.4% disponible para consumo humano, pues el resto está encerrada en los casquetes polares. Este pequeño porcentaje es más que suficiente para las necesidades de muchas veces más gente de la que existe en la actualidad. Aunque el porcentaje de agua dulce disponible es relativamente pequeño este sigue siendo un recurso muy abundante, sin considerar que si se llega a usar tecnología nuclear u otra para desalar, podemos considerarlo un recurso infinito para todos los efectos prácticos.





Lo que no hay, a veces, es agua gratisSin embargo, aunque el agua es muy abundante lo que se está terminando, en algunas partes, es el agua gratis, no por escasez global sino por su distribución desigual en distintos lugares de la tierra. Hay lugares donde la desertificación ha secado territorios, pero igual queda gente viviendo en ellos como en el norte de Africa. Allí existe un costo para llevar agua desde los lugares donde abunda. En lugares con grandes explotaciones mineras como el norte de Chile el agua también se encarece pues la minería consume mucha agua y es una industria lo suficientemente rentable para poder pagar precios altos por ella.





Del 0.4%de agua dulce disponible, aproximadamente el 65% se usa para riego agrícola, el 27% para uso industrial o minero y el 8% para el consumo humano de agua potable. Me contaba un amigo economista que en la cadena del agua algunos eslabones son más débiles que otros, el eslabón más débil es la agricultura porque necesita enormes cantidades de agua y no es un sector lo suficientemente rentable como para poder pagar altos precios, de hecho, por lo general no paga ni un solo peso por el agua que ocupa para regar cultivos. Por eso en situaciones de sequía la agricultura es el primer sector que revienta.





Mucho más fuerte es la minería que tiene rentabilidad suficiente para pagar altos precios por el agua y pueden poner plantas desalinizadoras, recicladoras, etc. con lo que están en mejor posición que los agricultores. Y el escalón más fuerte es el agua potable de distribución domiciliaria: por razones de supervivencia política todo gobierno se asegura que ese sector sea el primero en tener acceso garantizado.





Donde el agua abunda y es cercana no existe necesidad de una economía del agua y esta no vale un solo peso, en esos lugares el agua sigue siendo un maná del cielo como en los tiempos bíblicos. Sin embargo hay otros lugares que por razones de sequía o aumento explosivo de la población, el agua comienza a escasear y a adquirir un precio. En esos lugares es donde se necesitan la economía del agua y los derechos de aprovechamiento, porque se convierte en un recurso escaso.





La economía del agua es un problema localHay que entender entonces que la economía del agua es un problema local, no global, que existe solo donde el agua ha comenzado a escasear por alguna situación anómala. Arica es un excelente ejemplo de esto: su población creció desde 20.000 habitantes en 1958 a unos 160.000 en 1988, lo que trajo un aumento de las hectáreas regadas en los valles de Azapa y Lluta, con la particularidad que es uno de los muy pocos lugares del mundo donde no llueve jamás, así es que está sujeta a las lluvias de lugares lejanos. Es un ejemplo clásico y uno de los lugares más interesantes del mundo para estudiar la economía del agua. Lástima que nadie parece estar interesado en el asunto por estos lados.





El problema de la reparticiónEn estos casos surge el problema económico básico: como repartir un recurso escaso. Hay muchas alternativas que van desde la asignación arbitraria de cuotas por parte de alguna oficina del estado hasta la que considera al agua como un bien económico igual que cualquier otro, apropiable por cualquier persona y transado libremente en el mercado. Aparte de cualquier otra consideración la solución económica de este problema es la que reparte el recurso de manera que su uso sea el más eficiente de todos los posibles, o sea que beneficie a la mayor cantidad de personas. Así está planteado el problema y ahora faltaría revisar las alternativas de solución.



Etiquetas:   Economía   ·   Agua

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Tomas Bradanovic Pozo, Ingeniero Gracias Sebastián,
El problema real, más que la escasez, es el uso ineficiente y esto se debe porque -en mi opinión- el mecanismo de precios no funciona igual para todos los consumidores, algunos reciben grandes susbsidios y usan todo lo que pueden sin considerar la eficiencia, mientras que otros deben pagar todos los costos.. Más adelante colocaré un par de ejemplos de por que ocurre esto.


Sebastián Betanzo, Ingeniería Industrial en busca de nuevos proyectos Fantástica serie de artículos!
Resulta importante que todo el conjunto de actores (ciudadanos, empresas y estado) reconozcamos la importancia del agua en nuestra vida y desarrollo económico, y promovamos su adecuado uso.

A veces la “aparente” abundancia del agua nos hace olvidar la existencia de un ineludible ciclo hidrológico, que es quien finalmente determina la disponibilidad sustentable del recurso. Así en casos de acuíferos superficiales la reposición del agua puede tardar semanas o meses, pero en el caso de acuíferos subterráneos pueden ser años, siglos o milenios (precisamente las napas del altiplano de los Andes pueden datar de hasta 2.000 años atrás).

Todo esto nos lleva a exigir planificaciones a largo plazo para las estrategias del uso del agua ya sea doméstica, industrial o agrícola.





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22523 publicaciones
5325 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora