Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Dioses    ·   Libre Pensamiento   ·   Internet   ·   Hijos   ·   Ecuador



Estructurados y no estructurados, Dogmáticos y Antidogmáticos.


Inicio > Cultura
24/02/2012

3789 Visitas



Es hoy muy común que en el mundo de los intelectuales se mire con cierto desprecio, o con cierta lástima, o con un aire de superioridad hacia quienes tienen una posición valórica firme, de caracter tradicional, mostrándose fieles a una moral religiosa, o a un código de vida consecuente con sus ideales espirituales, y que por tanto no son libres de hacer lo que quieren sus instintos, y resisten las tentaciones y las presiones de grupos y de los medios faranduleros de la tv. o de la prensa liberal.


Se considera que esas personas son casi anormales, de otro planeta, o que bien son tontos, crédulos, y dignos de sufrir un proceso de reeducación social. Y no faltan quienes hacen invitaciones a fiestas, despedidas de solteros o solteras, o a entrevistas, especialmente diseñadas y concertadas para hacer caer en pecado a los tontos virtuosos, y así reirse de ellos y demostrar que su estilo de vida es el mejor. Pues hay que gozar y gozar, pues el mundo se va a acabar. O bien a disfrutar y a disfrutar y a pasarlo bien, pues después de esta vida no hay otra.

No hay duda que vivimos en una sociedad hedonista y consumista, lejos de los cánones éticos de las sagradas escrituras de oriente y occidente, y que el rechazo al cristianismo y a otras cosmoviciones religiosas es un fenómeno muy extendido en las nuevas generaciones. Y no hay duda que la Nueva Era como fenómeno espiritual es apenas un sucedaneo débil y moralmente insuficiente para orientar la conducta y el pensamiento del hombre y la mujer de hoy. Y que además, la gente utiliza a la ciencia como pretexto para creerse libres de obedecer los viejos códigos de moralidad.

El problema es que quienes están emancipados de esas estructuras morales y de aquellas cosmovisiones idealistas o espiritualistas SE CREEN REALMENTE LIBRES, y no lo son. Navegan por el mar proceloso de los adolescentes, caminantes de la la ilusión. Han reemplazado al sacerdote o al pastor por el psicólogo o el psiquiatra. O bien han hecho militancia en alguna religión que casi no pida nada a sus fieles, como es el caso del Budismo Zen, o el Mahayana o el Vajrayana. Bien lejos del Hinayana, que es el lado exigente y rígido del Budismo.

En rigor quien dice ser intelectualmente libre y vivir y opinar sin dogmas, que es moralmente un amoral o un inmoral, es en verdad un prisionero de nuevos dogmas, de nuevos códigos de conducta, y no es para nada libre. Es prisionero de su relativismo moral y filosófico, es prisionero de su ignorancia, de su egoismo, de sus pasiones. Es prisionero de Marx, de Lenin, de Nietzsche, de Augusto Comte, o de Sartre, o de Darwin, quienes junto a Freud y a Popper, son los nuevos profetas, los faros que guian a los navegantes por ese oscuro y tormentoso mar de la existencia.

Por lo tanto, la mayoría de quienes se creen libres de dogmas son prisioneros de nuevos dogmas, pues la palabra griega dogma significa UNA DOCTRINA O ENSEÑANSA FIJADA, o estructurada por los representantes de una escuela de pensamiento determinada. Si yo sigo a esa escuela de pensamiento, ya sea de cerca o de lejos, soy objeto, consciente o inconscientemente, de una programación y de una estructuración psicológica y moral de mi mente y conducta. Toda enseñanza, buena o mala, luminosa u oscura, inteligente o estúpida, es productora de condicionamientos en los seres humanos.

Por eso a los que se dicen emancipados o no estructurados, libres de dogmas, no les corresponde en justicia creerse superiores a los creyentes, o a los moralmente seguidores de alguna fe espiritual. De hecho, Jesús, en el Evangelio de San Juan (cap. 8) dice que todo aquel que comete pecado es prisionero  y esclavo del pecado, y necesita que el Hijo de Dios lo libere. Pero en rigor, nadie puede existir sin obedecer, en algún grado, la ley moral, ya sea la que está en los libros o la que fue inscrita por el Eterno en lo profundo del corazón del alma humana.

Y san Agustín de Hipona dice que el hombre que camina en las tinieblas del pecado y la ignorancia tiene, desde luego, libre albedrío, pero no verdadera libertad, pues solo existe verdadera libertad dentro del mundo de la luz y del bien, no en el mundo del mal.

Es lo mismo que la libertad que puede ejercer un vidente, respecto de la libertad de un ciego. El ciego del alma tiene libre albedrío pero no la libertad de movimientos y de decisión del vidente. Uno camina en la luz, el otro en la oscuridad. El que camina en la oscuridad es prisionero de su ceguera. Por eso es que Cristo dice que si un ciego guia a otro ciego, ambos caerán al hoyo. 

Las estructuras y los dogmas siempre serán necesarios, es un asunto de sabiduría profunda el escoger LA MEJOR ESTRUCTURA ETICA Y LOS MEJORES DOGMAS O DOCTRINAS.

Las mejores de aquellas son las que han resistido y sobrevivido a los vaivenes de la historia. Las nuevas convicciones no son necesariamente buenas simplemente por ser nuevas, así como no todo cambio es bueno, simplemente por ser un cambio. Los hay buenos y malos, se requiere discernimiento y prudencia a cada paso de la exiatencia, y así cumplir con un antiguo refrán, muy sabio, que dice: NO SE DEBE CAMBIAR LO VIEJO POR LO MOZO NI LO CIERTO POR LO DUDOSO.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21239 publicaciones
5198 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora