Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Cultura   ·   Transporte



NO SE DE QUE SE RIEN


Inicio > Ciudadanía
21/02/2012


1277 Visitas






Cuando se refieren a los adolescentes, la mayoría de los que se refieren a sus conductas lo hacen sonriendo. No teniendo aún en claro, si esa sonrisa es de aprobación, de envidia, de simpatía, o de vaya a saber qué cosa.





Las conductas más exhibidas, son: la de una adolescencia sin solución de continuidad; la promiscuidad sexual; el consumo excesivo de alcohol y otras sustancias, hasta extremos peligrosos; el consumo de las tecnologías de la información, la comunicación y la diversión, o del esparcimiento tecnológico, sin límites; la falta de actitudes para asumir responsabilidades laborales; la falta de capacidades generales y específicas para acceder a un puesto de trabajo; las exigencias hacia sus mayores con demandas de consumir bienes que ellos no son capaces de pagar, por no producir su propio dinero; su aspecto exterior, que parece una cuestión menor, pero no lo es a la hora de tener la posibilidad de ser contratado; etc.





Todo esto, producirá que muchos de ellos, precisamente por muchas de estas cuestiones, no se puedan incluir en la sociedad productiva como productores de bienes y servicios. Puestos de trabajo que demandan actitudes que para nada tienen que ver con estas conductas, las que también los terminaran alejando de las aulas.





Esta situación resultará una hipoteca casi imposible de levantar en el futuro, lo que implicará que nuestra capacidad de competir con otras comunidades que poseen personas con otras aptitudes y actitudes que implican mayores capacidades de producción y de mayor laboriosidad, nos desplacen de las preferencias de compras ante compradores de nuestro propio país. Resultándonos imposible sustituir o prescindir de sus importaciones, ya que de hacerlo veríamos reducida nuestra capacidad de producción.





Una sociedad así afectada por la falta de un recurso humano acorde, se resentirá en lo económico ampliando su afectación al campo social, debido a la reducción de bienes producidos en cantidad y calidad, lo que implicará además, en una reducción de los ingresos del Estado.





Por todo esto y volviendo al principio, me pregunto: ¿de qué se sonríen, cuando lo hacen?.





Eugenio García

http://garenioblog.blogspot.com



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


José Cabezas, Ingeniería Industrial gracias por mostrar el valor del recurso humano y de la mala acción que es minar la confianza, valía y futuro de la juventud de éste país.

Yo mismo me siento infravalorado por el mercado laboral. Si nada cambia emigraré con la fé como única esperanza pero lo peor es que como bien dices se está poniendo en juego la competitividad del país.

Un saludo.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18162 publicaciones
4628 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora