Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Valores   ·   Sociedad   ·   Política



La glándula Pineal de los Pequeños Dragones y la nuestra, base orgánica de la clarividencia.


Inicio > Cultura
06/02/2012


2224 Visitas



Desde hace unos veinte años la saga de Jurasic Park y de otras películas sobre Dragones han puesto de moda a los dinosaurios en los juegos infantiles, en enciclopedias de reptiles extinguidos o actuales, y en recreaciones computacionales de la vida animal de hace doscientos millones de años. Hoy es familiar el Dragon de Comodo y sus bacterianas mordidas. Pero las películas y las enciclopedias sobre el tema han omitido un hecho trascendental para la humanidad, y que es hace doscientos millones de años, en el mismo Período Jurásico NACIÓ EL TERCER OJO, tan conocido por el público contemporáneo gracias a los esfuerzos del fallecido Lobsang Rampa y su serie de 15 libros.


La iconografía hindú también nos ha recordado a ese Tercer Ojo u Ojo Pineal en sus imágenes de Shiva, de Budha, o de la Madre Kali, marcado en medio de la frente. Pero no se nos han mostrado unos pequeños lagartos de 70 centímetros, que aún sobreviven casi sin cambios desde aquella lejana época, y que TIENEN UN TERCER OJO VISIBLE EN LA CIMA DE LA CABEZA, durante su infancia, que dura unos 11 años, y que se cierra en la vida adulta del animal, que agrega unos 90 años a sus vidas. Se llaman TUÁTARAS, y viven en las islas norteñas del Archipiélago de Nueva Zelanda, al lado de Este de Australia. Es una especie protegida, pues está en peligro de extinción por los gatos introducidos en las islas por el hombre, y por el calentamiento global, que los podría dejar estériles.

Aún como adulto, y teniendo el ojo pineal aparentemente cerrado, el tuátara sigue utilizando su tercer ojo, que está solo cubierto por la piel de la cabeza, dejando visible una pequeña protuberancia en el lugar en que se ubica. Lo usa para ver luces y sombras, como una especie de fotómetro natural, que le indica cuando aparearse. En invierno la disminución de radiación solar que percibe en el ojo pineal emite una señal electroquímica de inhibición de sus gónadas. Y al cambiar la luminosidad solar en primavera y verano lanza una señal análoga para activar sus gónadas. Se dice que de noche la pineal de ese pequeño dragoncito le permite percibir las ondas infrarrojas de sus evantuales presas, que son insectos y roedores.

Su cráneo tiene un orificio especial que une la cavidad craneana con el exterior. Orificio que permite la entrada de las vias nerviosas del Ojo al cerebro. Filogenéticamente nosotros los humanos también tenemos esa abertura para la salida de la glándula pineal, en lo que todas las madres saben, la mollera de nuestros niños, que a los dos años se cierra con la fusión de los huesos parietales con el frontal, en la cima de la cabeza. Aúnque la pineal ya está profundamente hundida al medio del cerebro, como un pequeño porotito, residuo orgánico de aquel tercer ojo reptilio. Residuo evolutivo orgánico aparentemente insignificante, pero que aún funciona, y de varias maneras.

Se ha estudiado la epífisis o glándula pineal en niños y en adultos humanos. Y se ha descubierto que los niños la tienen unos milímetros más grandes que los adultos. Y para demostrar nuestra herencia y vinculación con los tuátaras, justamente a los once años, la pineal comienza a achicarse, tras emitir un mandato químico de activar las gónadas en la pubertad. Y junto con empequeñecerse se comienza a calcificar. PERO SIGUE FUNCIONANDO, tal como pasa con esos pequeños fósiles vivientes de Nueva Zelanda.

En nosotros fabrica la famosa Melatonina, que dirige el proceso de pigmentación de nuestra piel bajo los rayos del sol. Y es el lugar del cerebro donde se concentra la mayor cantidad de una sustancia denominada DMT o la molécula espiritual.(dimetiltriptamina). Cuando se inyecta esa sustancia en la vena del brazo de un sujeto humano de experimentación, el individuo experimenta lo mismo que los yoguis llaman SAMADHI, o una experiencia supraconsciente en planos de existencia paralelos, e incluso contacta con inteligencias de luz de esos mundos invisibles. Es decir, la pineal, que anatómicamente tiene células iguales a la retina de nuestros ojos, los conos, pero no bastoncillos. Y que funciona como fotómetro físico en los reptiles, en nosotros nos permite captar la luz invisible del espíritu y las formas energéticas de entes de otros mundos, en suma ejercer la clarividencia.

Esa clarividencia es el origen de la virtud de la sabiduría que adornaba a algunos de los hombres más notables de la antiguedad. Y que ha quedado inmortalizada en los mitos de los dragones de larga vista o de profecía, o de los reyes-serpientes o iniciados que conducían a los pueblos por los caminos del Dios. Por eso Odín en la leyenda es llamado el Dios de un solo Ojo. Y Gautama quedó con el suyo marcado en medio de la frente. O el de la serpiente que surge del centro de la frente de las coronas de los faraones egipcios. 

De allí que los Shamanes de sudamérica, del centro, del Norteamérica, y de Siberia, consumen, desde hace varios milenios, infusiones de plantas ricas en DMS, para tener visiones que les permitan unir el cielo con la tierra. Lo visible con lo invisible, y ver el alma de sus pacientes, como también a los entes que aconsejan o a los que atormentan a los hombres enfermos. Tal es el caso de la Ayahuasca, y el de muchísmas plantas alucinógenas, entre ellas LA ACACIA, planta sagrada para los masones, cuya madera sirvió para construir el Arca de la Alianza de los judios en su viaje camino a la tierra prometida.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor Fe de erratas: En el último párrafo en vez de decir DMS debería decir DMT. O Dimetiltriptamina.




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18432 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora