Llegó la hora de las comunidades de ayuda mutua y de las redes de colaboración



Ya es habitual escuchar que vivimos en lasociedad del riesgo, según la expresión acuñada por el sociólogo alemán Ulrich Beck. Riesgos globales difíciles de prever y gestionar.

.files.wordpress.com/2012/02/colaboracion.jpg" style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; color: rgb(41, 112, 166); ">Ya es habitual escuchar que vivimos en lasociedad del riesgo, según la expresión acuñada por el sociólogo alemán Ulrich Beck. Riesgos globales difíciles de prever y gestionar.
Lo estamos viviendo en el plano económico (con consecuencias en lo político y lo social); y lo podemos experimentar con más dramatismo en un futuro cercano, por las incertidumbres sistémicas de la economía, el calentamiento del planeta o crisis bélicas, como la que se está gestando contra Irán.

Leo en El País que Israel podría atacar las instalaciones nucleares iraníes a lo largo de 2012. Si estalla, es posible que no sea una guerra equiparable a las de Afganistán, Irak o Libia. Puede tener efectos globales trágicos por el aumento del precio del petróleo, el recrudecimiento del terrorismo global y/o el riesgo de contaminación nuclear.

Es crucial que las personas y organizaciones que apostamos por la inteligencia social acertemos a elegir la estrategia correcta, adaptada no sólo al presente (que cambia rápidamente), sino a los escenarios de crisis económica, social, bélica y medioambiental que pueden agravarse (porque ya existen) en breve y a lo largo de los próximos años.

En mi opinión, esa estrategia debería apostar por la concertación de esfuerzos (públicos, asociativos y  empresariales) en el plano local, regional, nacional e internacional, promoviendo la creación de comunidades de apoyo mutuo y redes sociales de colaboración. Hay que motivar y ayudar a que se construyan esos lazos. Afortunadamente, cada vez hay más coaches y mediadores que pueden contribuir a que esto sea posible.

Se necesita urgentemente un pacto social inclusivo, de ayuda recíproca. Y hay que conseguir que las élites económicas y políticas se comprometan con él. A a mi juicio, ese es el reto actual y de futuro de las fuerzas democráticas y de progreso, junto el impulso a la innovación social y económica con la participación y el protagonismo de los ciudadanos.

El municipalismo tiene aquí un gran reto y una gran oportunidad. Los ayuntamientos pueden jugar un papel decisivo, si apuestan por este enfoque comunitario, inclusivo y solidario, mediante la concertación democrática de esfuerzos públicos y privados.

Para ello es fundamental que los ayuntamientos se abran a la participación activa y al protagonismo de la ciudadanía, organizada y activa a través de organizaciones diversas: partidos, sindicatos, asociaciones, empresas, entidades religiosas, centros educativos, familias, etc.

El municipalismo tiene que renovarse poniendo en valor el papel mediador e inclusivo de los ayuntamientos, compartido con el papel mediador e inclusivo que pueden ejercer otras instituciones y organismos ciudadanos, públicos y privados.

Llegó la hora de las comunidades de ayuda mutua y de las redes de colaboración. Los ayuntamientos y los representantes políticos que los gobiernan no necesitan mucho dinero para impulsar esta política, pero ¿tendrán la inteligencia y, sobre todo, la sensibilidad necesaria para hacerlo con éxito?

(+ información en www.javiermalagon.com)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE



Josemaria Fernández Ureña, Orientador Laboral y Personal. Acompañamiento. Mal nos irá si así no se entiende. Es además urgente e inmediato. Completamente de acuerdo con tu planteamiento.





  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales