“Estamos formando para el futuro”, en palabras del líder de la Orientación en Castilla y León.

Tengo la enorme suerte que me hayan elegido para que diga unas palabras en esta comida de comienzo de temporada. Bueno, el comienzo de temporada era la excusa. El motivo sois vosotros, Julio y Lourdes. Sí, Julio. Hace ya bastante tiempo que estos orientadores, que se autodenominan “Los Andando”, querían darte las gracias públicamente por todo lo que has hecho por ellos y por la orientación. A  esta brillante idea se han sumado todos los aquí presentes, tanto componentes del club, familiares, los buenos amigos de ORCA  Palencia, como la directiva del C. D .Portillo, que se unen a este homenaje, y algunos otros que por motivos particulares han excusado su ausencia. Todos agradecidos a tu persona por lo que nos has enseñado, no solo como orientadores, sino porque nos inculcaste  los auténticos valores de un buen deportista, afán de superación, respeto al adversario, autodisciplina, honestidad, etc., etc. La directiva, orgullosa de que gracias a ti se pasee el nombre de su pueblo, Portillo, por la geografía española, y ¡que caray!,  porque no  todos pueden presumir de tener un equipo en 1ª división y que nos hace que todos nos sintamos unos Portillanos más. Eres la orientación, Julio, y además gran persona. Para todos aquellos chicos que fueron el germen de lo que hoy es el CDPO has hecho de padre, médico, taxista, consejero, masajista, educador y todo lo que fuera posible por el grupo. Siempre le inculcaste que antes del deporte era el estudio y creo que, una vez más, te hicieron caso, aquí tienes a matemáticos, técnicos, médico, ingenieros etc. Había que saber compaginar estudio y deporte. Un buen ejemplo para los chavales que están dando los primeros pasos en orientación; practicar deporte, pero primero, los estudios, pues antes que el deporte está vuestra formación como personas. La palabra de Julio era y sigue siendo ley. Una vez en La Parrilla dijiste a los entonces chavales “Voy a formar un equipo nuevo de orientación ¿Venís conmigo? La respuesta fue: “Donde tu nos digas Julio”. Julio lo hacía todo, lo controlaba todo, lo sabía todo; por eso te pusieron “El Profe”, aunque a veces con tanto compadreo, llegaste a figurar como protagonista en la chorrada de la semana.   Todos podríamos hablar del trabajo que has hecho, de las horas dedicadas a este deporte y al club, porque llegar hasta aquí tampoco ha sido fácil. Unos te seguimos, otros fueron abandonando por el camino,  peor para ellos Permitirme recordar, una vez más, la frase que tan grabada tengo en mi mente, cuando en los comienzos  de lo que ha llegado ha ser este club, en las frías y lluviosas mañanas invernales de domingo, en Fuente Minguez, entrenabas  a los chavales y te decía: “Julio, somos los dos padres más tontos de Valladolid” y me comentabas: “Estamos invirtiendo en futuro”. Pues  mira, Profe, aunque sea una perogrullada, estamos en el futuro. Aquí tienes el fruto de lo que has sembrado. Porque todas las personas que has ido acercando a este deporte, seguro que lo han hecho porque te conocían como persona, Profe. Porque todas tus bondades están reflejadas  en este club. Y no quiero terminar sin unas palabras a la Jefa. Si Julio es el Martin Kronlund  castellano, padre de la orientación en Valladolid, lógicamente, tú eres la madre. Una vez más, se cumple el dicho de que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Lourdes: Eres el auténtico motor del CDPO. La que hace todo el trabajo oscuro, para que esto funcione; y además, el hombro sobre el que han llorado los orientadores, por sus despistes, pereza, y a veces mala memoria. Claro, ¡la jefa todo lo soluciona! Gracias. Sigue teniendo la enorme paciencia demostrada, porque aún habiendo muchos adultos, a veces nos comportamos como chiquillos.  La orientación y el club te lo agradecen. Julio, Lourdes. Gracias. Gracias a vosotros se ha conseguido lo que alguien dijo en alguna ocasión “El Club Deportivo Portillo, más que  un gran CLUB, es una gran familia.”.  GRACIAS

 

. Bueno, el comienzo de temporada era la excusa. El motivo sois vosotros, Julio y Lourdes. Sí, Julio. Hace ya bastante tiempo que estos orientadores, que se autodenominan “Los Andando”, querían darte las gracias públicamente por todo lo que has hecho por ellos y por la orientación. A  esta brillante idea se han sumado todos los aquí presentes, tanto componentes del club, familiares, los buenos amigos de ORCA  Palencia, como la directiva del C. D .Portillo, que se unen a este homenaje, y algunos otros que por motivos particulares han excusado su ausencia. Todos agradecidos a tu persona por lo que nos has enseñado, no solo como orientadores, sino porque nos inculcaste  los auténticos valores de un buen deportista, afán de superación, respeto al adversario, autodisciplina, honestidad, etc., etc. La directiva, orgullosa de que gracias a ti se pasee el nombre de su pueblo, Portillo, por la geografía española, y ¡que caray!,  porque no  todos pueden presumir de tener un equipo en 1ª división y que nos hace que todos nos sintamos unos Portillanos más. Eres la orientación, Julio, y además gran persona. Para todos aquellos chicos que fueron el germen de lo que hoy es el CDPO has hecho de padre, médico, taxista, consejero, masajista, educador y todo lo que fuera posible por el grupo. Siempre le inculcaste que antes del deporte era el estudio y creo que, una vez más, te hicieron caso, aquí tienes a matemáticos, técnicos, médico, ingenieros etc. Había que saber compaginar estudio y deporte. Un buen ejemplo para los chavales que están dando los primeros pasos en orientación; practicar deporte, pero primero, los estudios, pues antes que el deporte está vuestra formación como personas. La palabra de Julio era y sigue siendo ley. Una vez en La Parrilla dijiste a los entonces chavales “Voy a formar un equipo nuevo de orientación ¿Venís conmigo? La respuesta fue: “Donde tu nos digas Julio”. Julio lo hacía todo, lo controlaba todo, lo sabía todo; por eso te pusieron “El Profe”, aunque a veces con tanto compadreo, llegaste a figurar como protagonista en la chorrada de la semana.   Todos podríamos hablar del trabajo que has hecho, de las horas dedicadas a este deporte y al club, porque llegar hasta aquí tampoco ha sido fácil. Unos te seguimos, otros fueron abandonando por el camino,  peor para ellos Permitirme recordar, una vez más, la frase que tan grabada tengo en mi mente, cuando en los comienzos  de lo que ha llegado ha ser este club, en las frías y lluviosas mañanas invernales de domingo, en Fuente Minguez, entrenabas  a los chavales y te decía: “Julio, somos los dos padres más tontos de Valladolid” y me comentabas: “Estamos invirtiendo en futuro”. Pues  mira, Profe, aunque sea una perogrullada, estamos en el futuro. Aquí tienes el fruto de lo que has sembrado. Porque todas las personas que has ido acercando a este deporte, seguro que lo han hecho porque te conocían como persona, Profe. Porque todas tus bondades están reflejadas  en este club. Y no quiero terminar sin unas palabras a la Jefa. Si Julio es el Martin Kronlund  castellano, padre de la orientación en Valladolid, lógicamente, tú eres la madre. Una vez más, se cumple el dicho de que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Lourdes: Eres el auténtico motor del CDPO. La que hace todo el trabajo oscuro, para que esto funcione; y además, el hombro sobre el que han llorado los orientadores, por sus despistes, pereza, y a veces mala memoria. Claro, ¡la jefa todo lo soluciona! Gracias. Sigue teniendo la enorme paciencia demostrada, porque aún habiendo muchos adultos, a veces nos comportamos como chiquillos.  La orientación y el club te lo agradecen. Julio, Lourdes. Gracias. Gracias a vosotros se ha conseguido lo que alguien dijo en alguna ocasión “El Club Deportivo Portillo, más que  un gran CLUB, es una gran familia.”.  GRACIAS
AUTOR.- Luis Miguel Conejo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales