Los salafistas egipcios a por las mujeres.. y los dioses



@Amiralx ironizaba ayer en Twitter sobre el calendario electoral egipcio: “Come to Egypt, home of the pyramids and land of perpetual elections”. No podía ser más oportuna porque hoy Egipto no solo es teatro del segundo turno de las primeras (y más largas) elecciones legislativas tras el derrocamiento del ex presidente Hosni Mubarak; sino también de la invención, por parte de ciertos exponentes políticos salafistas, del concepto de “turismo halal” (halal = legítimo según el Islam). En los últimos días varios medios egipcios e internacionales se han hecho eco de sus escalofriantes declaraciones a este respecto. Y tras los resultados sorprendentemente buenos obtenidos por el partido salafista Al Nour en la primera vuelta (un 25% de los votos) tengo mucha curiosidad por saber si estas declaraciones habrán influido en los votantes de este segundo turno de las elecciones. 

 

“turismo halal” (halal = legítimo según el Islam). En los últimos días varios medios egipcios e internacionales se han hecho eco de sus escalofriantes declaraciones a este respecto. Y tras los resultados sorprendentemente buenos obtenidos por el partido salafista Al Nour en la primera vuelta (un 25% de los votos) tengo mucha curiosidad por saber si estas declaraciones habrán influido en los votantes de este segundo turno de las elecciones. 
Para dar una idea de la insensatez del proyecto “turismo halal” en un momento en el cual Egipto ansía recuperar los niveles de visitantes que representaban el 10% de su PIB antes de la revolución, se trataría de aplicar medidas como la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas en los hoteles, la separación entre hombres y mujeres en las playas, así como la prohibición del bikini. Porque ver a mujeres extranjeras en bikini “corrompería la juventud egipcia”. Sobra decir que si proponen este tratamiento hacia las extranjeras es fácil imaginar que según estos misóginos, una egipcia musulmana no podría ni pisar una playa sin llevar hasta guantes. 

Pero lo que más me ha asustado han sido las primeras declaraciones de los mismos exponentes políticos sobre la futura gestión del patrimonio de la civilización egipcia, que según ellos presenta demasiados “símbolos idólatras” así como celebraciones visuales de la fertilidad que pueden “ofender la sensibilidad musulmana”. Un ejemplo lo constituirían las representaciones del dios Min, cuyo miembro en erección difícilmente pasa desapercibido. La verdad es me entra el pánico solo imaginando el patrimonio del antiguo Egipto cubierto con trapos o escondido en unos sótanos, como se ha sugerido.

Sin embargo, sabiendo que a muchísimos/as egipcios/as ocurre lo mismo que a mi, confío sinceramente en que a partir de este turno electoral los salafistas empiecen a tener peores resultados. También confío en que los líderes del partido islamista Justicia y Libertad, que por ahora es el más votado, sabrán frenar y contener la deriva medieval de los salafistas. De hecho ya se han declarado contrarios a este proyecto de “turismo halal”. Si de algo podemos estar seguros es de que el instinto empresarial que tienen los líderes de los Hermanos Musulmanes (movimiento del que ha surgido Justicia y Libertad) cuyos miembros pertenecen en su mayoría a la clase media, es que velarán por el patrimonio del antiguo Egipto, fundamental para ese turismo que nadie como todas las personas que de él viven en ese país, espera ver volver a sus niveles de siempre.  Por lo que concierne el tratamiento de las mujeres sin embargo, a pesar de que los Hermanos son mayoritariamente mucho más moderados que los salafistas, habrá que estar atentos.. Aunque, una vez más, aquel mismo pueblo egipcio que ha derrocado a Mubarak es la mayor garantía frente a cualquier tipo de pretensión autoritaria. 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






Los salafistas egipcios a por las mujeres.. y los dioses


@Amiralx ironizaba ayer en Twitter sobre el calendario electoral egipcio: “Come to Egypt, home of the pyramids and land of perpetual elections”. No podía ser más oportuna porque hoy Egipto no solo es teatro del segundo turno de las primeras (y más largas) elecciones legislativas tras el derrocamiento del ex presidente Hosni Mubarak; sino también de la invención, por parte de ciertos exponentes políticos salafistas, del concepto de “turismo halal” (halal = legítimo según el Islam). En los últimos días varios medios egipcios e internacionales se han hecho eco de sus escalofriantes declaraciones a este respecto. Y tras los resultados sorprendentemente buenos obtenidos por el partido salafista Al Nour en la primera vuelta (un 25% de los votos) tengo mucha curiosidad por saber si estas declaraciones habrán influido en los votantes de este segundo turno de las elecciones. 

 

“turismo halal” (halal = legítimo según el Islam). En los últimos días varios medios egipcios e internacionales se han hecho eco de sus escalofriantes declaraciones a este respecto. Y tras los resultados sorprendentemente buenos obtenidos por el partido salafista Al Nour en la primera vuelta (un 25% de los votos) tengo mucha curiosidad por saber si estas declaraciones habrán influido en los votantes de este segundo turno de las elecciones. 
Para dar una idea de la insensatez del proyecto “turismo halal” en un momento en el cual Egipto ansía recuperar los niveles de visitantes que representaban el 10% de su PIB antes de la revolución, se trataría de aplicar medidas como la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas en los hoteles, la separación entre hombres y mujeres en las playas, así como la prohibición del bikini. Porque ver a mujeres extranjeras en bikini “corrompería la juventud egipcia”. Sobra decir que si proponen este tratamiento hacia las extranjeras es fácil imaginar que según estos misóginos, una egipcia musulmana no podría ni pisar una playa sin llevar hasta guantes. 

Pero lo que más me ha asustado han sido las primeras declaraciones de los mismos exponentes políticos sobre la futura gestión del patrimonio de la civilización egipcia, que según ellos presenta demasiados “símbolos idólatras” así como celebraciones visuales de la fertilidad que pueden “ofender la sensibilidad musulmana”. Un ejemplo lo constituirían las representaciones del dios Min, cuyo miembro en erección difícilmente pasa desapercibido. La verdad es me entra el pánico solo imaginando el patrimonio del antiguo Egipto cubierto con trapos o escondido en unos sótanos, como se ha sugerido.

Sin embargo, sabiendo que a muchísimos/as egipcios/as ocurre lo mismo que a mi, confío sinceramente en que a partir de este turno electoral los salafistas empiecen a tener peores resultados. También confío en que los líderes del partido islamista Justicia y Libertad, que por ahora es el más votado, sabrán frenar y contener la deriva medieval de los salafistas. De hecho ya se han declarado contrarios a este proyecto de “turismo halal”. Si de algo podemos estar seguros es de que el instinto empresarial que tienen los líderes de los Hermanos Musulmanes (movimiento del que ha surgido Justicia y Libertad) cuyos miembros pertenecen en su mayoría a la clase media, es que velarán por el patrimonio del antiguo Egipto, fundamental para ese turismo que nadie como todas las personas que de él viven en ese país, espera ver volver a sus niveles de siempre.  Por lo que concierne el tratamiento de las mujeres sin embargo, a pesar de que los Hermanos son mayoritariamente mucho más moderados que los salafistas, habrá que estar atentos.. Aunque, una vez más, aquel mismo pueblo egipcio que ha derrocado a Mubarak es la mayor garantía frente a cualquier tipo de pretensión autoritaria. 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE