El origen de las patatas fritas de bolsa

A prácticamente todo el mundo le gustan las patatas fritas de bolsa, sin embargo, ¿sabes cuál es realmente su origen? En este artículo te lo explicamos.

 

.pmonti.com/" target="_blank">patatas fritas de bolsa, sin embargo, ¿sabes cuál es realmente su origen? En este artículo te lo explicamos.
El cliente insatisfecho que dio origen a las patatas fritas

Como sucede en otros casos, resulta complicado conocer con exactitud quién fue su inventor. Sin embargo, la historia nos remarca un posible origen en Nueva York, concretamente en el año 1853. Por aquel entonces, un chef estadounidense conocido como George Crum hacía unas patatas fritas que eran muy populares por la región.

A pesar de la popularidad y el éxito de sus patatas, cierto día un comensal se quejó de que sus patatas eran demasiado gruesas y blandas. Esto provocó que el bueno de Crum hiciera una nueva tanda de patatas, esta vez más finas. Sin embargo, el exigente comensal todavía no se encontraba satisfecho con las patatas.

Ante tanta protesta, George Crum preparó una nueva tanda de patatas fritas, pero, en este caso, en lugar de dar rienda suelta al capricho del comensal, pretendía fastidiar al cliente con la nueva remesa. Básicamente, para esta nueva tanda de patatas, el chef se esforzó al máximo en cortarlas lo más finas posibles. Acto seguido las puso a fuego fuerte y echó sal.

Un éxito sin precedentes buscando todo lo contrario

Por increíble que parezca, el chef consiguió todo lo contrario a lo que pretendía. El insatisfecho comensal esta vez si que las comió con gusto y, de hecho, pidió una ración más. De la misma forma que era bien sabido el carácter fuerte del que gozaba el chef, también se conocía lo exigente que era este famoso comensal, por lo que pronto se despertó la curiosidad en las mesas de al lado.

El resto de clientes del local, animados por la curiosidad, también se aventuraron en pedir esas patatas y lo cierto es que la elaboración fue todo un éxito. De hecho, eran tan finas que resultaba imposible pincharlas con un tenedor como sucede con las patatas fritas de bolsa de ahora. Sin embargo, que tuvieran que comerlas con las manos poco importó a los comensales, ya que las patatas fueron un rotundo éxito.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales